Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 05:15

Autor Imagen

Apertura del mercado farmacéutico

por 12 julio 2010

La demora de más de un año que ha tenido en el parlamento la legislación sobre venta libre de genéricos sólo podría explicarse a través del natural mecanismo de lobby.

El anuncio hecho recientemente por el Ministerio de Salud, de que a partir del mes de octubre de este año se podrán vender medicamentos genéricos en los supermercados, es a nuestro entender, el cumplimiento de un gran anhelo de los consumidores.

En efecto, nuestra organización, Odecu, mediante la realización de varios estudios, ha venido alertando  sobre el problema de la concentración del mercado farmacéutico y  por tanto, el abuso de su posición de dominio que hacen las farmacias al no expender de forma fluida e informada, no sólo los medicamentos genéricos, sino todos aquellos que no precisan de receta médica.

La falta de competitividad en este mercado, controlado  por tres grandes cadenas, quedó dramáticamente demostrada a través del escándalo más grande de la historia económica del país, la ya tristemente recordada colusión de las  farmacias, cuando como recordarán,  las tres principales cadenas se pusieron de acuerdo en subir los precios de más de 200 medicamentos. En el hecho, denunciado por el Fiscal Nacional Económico de la época,  se calculó que las cadenas farmacéuticas habrían defraudado al público por un monto aproximado de 17 mil millones de pesos,   sólo durante los seis meses a los que se acotó la investigación.

La demora de más de un año que ha tenido en el parlamento la legislación sobre venta libre de genéricos sólo podría explicarse a través del natural mecanismo de lobby.

A un negocio que mueve más de 300 millones de dólares al año y que se relaciona en forma directa con la salud de gente,  lo menos que le puede suceder es que sean los propios mecanismos del mercado los que a través de la competencia, le obligue a entregar  mejores condiciones a los consumidores. Más aún teniendo en cuenta los convenios de exclusividad que tienen con ciertos laboratorios, hecho de conocimiento público que sin duda perjudica al consumidor, impidiéndole una compra informada.

La demora de más de un año que ha tenido en el parlamento la legislación sobre venta libre de genéricos sólo podría explicarse a través del natural mecanismo de lobby que todo gran negocio tiende a utilizar, ya que, de lo contrario, podríamos contar hoy con la autorización para la venta de medicamentos libres de receta en todos los supermercados de Chile, tal como sucede en Estados Unidos y en  la mayor parte de los países europeos, canalizando éstos cerca de un 25 % de la  distribución de este tipo de medicamentos.

La  comercialización exclusiva que tienen las farmacias data de un decreto del año 1984, época donde la competencia en el mercado farmacéutico era mucho mayor que en la actualidad.  Es por esto que el anuncio del Ministerio de Salud lo recibimos con entusiasmo, ya que por fin se aboliría un reglamento obsoleto para estos tiempos y veríamos mayor competencia en un mercado que hoy día es casi monopólico.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes