Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 12:51

Opinión

Autor Imagen

Minera en Isla Riesco: la nueva forma de no escuchar

por 21 febrero 2011

Minera en Isla Riesco: la nueva forma de no escuchar
Los que votaron a favor del proyecto carbonífero, eran funcionarios elegidos a dedo por el gobierno y por ende, actúan como buzón de las instrucciones recibidas desde la capital nacional.

El gobierno no aprendió la lección de la multitudinaria movilización  de todo Magallanes por la causa “No al alza del gas”. Hoy, una vez más, el poder central ignoró la opinión de las regiones y de la ciudadanía al aprobar el proyecto Minero en la Isla Riesco.

Seamos honestos, necesitamos una verdadera descentralización para que decisiones como éstas se tomen en las regiones y no desde Santiago. Es impresentable que, a más de 2 mil kms de distancia, se determine si un proyecto  del tamaño e impacto ambiental de una de las minas de carbón a tajo abierto más grande del mundo, sea bueno o malo para Magallanes.

Hoy, lo que está en juego es el modelo de desarrollo que queremos para Chile: uno donde las regiones sean autónomas para elegir su destino o uno donde se imponen criterios centralistas.

En Magallanes no nos oponemos a proyectos que puedan traer empleo y ayuden al desarrollo de la región. Sin embargo,  si nos oponemos a que nos impongan un modelo económico sin discusión, análisis y participación de todos aquellos que nos vemos afectados.

En Magallanes no nos oponemos a proyectos que puedan traer empleo y ayuden al desarrollo de la región. Sin embargo, si nos oponemos a que nos impongan un modelo económico sin discusión, análisis y participación de todos aquellos que nos vemos afectados.

Por ejemplo, el día martes los que votaron a favor del proyecto carbonífero, eran funcionarios elegidos a dedo por el  gobierno y por ende, actúan como buzón de las instrucciones recibidas desde la capital nacional. En otras palabras, estaban obligados a votar a favor, por cuanto el Presidente había anunciado que el proyecto minero  Isla Riesco era parte importante del Plan Magallanes.

Otro punto, ¿cómo pueden asegurarnos que el impacto ambiental del proyecto minero está siendo evaluado correctamente?, cuando el estudio presentado por la empresa y aprobado por las autoridades de gobierno, se realizó sobre la base de un promedio de vientos de 30 km/h, y todos los que vivimos acá, sabemos que los vientos alcanzan más de 100 km/h.

Esto no puede seguir así. La única forma en que Chile puede avanzar económica y socialmente, es con gobierno regionales y locales que estén cerca de la ciudadanía, los escuchen y tengan los recursos y herramientas necesarias para ser motor de crecimiento e igualdad.

Asumiendo que lamentablemente el proyecto será aprobado unilateralmente, le propongo al Gobierno que siga el ejemplo de India, y aplique un impuesto de un dólar por tonelada a las termoeléctricas que utililicen el carbón producido en Magallanes. Con dicho fondo, recolectaríamos 6 millones de dólares por año, que  se utilizaría para investigación y adopción de energías limpias. Esto beneficiaría a todos los chilenos y permitiría construir el camino al desarrollo sustentable.

No podemos seguir esperando. Invitamos al Presidente a que haga de la descentralización y la regionalización una de las principales metas de su gobierno. Hoy más que nunca, necesitamos construir juntos una agenda que permita la transformación de la administración regional en reales gobiernos democráticamente elegidos y autónomos en la toma de decisión.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes