Viernes, 30 de septiembre de 2016Actualizado a las 06:59

Autor Imagen

Buenas noticias para la educación parvularia en el marco de la reforma educativa

por 27 mayo 2014

Este último anuncio es muy significativo para el tema de calidad que se desea, y si bien es cierto que no soluciona el problema que tenemos, va a ayudar, como lo hemos señalado muchas veces desde estas mismas páginas, ya que bajar la cantidad de niños y niñas por adultos en sala, permite interacciones de calidad afectivas y cognitivas mejores y desgasta menos a las educadoras, a quienes también hay que cuidar.

Fuimos invitadas, como Instituto Internacional de Educación Infantil de la U. Central, al acto de firma en La Moneda por parte de la Presidenta Bachelet de los primeros proyectos de la actual Reforma Educacional, entre ellos el atingente a la Educación Parvularia. Representar a un sector de la academia especializada, es un hecho no menor, ya que en los últimos años nunca fuimos convocados, junto con otros organismos de este ámbito, a actos de esta importancia que tuvieran que ver con la educación de la primera infancia. Fue grato ver a otros organismos como OMEP, asociaciones gremiales como AJUNJI, Colegio de Educadores de Párvulos, sociedad civil, junto con las actuales representantes del nivel de JUNJI, Integra y MINEDUC, entre ministros, presidentes de partidos, legisladores, Premios Nacionales de Educación, rectores, alcaldes, etc. Recordamos cuando en el año 2001, en el mismo patio de Las Camelias, se lanzaron las Bases Curriculares de la Educación Parvularia, ante un público similar.

Pero más allá de las añoranzas y de los gestos, que son importantes, cabe analizar el contenido de la propuesta en lo que al nivel se refiere. La Presidenta anunció una nueva institucionalidad para la educación parvularia, creando una Subsecretaría de Educación Parvularia y una Intendencia de Educación Parvularia dentro de la Superintendencia de Educación. Respecto a la primera, señaló que: “Será la encargada de diseñar y gestionar políticas públicas para el ciclo de 0 a 6 años”, explicando que ello es parte de la separación del diseño de políticas públicas del de fiscalización y de la provisión de servicios. Posteriormente agregó que, con ello, “JUNJI se va a concentrar en proveer educación de calidad”, aludiendo, así, al cambio que viene para esta institución, que va a dejar de tener un rol rector y normativo para el sector, el que lamentablemente se fue perdiendo en el tiempo. Sin embargo, junto con estos anuncios que van a requerir definiciones claras de funciones, de manera de no sobreponerse las diversas instancias, quizás lo más importante fue lo que dijo la Presidenta fuera de libreto: “Además vamos a cambiar naturalmente el famoso decreto del coeficiente técnico, eso no es materia de ley”, lo que sacó aplausos de la concurrencia.

Este último anuncio es muy significativo para el tema de calidad que se desea, y si bien es cierto que no soluciona el problema que tenemos, va a ayudar, como lo hemos señalado muchas veces desde estas mismas páginas, ya que bajar la cantidad de niños y niñas por adultos en sala, permite interacciones de calidad afectivas y cognitivas mejores y desgasta menos a las educadoras, a quienes también hay que cuidar.

En efecto, este último anuncio es muy significativo para el tema de calidad que se desea, y si bien es cierto que no soluciona el problema que tenemos, va a ayudar, como lo hemos señalado muchas veces desde estas mismas páginas, ya que bajar la cantidad de niños y niñas por adultos en sala, permite interacciones de calidad afectivas y cognitivas mejores y desgasta menos a las educadoras, a quienes también hay que cuidar. Sin embargo, no se debe dejar a un lado la formación y un perfeccionamiento de calidad para educadoras y técnicos, junto con el aumento de reuniones técnicas aportadoras, donde puedan repensar en sus prácticas dentro de los horarios laborales; además es necesario contar con asesores e instrumentos curriculares que apoyen el trabajo contextualizado, creativo y profesional de los equipos docentes, y que no lleven a homogeneizar los proyectos educativos como si las comunidades educativas fueran todas iguales. El rescate de las metodologías de descubrimiento y lúdicos en ambientes enriquecidos, también parece esencial frente a la sobreescolarización y pérdida de sus sentidos que enfrenta el nivel. En síntesis, se hace necesario poner lo educativo de nuevo en el centro, y que no se pierdan los niños y niñas entre “cerros” de instrumentos de gestión y estándares reduccionistas, que los parten “en pedacitos”, perdiéndose su maravilloso “ser integral”.

Esperamos que estas buenas noticias continúen y con amplia y transparente participación de todos los sectores; así nos lo han señalado las principales autoridades actuales del sector en este acto. Chile ha sido por muchos años un referente de iniciativas desafiantes en el ámbito nacional de la educación parvularia y esperamos que se retome ese rol, por nuestros niños, niñas, sus familias y educadores, y también por lo que se puede aportar a otros países latinoamericanos, muchos de los cuales están haciendo importantes iniciativas oficiales, inspiradas en nuestros antiguos logros y en sus propios caminos.

Tenemos como academia mucho que seguir aportando, porque el “pensar el nivel” no se ha detenido, pero es necesario que se considere en lo público, ese es nuestro rol. A ello, los investigadores y docentes del sector podemos colaborar como siempre y desinteresadamente, hemos hecho. De esa manera, se concretaron en el tiempo muchas iniciativas de ley, junto a su implementación y evaluación. A ello, queremos seguir aportando hoy, ya que sentimos que esta tarea tan delicada de formación humana en los años más críticos, también es nuestra.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes