lunes, 15 de octubre de 2018 Actualizado a las 23:01

Autor Imagen

Nueva política, nuevos rostros

por 5 noviembre, 2013

La pertenencia a un Gobierno regional electo por los propios ciudadanos, debe estar afirmada en una pertenencia real del candidato a los sectores y territorios que va a representar, debe ser producto de un conocimiento profundo, por vivencia directa, de lo que sus representados desean.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un cambio en la política requiere de caras nuevas. La puesta en escena del voto popular para que el ciudadano elija a sus representantes al Consejo Regional no puede ser una repetición de platos. Es evidente la enorme cantidad de ex alcaldes, ex concejales, ex parlamentarios  que aspiran ahora a ser electos para los Consejos Regionales, dejando la impresión de que la política es, para ellos, una ronda de sillas calientes que cambian por turnos.

Pero no se trata sólo de  renovar rostros en la política, sino también de implantar nuevas ideas y nuevas formas de gobernar los diferentes territorios del país. Es en el gobierno regional donde la expresión de la diversidad y las características propias de las comunas y barrios pueden adquirir visibilidad a la hora de diseñar nuevas políticas públicas. La enorme diversidad de temas y problemas que el país presenta adquieren una dimensión humana en la política regional.

El país, a su vez,  no es una masa homogénea, sino una enorme diversidad social y cultural, que requiere ser representada en las estructuras donde se toman las decisiones:  y esa es la importancia de los gobiernos regionales. Es, por así decirlo, el gobierno del territorio al alcance o influencia del barrio.

Porque en mi opinión, la pertenencia a un Gobierno regional electo por los propios ciudadanos, debe estar afirmada en una pertenencia real del candidato a los sectores y territorios que va a representar, debe ser producto de un conocimiento profundo, por vivencia directa, de lo que sus representados desean.

El territorio que aspiro a representar presenta enormes desigualdades y carencias, a la vez que oportunidades de crecimiento y desarrollo social, si contamos con buenas decisiones de gobierno. A mi juicio ellas deben centrarse, al menos, en tres aspectos fundamentales:

Educación de calidad:

Tenemos un enorme déficit educacional en nuestro territorio. No sólo en materia de calidad e infraestructura, sino en diversidad profesional que permitan que la población en su conjunto, y no sólo los escolares o universitarios, progresen a través de ella. Necesitamos una educación que incluya conocimientos, principios y valores, que promueva el respeto y la tolerancia. Si entregamos mejor educación a nuestros niños y jóvenes, y capacitación permanente a nuestros adultos laborales, estamos abriendo un mundo de oportunidades para todas las personas.

Mejorar la calidad de vida:

Es necesario mejorar la calidad de la infraestructura de nuestro territorio, con enormes bolsones de atraso vial y de transporte, y grandes déficits habitacionales. Nuestras comunas sufren grandes atochamientos que, mezclados con largas jornadas de trabajo, empeoran la calidad de vida familiar. Necesitamos urgentemente destinar recursos para crear mejores accesos y conectividad, además de servicios públicos en el propio territorio. El ocio y la recreación son parte sustancial de la calidad de vida de las personas, por ello requerimos más parques y lugares de esparcimiento y vida sana. El deporte como recreación es la base del deporte como competición, con el cual todos nos identificamos. La vida familiar no puede girar sólo en torno al mall, ni la recreación ser concebida como algo aparte de la vida cotidiana. Requerimos más áreas verdes, más ciclovías, más bicicletas y más máquinas de ejercicios en los parques. La calle es un espacio público que se debe recuperar.

Salud digna para todos

Cada vez que compramos o vendemos algún producto generamos ingresos al gobierno a través del IVA. Hoy nuestro país gasta más recursos en las fuerzas armadas que en la salud pública; a esto, debemos agregarle largas horas de espera en los consultorios de atención primaria para ser atendidos. Necesitamos avanzar hacia una salud en la cual todos sean atendidos oportuna y profesionalmente, pues como seres humanos todos valemos lo mismo, el niño, el joven, el trabajador y nuestros adultos mayores, para lo cual se requiere aprobar más recursos e incluir especialistas en nuestros centros asistenciales.

Estos tres pilares son fundamentales para el buen desarrollo de nuestra comunidad. Pero requieren todavía de una dimensión adicional: la del Barrio. Los barrios en todo el territorio que aspiro a representar son la ecología en la cual se desarrollan las familias, los clubes deportivos, y una enorme cantidad de señas individuales de las personas que jamás han tenido atención debida en las políticas públicas. Salud, Educación e Infraestructura con calidad a nivel de barrio serán los ejes de mi estancia dentro del Consejo Regional, bajo la premisa de que si tú quieres Chile cambia. Los rostros visibles de la política debes buscarlos en tu propio barrio.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV