domingo, 21 de octubre de 2018 Actualizado a las 01:50

Opinión

Autor Imagen

La elitización del voto

por 21 noviembre, 2013

La elitización del voto
El legislador erró en su elección de reforma para aumentar la participación electoral, produciendo una elitización del voto. Dejan de votar los que tienen menor nivel socioeconómico y la elección pasa a ser dominada por los que tienen más. Un cambio en el sentido contrario de lo necesario para mejorar la democratización.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Cuál es el objetivo de haber cambiado la ley de voto obligatorio a voto voluntario? El legislador pensó que con ello aumentaría la participación electoral, que sería bueno para la democracia. ¿Cuál es el resultado del objetivo? Eso lo podemos ver ahora con dos elecciones de carácter bien distinto.

El voto voluntario debutó en las elecciones municipales del 2012, cuando 5,8 millones de personas concurrieron a las urnas, el 43% del padrón. La baja participación de esas elecciones se explicó bajo el paradigma de que el interés en la política local es bajo y porque los municipios no influyen mayormente en la vida de las personas, especialmente en un país con un Estado muy centralizado. Históricamente los municipios han concitado menos participación que las elecciones presidenciales bajo la modalidad de voto obligatorio y se asumió que con voto voluntario sería lo mismo.

El legislador erró en su elección de reforma para aumentar la participación electoral, produciendo una elitización del voto. Dejan de votar los que tienen menor nivel socioeconómico y la elección pasa a ser dominada por los que tienen más. Un cambio en el sentido contrario de lo necesario para mejorar la democratización.

Muchos analistas y políticos afirmaron que esa baja participación sería transitoria y en la elección presidencial votarían más personas, porque en ella se definen temas del país, que afectan la vida de todos.

En las elecciones del domingo votaron 6,7 millones de personas, un 49.5% del padrón oficial del Servel, la más baja desde las de 1989. La dispersión de la participación fue enorme, muy pequeña en algunas regiones y mayor en el centro del país. En la región donde hubo mayor participación fue en la Séptima, con un 54%, y menor, en la región de Iquique, 39%.

La predicción hecha en las elecciones municipales no se cumple porque en los comicios presidenciales, con nueve candidatos, hubo sólo un millón más de votos. Es más, el aumento de participación no es aleatorio, sino obedece a un patrón perverso que confirma lo que dice la literatura de la ciencia política sobre el voto voluntario. El aumento está fuertemente relacionado con el nivel de educación de los votantes. La participación aumenta en los distritos con personas con mayores niveles de educación.

Tal como se aprecia en la figura, la participación entre la eleccion municipal y presidencial fue mayor en comunas donde hay más personas con más educacion, específicamente donde la proporción de personas con más de 12 años de educación es mayor.

Imagen 2El caso más emblemático es el distrito 23, Las Condes, Lo Barnechea y Vitacura, donde en la elección municipal participó el 41,1% del padrón, y la elección presidencial el 62%. Un aumento de 20 puntos en participación. En ese distrito el 70% de las personas en edad de votar tienen más de 12 años de educación.

En contraste, hubo distritos en los cuales bajó la participación. En el distrito 35 (Santa Cruz y alrededores), del 63,8% que votó el 2012, mientras en la presidencial sólo el  50,3%. En ese distrito, la proporción de personas en edad de votar con más de 12 años de educación es sólo el 13,3%. Esta correlación se valida para todas los distritos electorales, a mayor nivel de educación, mayor aumento en participación.

Es decir el legislador erró en su elección de reforma para aumentar la participación electoral, produciendo una elitización del voto. Dejan de votar los que tienen menor nivel socioeconómico y la elección pasa a ser dominada por los que tienen más. Un cambio en el sentido contrario de lo necesario para mejorar la democratización.

¿Qué lecciones podemos sacar de estas dos elecciones con voto voluntario? Se puede concluir que la participación seguirá cayendo y que después de 24 años de una nueva democracia, el individualismo llevado al extremo lleva a que la gente no vota siempre, sino que vota estratégicamente cuando le conviene más y esa actitud es más marcada en las personas que tienen más educación. Un paso claramente en la direcion equivocada.

*DecideChile es un sitio de Antonio Díaz, Cristóbal Huneeus y Marta Lagos

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV