Miércoles, 28 de septiembre de 2016Actualizado a las 12:17

Autor Imagen

La ciencia detrás del cobre

por 10 abril 2014

Es erróneo pensar que el cobre ha dejado atrás sus días de gloria, es más, probablemente vengan para él  mejores tiempos. Los múltiples usos redescubiertos para el cobre en la guerra contra los patógenos pueden tener grandes ventajas y muy bien podría dar lugar a una mayor demanda de productos, planteando así un feliz desafío para nuestros yacimientos mineros de cobre ¿de qué trata esto? Veamos.

Quizás hay usos del cobre que se desconocen. Debido a la eficacia antimicrobiana del cobre, este se utiliza a diario en bactericidas y fungicidas para frutas, verduras y plantas, práctica que se remonta desde principios del siglo XIX. El científico francés Pierre Marie Alexis Millardet mostró en la década de 1880 que la fumigación de las uvas con una mezcla de sulfato de cobre, cal y agua las protegía del mildiu (parásito que ataca el tallo, hoja y fruta). Los fungicidas de cobre han sido indispensables para prevenir enfermedades de las plantas, por lo que miles de toneladas se utilizan anualmente en todo el mundo.

El cobre también se utiliza ampliamente como agente promotor del crecimiento en animales de granja. Por ejemplo, el cobre se ha utilizado como promotor del crecimiento en dietas para cerdos durante al menos 45 años. En Europa y Estados Unidos se añade cobre a la alimentación de lechones y ganado. Esta práctica ha continuado porque los cerdos alimentados con dietas suplementadas exhibieron una mejor ganancia diaria de peso promedio y el ganado lechero se ha visto protegido contra la escherichia coli.

En 2008, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) designó las aleaciones de cobre como excelentes materiales antimicrobianos, esto apoyado en estudios de todo el mundo en los que se demostró una disminución significativa de las poblaciones microbianas en las superficies de cobre en ensayos hospitalarios. Estos resultados son indicador de que el cobre en el entorno de atención médica podría pronto ser el estándar para las superficies de contacto comunes. Por otra parte, los brotes de enfermedades recurrentes que se deben a patógenos asociados a los alimentos, pueden dar lugar a una mayor necesidad de superficies de cobre en la producción y procesamiento de alimentos.

Recientemente, en un estudio publicado en Applied and Environmental Microbiology (2011) se señala que las propiedades antimicrobianas del cobre son de larga duración y no disminuyen por la limpieza intermitente o la formación de óxido en la superficie, lo que por cierto aumenta la valía de nuestro preciado mineral. Las propiedades bactericidas del cobre han sido un importante purificador de agua, aunque por varios años se resistió su uso, con el pretexto de que puede ser un factor en las enfermedades neurodegenerativas y en la disminución de los niveles de cognición. Aquel temor queda totalmente descartado en un estudio publicado en 2008 en el Journal of Neural Transmission, cuyos ensayos clínicos en humanos no informaron ninguna disminución de la cognición en los pacientes que recibieron suplementos dietéticos de cobre.

El uso del cobre está siendo evaluado también por su eficacia contra los microorganismos en el aire. Un ejemplo es el diseño de la máscara N95 que contiene partículas de óxido de cobre, la que en comparación con una máscara regular ofrece una mayor eficacia contra gotas portadoras de virus u otros agentes patógenos infecciosos presentes en el aire. En el futuro, el cobre presente en filtros, tuberías, soluciones, telas y otros, será apreciado por su eficacia en la disminución y eliminación de microorganismos en una amplia gama de entornos y sin la necesidad de antibióticos o productos químicos tóxicos.

El redescubrimiento de la utilidad del cobre en la seguridad alimentaria y de la salud tiene un enorme potencial para un aumento de la actividad productiva de la minería en los próximos decenios, por lo que se hace fundamental la inversión en investigación, desarrollo e innovación, pero también, y de manera urgente, en educación de la ciudadanía sobre la enorme valía del mineral más importante de nuestro país, más allá de su mera importancia en el aporte al erario nacional.

(*) Texto publicado en El Quinto Poder.cl

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes