Fulvio Rossi: el ocaso de un galán político - El Mostrador

Martes, 21 de noviembre de 2017 Actualizado a las 20:23

Opinión

Autor Imagen

Fulvio Rossi: el ocaso de un galán político

por 28 septiembre, 2017

Fulvio Rossi: el ocaso de un galán político
Hoy Rossi busca votos donde sea. Sus posibilidades están en veremos y se ha quedado huérfano de apoyos políticos. Su fama y reputación han caído por los suelos. El personaje de galán se empieza a derrumbar de la mano de los escándalos que han dejado al mundo político cuestionado por la ciudadanía. Rossi asociado al caso Corpesca. Rossi investigado por uso de fondos irregulares en el Congreso. Rossi vinculado a SQM. Y, ahora, Rossi haciéndole guiños a la derecha.

Los dos senadores de una importante región desaforados para ser investigados por delitos tributarios y relaciones peligrosas con empresas de la zona que representan. Intriga, correos sospechosos, reuniones secretas, listas de candidatos beneficiados, fundaciones fantasmas. Un guion perfecto para una serie de Netflix, al más propio estilo de Scandal o House of Cards. Pero no, lamentablemente podría ser la triste realidad de la actual circunscripción de Arica, Parinacota y Tarapacá –desde 2018 estarán separadas–. Si la Corte de Apelaciones acepta la petición hecha por la Fiscalía el viernes pasado, el senador Fulvio Rossi (ex PS), tendrá la misma condición que su par Jaime Orpis (ex UDI). Dos rivales políticos, dos visiones de la sociedad, unidos por una misma situación, nada de honorable, por cierto.

Claro que  la historia de Rossi, por sí sola, es candidata a libreto de teleserie nocturna de alta audiencia. El médico traumatólogo –que lleva 15 años en el Parlamento– ha sido un hombre, por sobre todo, mediático. Aunque su perfil estuvo marcado, desde un comienzo, por situaciones no vinculadas directamente a la política.

Sobreexplotando su autocalificación de metrosexual, su aspecto físico, la condición de galán, de irresistible y conquistador –cómo olvidar el reportaje de Paula titulado “Lo que aprendí de las mujeres”, en que pasaba revista a sus muchas parejas–. Hasta antes de que empezara a salir información de los casos en que está siendo investigado, nos enteramos más de las actrices, ministras, alcaldesas o ex chicas reality vinculadas  al parlamentario, que de los proyectos de ley en que estaba trabajando –y, por supuesto, fue protagonista de algunos importantes, como la reposición del proyecto de aborto terapéutico o el de educación superior–. También los medios nos informaron frecuentemente de su pasión por la ropa, de sus aventuras nocturnas en la capital de Tarapacá, de los “Iquique Leaks”, incluso de algunos altercados callejeros.

Rossi construyó un personaje que se apartaba del estereotipo histórico del parlamentario PS –una especie de antítesis del bigotón Palestro–. Hombre elegante, seductor, mujeriego, rudo, exitoso y, sobre todo, poderoso. Incluso, según declaraciones de una jueza de Policía Local, Fulvio llegó a decirle “Iquique lo manejo yo” o “Bachelet hace lo que yo le digo en esta región”. O tal vez fue al revés. El personaje se fue consumiendo al político y Rossi sucumbió al encanto de crear la representación de un socialista sofisticado, estilo francés, alejado de ese mundo del PS criollo de los 80, graficado en los Escalona o los Aleuy.

Pero el personaje se empezaría a derrumbar de la mano de los escándalos que han dejado al mundo político cuestionado por la ciudadanía. Rossi asociado al caso Corpesca. Rossi investigado por uso de fondos irregulares en el Congreso. Rossi vinculado a SQM.

Rossi construyó un personaje que se apartaba del estereotipo histórico del parlamentario PS –una especie de antítesis del bigotón Palestro–. Hombre elegante, seductor, mujeriego, rudo, exitoso y, sobre todo, poderoso. Incluso, según declaraciones de una jueza de Policía Local, Fulvio llegó a decirle “Iquique lo manejo yo” o “Bachelet hace lo que yo le digo en esta región”. O tal vez fue al revés. El personaje se fue consumiendo al político y Rossi sucumbió al encanto de crear la representación de un socialista sofisticado, estilo francés, alejado de ese mundo del PS criollo de los 80, graficado en los Escalona o los Aleuy.

Para desgracia del senador, la situación que lo involucra con SQM es compleja. Los correos que intercambió con el entonces gerente general, Patricio Contesse, son bastante explícitos. De hecho, le envió un listado de 32 candidatos a alcaldes o concejales, en 2012, solicitando 20 millones de pesos a repartir entre todos, claro que 7 millones correspondían a su padre, quien competía como concejal por Iquique. Luego, en un nuevo e-mail, rectificaría el pedido a Contesse, explicitando que una parte fuera de libre disposición y se pudieran recibir con un intercambio de boleta, con lo cual se violaba la Ley Electoral.

El caso derivó en la formalización de Fulvio Rossi por parte de la Fiscalía. El parlamentario no concurrió en las dos oportunidades en que fue citado –lo que un ciudadano común no puede hacer, por cierto– para comunicarle la decisión del Ministerio Público, luego de que el Servicio de Impuestos Internos (SII) se querellara en la causa.

El senador argumentó que no se presentó porque esperaba que un tribunal independiente se pronunciara definitivamente sobre su “completa inocencia en estos hechos”. Incluso, Rossi las emprendió contra el Fiscal Nacional, acusando persecución en su contra y de filtrar información a los medios de comunicación, aunque esto es evidente y tampoco es correcto: los correos incautados son parte de la investigación y la Fiscalía debería tener más prudencia.

Cuesta entender la diferencia planteada por el senador entre defenderse ahora o en otro tribunal. Aunque la justicia debe probar los hechos, por el momento la información existente lo deja bastante comprometido, más aún considerando que SQM ha reconocido los hechos e incluso realizado las rectificaciones ante el SII.

Hoy Rossi va como candidato independiente, pues renunció al PS. Sus posibilidades están en veremos y se ha quedado huérfano de apoyos políticos, tanto es así que incluso desplegó un lienzo, como parte de esta última fase de campaña, en el que pide la expulsión inmediata de “inmigrantes delincuentes”. Sin duda, un argumento que han empleado candidatos de derecha –partiendo por Piñera– y que puede hacerle mucho sentido al elector nortino, debido a la llegada masiva de extranjeros a esa zona. Búsqueda frenética de votos, vengan de donde vengan. Total, ya no es necesario ser políticamente correcto con el sector que ha representado desde 2002.

La fama y su reputación han caído considerablemente. Los medios ya no lo entrevistan como antes e, incluso, él mismo ha intentado abandonar su fama de galán: sus últimas apariciones han sido en revistas o secciones de corte magazinesco y vinculadas a su nueva relación sentimental.

El personaje creado por Fulvio parece haberse desdibujado e ir en caída libre. Y eso que su situación judicial recién está empezando y es probable que termine mal para sus intereses. Tal vez el único consuelo para Rossi, al igual que Orpis, sea que, aunque lo desafueren, seguirá recibiendo su dieta y asignaciones parlamentarias. Un premio de consuelo nada de malo, por lo demás.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)