Los otros secretos que esconde el entorno de la polémica pareja Aitken-Afani - El Mostrador

Sábado, 16 de diciembre de 2017 Actualizado a las 15:56

Informe sobre adquisiciones de

Los otros secretos que esconde el entorno de la polémica pareja Aitken-Afani

por 30 agosto, 2005

Reveladores datos están surgiendo a partir del documento elaborado por la policía civil respecto a las compras de tierras del abanderado de RN, como las 'oscuras' relaciones que habría tenido el ex detective Marcos Sánchez, destituido por filtrar el informe.

Al interior de Investigaciones, nadie imaginó que el otrora comisario de la Brigada de Investigación Criminal (Bricrim) de Puerto Montt Marcos Sánchez Ponce, saldría por la puerta trasera de la institución, ya que la mayoría de los que trabajaron junto a él no dudaban que era protegido por un alto integrante de la policía civil.



Para los que conocían la situación de Sánchez, esta supuesta protección sólo se vino a confirmar cuando se destapó la trama sobre la filtración de un informe de inteligencia referido a las compras de tierra que realizó el candidato presidencial de RN, Sebastián Piñera, en la Décima Región.



El funcionario, quien a cuatro días de iniciado el sumario interno por la publicación del documento de carácter "reservado" fue alejado de la institución, nunca pasó inadvertido para el Departamento de Asuntos Internos de Investigaciones, instancia encargada de indagar las posibles faltas a la ética y la probidad de los integrantes de esta institución y que, al menos, en tres ocasiones pidió la expulsión del ex comisario acusado de graves comportamientos.



Fuentes de El Mostrador.cl recordaron que mientras se desempeñaba en la Bricrim de la comuna de Providencia, el ex detective -que resultó ser íntimo amigo del ex jefe de la Brigada contra el Crimen Organizado (Brico) Rómulo Aitken-, fue acusado por uno de sus subalternos de ser un eventual consumidor y vendedor de cocaína, incluso al interior de los cuarteles, hecho que le habría significado ser conocido bajo el apodo de "el Narco Sánchez".



El acusador, de apellido Villalobos, quien trabajó como chofer del equipo del ahora destituido policía, entregó minuciosos detalles sobre las supuestas actividades ilícitas de Sánchez, asegurando que éste se habría quedado con partes del dinero y de la droga incautada en varias diligencias, la cual luego comercializaba en el mundo del hampa. Todo este testimonio constaría en las investigaciones internas llevadas a cabo por el Departamento Quinto de la policía civil.



Una fiesta sospechosa



Luego de estar tras los pasos de este policía, los integrantes de Asuntos Internos fueron informados sobre una desenfrenada fiesta que se realizó en el departamento que este policía compartía en Santiago con su pareja, también funcionaria de la institución policial identificada con las iniciales S.A.M., durante la cual se habría consumido una gran cantidad de cocaína y alcohol.



Según algunos recordaron, el episodio ocurrió en febrero de 2001, luego de lo cual se le practicaron exámenes de orina a todos los involucrados pertenecientes a Investigaciones. Sin embargo, la medida tuvo resultados bastante "extraños", según calificaron los consultados, ya que mientras la mujer del detective -proveniente de la unidad de Talca- dio positivo, el resultado de Sánchez arrojó negativo y a un tercer detective involucrado nunca se le pudo realizar la prueba.



Este último, antes de tomársele la correspondiente muestra y en un confuso incidente -que pocos atribuyeron al nerviosismo-, recibió un impacto en el abdomen con salida de proyectil, al activársele el gatillo de su arma de servicio. Tras ello, fue trasladado a un recinto asistencial y nunca se le efectuó el mencionado examen. El afectado aún se desempeña en la Bricrim de Providencia en calidad de comisario.



Pese a la insistencia del Departamento Quinto para aclarar la situación de Marcos Sánchez mediante un examen de pelo para detectar el consumo de droga, la diligencia nunca fue aprobada por el mando institucional de la época, así como tampoco la intervención de su teléfono con el fin de esclarecer la totalidad de sus actividades.



Red de protección



Para muchos este hecho fue la constatación de que Sánchez Ponce era un supuesto "intocable" al interior de Investigaciones, pero nadie sospechó que ello se debía a su estrecha amistad con Rómulo Aitken, conocido en la institución por ser la mano derecha del entonces director nacional Nelson Mery Figueroa.



En todo caso, luego de éste último incidente, el comisario de la Bricrim solicitó su traslado a Puerto Montt, petición que fue aceptada por sus superiores, pese a que Asuntos Internos había solicitado nuevamente su expulsión de la institución, bajo los cargos de incumplimiento de deberes, detenciones ilegales, cohecho y extorsión.



Según los consultados, a Sánchez Ponce también se le vinculaba a supuestos negocios con los comerciantes ambulantes de piratería, fílmica y musical, que funcionaban en el sector de Lyon con Providencia.



En el sur del país, los cuestionamientos sobre el funcionario continuaron, basados en la supuesta amistad y protección que le habría brindado a la dueña de un prostíbulo de esa ciudad, así como a la promoción de los servicios de la empresa de seguridad Conover Ltda., actividad que desarrollaba durante las funciones propias de un detective.



Incluso, hace sólo un par de meses llegó un dato relacionado con que a Sánchez se le había visto en Santiago usando un vehículo de propiedad de Aitken, marca Mercedes Benz de color beige, lo que generó críticas al interior de Investigaciones, ya que el otrora jefe de la Brico está actualmente procesado por el delito de obstrucción a la justicia, debido a las gestiones que realizó para rescatar una libreta telefónica perteneciente a una red de narcotraficantes.



Vínculos con la inteligencia del Ejército



Estos antecedentes se suman a las sospechas que ha generado la eventual relación que existió entre la actual jefa de Comunicaciones del comando de Joaquín Lavín, Grace Gibson, con el ex Batallón de Inteligencia del Ejército (BIE), durante la primera mitad de la década de 1990.



Fuentes de este medio confirmaron que en el expediente que recopila la investigación sobre la muerte del ex químico de la disuelta DINA Eugenio Berríos, sustanciado por el ministro en visita Alejandro Madrid, constan las declaraciones de un ex funcionario de la repartición de inteligencia castrense en las cuales asegura que la actual encargada de prensa del abanderado de la UDI mantuvo un estrecho vínculo con el entonces jefe de esa unidad operativa, Manuel Provis.



"Según el testimonio, la periodista conversaba con Provis a puertas cerradas y luego este último, cuando aparecían las publicaciones que ella redactaba, reía a mandíbula batiente por su logro. Aunque el testigo no habla de pagos o sueldo como agente o informante, sí le llamaban la atención los privilegios que ostentaba", publicó el pasado fin de semana el diario La Nación, sin precisar el nombre de la profesional.



Consultado al respecto, el abogado que representa a la familia Frei en el caso Berríos, Álvaro Varela, confirmó la información manifestándose "sorprendido" frente a que los medios de comunicación tengan conocimientos tan precisos de expedientes que están bajo secreto de sumario.



"Es efectivo que ha formado parte de la investigación la totalidad de las actividades que se realizaron al interior del cuerpo de inteligencia del Ejército", sostuvo al precisar que la estrecha relación que habría tenido Gibson con el mando del BIE sería el único caso de un periodista con esas facilidades para el ingreso y permanencia en la sede que se unicaba en calle García Reyes con la Alameda.



Cabe recordar que el BIE -disuelto el año pasado por el general Juan Emilio Cheyre- también figura en dicho proceso judicial como el organismo que interceptó la llamada telefónica de Sebastián Piñera con su amigo Pedro Pablo Díaz, en la cual denostaba a Evelyn Mathei, en el episodio conocido como el "Piñeragate".



Gibson ejerce como subalterna de la generalísima de la campaña de Lavín, Cristina Bitar, y hasta hace algunos meses era la jefa en dicho equipo de la pareja de Aitken, Paula Afani Saud, la periodista que elaboró el polémico reportaje de El Mercurio sobre la indagatoria de Investigaciones a las compras de terrenos de Sebastián Piñera.



El Mostrador.cl intentó comunicarse con Grace Gibson para saber su versión sobre este antecedente, sin embargo, fue imposible establecer contacto.



Artículos relacionados:



'No creí por un segundo que Lavín y su gente pudieran estar detrás de esto' (29 de Agosto del 2005)



Detective destituido por filtrar informe 'Piñera' acumulaba tres sumarios (27 de Agosto del 2005)



Gobierno entregó nuevo informe policial por polémica en torno a Piñera (26 de Agosto del 2005)



Puccio: Sería 'muy grave' constatar nexo entre UDI y filtración de informe (26 de Agosto del 2005)



Exonerado comisario de Investigaciones por filtrar informe sobre Piñera (26 de Agosto del 2005)



Informe de inteligencia sobre compras de Piñera se basa en reportajes (24 de Agosto del 2005)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)