Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:27

Autor Imagen

El juicio político: única facultad fiscalizadora del Congreso Nacional

por 3 marzo 2011

Si la oposición logra tener una mayoría en ambas Cámaras, está en su derecho para aprobar un libelo acusatorio utilizando la única facultad fiscalizadora que posee el Congreso en nuestra monarquía presidencial borbónica.

Las interpelaciones y las comisiones investigadoras, además de ser intensamente ineficientes – tal como están estatuidas – no implican ninguna sanción con respecto a los abusos de poder por parte de los ministros, intendentes y gobernadores y demás autoridades, nominados y removidos por el monarca presidencial. Me atrevo a afirmar que si no existiera la acusación constitucional, el régimen presidencialista sería un absolutismo, sin contrapeso.

Las Constituciones de 1925 y de 1980 son una brutal reacción autoritaria frente al parlamentarismo que, en Chile, fue más bien un régimen de asamblea.

La tendencia de ambos constituyentes se ha caracterizado por convertir al Parlamento en una institución carente de poder y con facultades fiscalizadoras muy débiles.

Si la oposición logra tener una mayoría en ambas Cámaras, está en su derecho para aprobar un libelo acusatorio utilizando la única facultad fiscalizadora que posee el Congreso en nuestra monarquía  presidencial borbónica.

En el caso que nos interesa, respecto a la intendenta de la Región del Bío Bío, la determinación de causales, según la letra E del Artículo 48, éstas se encuentran determinadas lata y taxativamente: traición, sedición, malversación de fondos públicos y concusión; No ocurre lo mismo en la letra C, que se refiere a los Magistrados, cuya única causal, por cierto vaga, es el notable abandono de sus deberes. Si entendiéramos exclusivamente la acusación constitucional como un juicio que condena la perpetración de delitos por parte de las autoridades, sería muy difícil configurar un libelo acusatorio medianamente convincente.

La acusación constitucional es la única forma de exigir la responsabilidad política al rey, sus ministros, intendentes y gobernadores. Ha sido usada permanentemente por el Congreso cuando el Ejecutivo se encuentra en minoría en ambas Cámaras esa situación constituyó la norma en los gobiernos del régimen presidencialista hasta 1973, razón por la cual el Congreso utilizó este instrumento como una forma de censurar al gobierno de turno.

En el período de la Concertación sólo prosperó la acusación constitucional contra la ministra de Educación, Yasna Provoste, a quien no pudieron comprobarle ninguno de los delitos contenidos en la letra B, del Artículo 48; en este caso, la oposición hizo uso de una mayoría circunstancial, en la Cámara de Diputados y en el Senado.

Al volver al tema de la Acusación Constitucional en contra de la intendenta Jacqueline Van Rysselberghe, está meridianamente claro que esta autoridad regional ha incurrido en incitar a los pobladores a torcer la ley mediante argucias, que podrían transgredir el artículo 8 de la Constitución, que exige de todo funcionario una conducta recta, transparente y proba. Además de atropellar la ley fundamental, la intendenta pasó a llevar varios artículos de la Ley de Probidad Administrativa.

En conclusión, si la oposición logra tener una mayoría en ambas Cámaras, está en su derecho para aprobar un libelo acusatorio utilizando la única facultad fiscalizadora que posee el Congreso en nuestra monarquía  presidencial borbónica.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes