Miércoles, 27 de julio de 2016Actualizado a las 01:35

La cultura como finalidad; el caso del GAM

por Gustavo Adolfo Cárdenas Ortega, licenciado en Ciencias Jurídicas y comunicador audiovisual 12 febrero 2016

Señor Director:

A ratos pareciera que la visión que tienen las autoridades sobre la cultura y las políticas públicas que la impulsan se ha descentrado, ha perdido la consideración de los fines, se ha entrampado en una racionalidad puramente instrumental. Es la sensación que dejan las afirmaciones del ministro de Cultura, cuando transmite cierta insatisfacción con los resultados financieros GAM y subvalora el cometido propiamente cultural de esta entidad. Hay que decir que en estos años, en el GAM se ha impulsado una gestión cultural espléndida, no sólo por la oferta de una programación variada, pertinente y de alto estándar, sino además por la implementación de una política explícita y eficaz dirigida a generar y formar nuevas audiencias. Es decir, se ha cumplido una función culturalmente relevante; pero, a la vez, se ha hecho con sensibilidad social, con preocupación auténtica por las personas destinatarias de sus actividades, con una visión auténticamente ciudadana, ajena al elitismo que suele pulular en los pasillos de la cultura.

En este contexto, no se comprende que una alta autoridad del sector relativice esta gestión sólo por el hecho de que dicho centro cultural no ha captado muchos recursos del sector privado; por cierto que sería muy positivo si esa recaudación de fondos fuese tan auspiciosa y cuantiosa como aspira la autoridad, pero claramente, no consisten en eso ni la función ni la misión pública de un centro cultural como el GAM.

Si el Estado de verdad tiene un compromiso con la cultura, no pueden sus representantes evaluar la implementación de una política pública de este sector priorizando criterios de mera productividad, sin colocar el énfasis en el impacto que ella tiene en la transformación y calidad de vida de las personas. Es cierto que el dinero también es necesario en el sector de la cultura, y ojalá los que generan y administran la riqueza estuvieran cada vez más dispuestos a proveerlo para objetivos culturales, pero no lo es menos que esta se construye, fomenta y desarrolla desde una lógica diferente, mucho más enfocada en los fines que en los medios.

Gustavo Adolfo Cárdenas Ortega

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes