Sábado, 1 de octubre de 2016Actualizado a las 14:34

Autor Imagen

Aclaración a La filósofa, ¡Nación Mapuche ahora!

por 30 mayo 2014

Al leer la columna de Teresa Marinovic pude apreciar que ha hecho esfuerzos para superar lo rasante del vuelo intelectual del historiador. Y creo que le falta poco para alcanzarlo o quizás, ya lo superó.

Ella dice que los mapuche “se prepararon toda la vida para una guerra que nunca ganaron”. Para su sorpresa hasta en los documentales de la misma España reconocen el triunfo del Pueblo Mapuche en la guerra de Arauco alrededor del año 1600, después del triunfo de Kuraba, donde el toqui general Pelantaro de Purén mata al gobernador de Chile Oñez de Loyola y a todo su ejército, con excepción de 2 prisioneros.

La filósofa debería saber a lo menos que el primer pueblo de América en liberarse fue precisamente el Mapuche, mucho antes que USA, ¿O por qué cree ella que Simón Bolívar le escribió a Bernardo O’Higgins: “sería bueno que los chilenos aprendieran de la independiente Nación araucana”? Tal vez la señorita Marinovic no sabe que a ningún pueblo originario de Chile le han permitido ni siquiera la autonomía económica ni política, menos aún podría ser República o Estado, ya que una de las condiciones sine qua non para ser Estado son el territorio, ¿cómo va a pensar en un Estado si ni siquiera existe el territorio devuelto por parte de los usurpadores? y por otra parte, ella menciona que la solicitud de tierra es agrícola, no política, una contradicción vital que hace ver su idea de Estado-república poco seria y que se podría catalogar como una broma de mal gusto.

Aunque sea solo por curiosidad, antes de escribir tantas cosas mal tomadas de Wikipedia y juntarlas en alguna sinapsis, debió haber filosofado sobre el por qué los segundos libertadores de América, como Francisco de Miranda, José San Martín, Simón Bolívar, Bernardo O'higgins y Andrés Bello, llamaron a su grupo de los caballeros Racionales la “Logia Lautarina”, creada en el año 1797 en Inglaterra y que tenía como objetivo lograr la independencia de Hispanoamérica. Le cuento: entonces, que para su sorpresa no se llamaban así por la calle Lautaro, sino por el toki Leftraru que derrotó a Pedro de Valdivia y que inspiró la independencia de Chile. Simón Bolívar le llama a Leftraru el primer libertador de América, entonces, como podrá concluir algo que es de perogrullo, el pueblo Mapuche SÍ gano la guerra y no cualquier guerra, sino que una de las más largas de la historia del mundo, la guerra de Arauco.

En definitiva, fue el toqui Pelantaro de Purén quien terminó por derrotar al ejército más poderoso del mundo de aquella época, el del Imperio Español; por lo mismo, producto de lo indomable del Pueblo Mapuche y de los triunfos sucedidos, España le llamaba a Chile “el cementerio de españoles”. Es más, debido a ello que al ejército de Pelantaro le llamaban “los purenes indomables”. Y Pelantaro era de Purén, del mismo lugar de donde soy yo.

El hecho de que la filósofa diga que las mujeres no luchaban y se dedicaban a trabajar, no sólo es un error histórico sino que hasta político, ya que desde los espartanos hasta cualquier país en Estado de guerra lo que se organiza es una sociedad para enfrentar la guerra, así como lo hizo Lincoln en la guerra civil, en que ordenó que todo el que no iba a la guerra se dedicara a producir alimentos y a confeccionar la ropa y las armas, no reduciéndose sólo a las mujeres. Lo mismo paso en Alemania y USA en la segunda guerra mundial.

Como mujer me sorprende que no conozca a la primera heroína de este continente, me refiero a Janekeo, la mujer que lideró el ejército de la Nación Mapuche y fue tan exitosa que no perdió nunca, y que lamentablemente falleció de una enfermedad a los pulmones. Pero ella claramente le explica su error sobre su tesis del machismo, las de la guerra y la agricultura.

Su afirmación “Que la forma de vida de un cacique obedece a una forma de enriquecerse y enriquecer por chorreo a otros” es totalmente errónea, ya que un mapuche para ser cacique debe tener el suficiente cullin (bienes y animales) que le permitan mantener a sus mujeres, su familia y su clan, ellos ya eran ülmen (acaudalado).

Frente a su frase “en fin, que sean realmente independientes y no vivan, como hasta ahora, pretendiendo gozar de todos los beneficios de la civilización sin someterse a las reglas más básicas de la sana convivencia”, es necesario informarle y aclarar que el Pueblo Mapuche jamás a querido formar parte de lo que usted llama civilización, en efecto, lo que se reivindica no son beneficios, es solamente el pago de una deuda histórica que el Estado de Chile creo al violar el TRATADO DE TRAPIHUE de 1825, que reconoce a la nación Mapuche por el Estado chileno, donde la sociedad “civilizada” asesino a más de 850 mil Mapuche. En consecuencia, los únicos que se han sometido a la sana convivencia somos los Mapuche, ya que si los más de 500 mil Mapuche pronunciaran sus demandas por la fuerza física y la violencia le aseguro que de verdad se quebraría la paz, aún así seguimos pronunciándonos pacíficamente. Es más, Los reclamos de nuestros derechos son siempre en forma pacifica, los albortos comienzan justo cuando la policía comienza a golpear brutalmente a niño, jóvenes y ancianas, con orden de disparar, e inclusive de matar como ya ocurrió con el asesinato de Matias Catrileo, Alex Lemun y Mendoza Collio. Estoy convencido que la sociedad chilena no podrá continuar basando toda su fuerza en la injusticia y en la opresión de una minoría. No, los oprimidos no pueden ser oprimidos por siempre.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes