Miércoles, 28 de septiembre de 2016Actualizado a las 14:03

Opinión

Autor Imagen

Rendición de cuentas: la clave para ser un mejor Presidente

por 10 marzo 2014

Finalmente, se hace necesaria la creación de una comisión pública, liderada por el Gobierno, que lleve el proceso de rendición de cuentas. Generando esta instancia participativa podremos mejorar y transparentar los mecanismos y metodologías para la rendición de cuentas por parte del Gobierno, transformándola en una herramienta confiable para un análisis objetivo y comparable en el tiempo.

Ser electo Presidente de la República no es algo fácil, pero, con posterioridad, cumplir con las expectativas de la ciudadanía y con las promesas autoimpuestas es una tarea aún más difícil, mucho más que la primera.

El riesgo se encuentra en no saber gestionar expectativas y promesas en paralelo, llevándose la prioridad aquellas materias que responden a la contingencia. Pero ¿existe alguna forma de no cumplir con las promesas y salir victorioso? Es complejo. El cumplimiento de las promesas es uno de los mayores  factores a considerar si queremos juzgar a un Presidente, de ahí es que salen innumerables debates políticos y evaluaciones ciudadanas.

Es entonces cuando debemos mirar con atención el valor que le entrega la rendición de cuentas a nuestra democracia.

¿Y quiénes ganan con la rendición de cuentas?

Aunque parezca increíble, ganamos todos. La clase política gana confianza ciudadana; los gobiernos y Presidentes ganan en cercanía, reconocimiento y/o comprensión; los ciudadanos ganamos en fiscalización e información; y el Estado gana en apertura y transparencia.

El Gobierno del Presidente Piñera entendió el mensaje, y creó la “Unidad Presidencial de Gestión de Cumplimiento”, de la cual depende el sitio web http://cumplimiento.gob.cl, así como también desarrolló otras iniciativas sectoriales en la misma línea. Si bien lo anterior es un gran avance, es importante que las rendiciones de cuentas tengan un contexto y promesas bien delimitadas, de lo contrario, lo que aparenta ser una rendición de cuentas se transforma sólo en un informe de logros.

Finalmente, se hace necesaria la creación de una comisión pública, liderada por el Gobierno, que lleve el proceso de rendición de cuentas. Generando esta instancia participativa podremos mejorar y transparentar los mecanismos y metodologías para la rendición de cuentas por parte del Gobierno, transformándola en una herramienta confiable para un análisis objetivo y comparable en el tiempo.

Como se ve, pese a la buena disposición del Gobierno, existe una complejidad, la que puede ser resuelta mediante un mecanismo de pesos y contrapesos. La sociedad civil y sus ONG cumplen un importante rol en este punto, pues mediante estudios paralelos podemos obtener una visión general del cumplimiento de un determinado Presidente de la República.

La Fundación Ciudadano Inteligente desde el año 2011 ha realizado seis estudios en la materia. La idea es que cualquier persona pueda ingresar a http://deldichoalhecho.cl y fiscalizar cómo se cumplen las promesas presidenciales en materia legislativa. Este año, el estudio se ha centrado en un balance general de la gestión legislativa del Gobierno del Presidente Piñera, y cuánto ha cumplido éste de sus promesas en ese ámbito. El resultado fue un 61% de cumplimiento.

El resultado entregado por la Fundación Ciudadano Inteligente contrasta notoriamente con el 92% de cumplimiento que anunció el gobierno, el que aprovechó de cuestionar algunos de los aspectos del estudio realizado por la ONG. Ese 92% de cumplimiento calculado por el Gobierno considera como totalmente cumplida una promesa cuando un proyecto de Ley ingresa al Congreso, desconociendo el trascendental rol legislativo que el Gobierno tiene para establecer la agenda legislativa y acelerar los procesos. Del mismo modo, ese cálculo se hace sobre la base de las promesas de los discursos del 21 de mayo, por lo que no se está haciendo una rendición de cuentas del programa de gobierno que se le presentó a los chilenos en las elecciones del 2009.

El objetivo de  http://deldichoalhecho.cl  siempre ha estado puesto en lograr una mayor y mejor rendición de cuentas, orientadas a transparentar acciones y decisiones, así como también dar cuenta de los resultados y los desafíos de la gestión pública. No se trata de entregar un arma política a los adversarios o un caramelo a los adherentes, se trata de impulsar un sistema democrático donde los ciudadanos tengamos garantías para ejercer control y fiscalizar las actuaciones de las autoridades, legitimando el poder público por medio del ejercicio continuo de la ciudadanía.

¿Alguien se podría oponer razonablemente a dichos objetivos? Pareciera que no. Una rendición de cuentas bien hecha puede fortalecer la fe pública y mejorar la gestión e imagen de un Presidente. En definitiva, hacerlo mejor Presidente.

Finalmente, se hace necesaria la creación de una comisión pública, liderada por el Gobierno, que lleve el proceso de rendición de cuentas. Generando esta instancia participativa podremos mejorar y transparentar los mecanismos y metodologías para la rendición de cuentas por parte del Gobierno, transformándola en una herramienta confiable para un análisis objetivo y comparable en el tiempo.

Hoy tenemos parte del trabajo hecho, pero dependerá de la futura administración darle continuidad a la “Unidad Presidencial de Gestión de Cumplimiento”, generar nuevos estándares para la liberación de datos que nos permitan fiscalizar el nivel de cumplimiento de las promesas a nivel administrativo y no sólo legislativo, y en resumen, generar diálogos y cambios que hagan más confiables las rendiciones de cuentas.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes