jueves, 20 de septiembre de 2018 Actualizado a las 21:10

Agenda Vida

Presentado por:

Mujeres se convierten en líder

Nueva narcotendencia: acopio de droga en localidades cercanas a Santiago

por 11 junio, 2007

Desde el norte, fue bajando hasta la capital esta forma de bodegaje y entrega a pedido para el vendedor de las poblaciones. A esto se asocia la feminización del delito, ya que los golpes dados por la fiscalía a las bandas y las altas penas impuestas han dejado a las jefas de hogar a cargo del negocio. Éstas, al ser más meticulosas y sobrias, hacen más difícil su descubrimiento e investigación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una nueva estrategia que aplican los narcotraficantes están visualizando los fiscales aue luchan contra el crimen organizado en la Región Metropolitana: acopio y bodegaje de droga en las comunas aledañas a Santiago, como Til-Til, Lampa, Curacaví y La Calera, entre otras.



La táctica busca evitar el riesgo de perder las sustancias ilícitas en el ingreso al radio de la ciudad, donde el sistema represivo opera cada vez con más eficiencia.



Sin embargo, esta nueva fórmula dificulta la labor de los investigadores y permite que los traficantes que venden al menudeo en las poblaciones pidan sólo la cantidad que necesitan a su distribuidor. Para este último, se trata de una forma de reducir el riesgo de pérdida del "producto" en este lucrativo negocio.



Un ejemplo claro lo constituye una reciente operación ejecutada en la localidad de Til-Til, donde fueron incautados 60 kilos de crack, en lo que constituye el primer hallazgo en Chile de esta droga.



La nueva técnica fue bajando desde Arica hacia La Serena -donde los narcos usan las ciudades como Punitaqui y Ovalle como bodegas- y terminó en Santiago.



Tradición con charango



El fiscal de Talagante Heriberto Reyes, quien también ocupa el cargo de coordinador para la lucha contra el tráfico de drogas del Ministerio Público Occidente, detalla que la fórmula comenzó hace muchos años con las tradicionales familias de narcotraficantes de la Primera Región, como los Aika, Lovera y Blanco.



Estos carteles criollos, que cuentan con tres o cuatro generaciones en el mismo negocio, además de parentela en Perú y Bolivia, funcionan con una lógica empresarial que explica la nueva tendencia de los narcos de la Región Metropolitana.



Para traer droga desde los países vecinos, prefieren una gran cantidad, ya que el riesgo entre un kilo y 100 es el mismo y la sanción también, por lo que el transportista, a mayor volumen, maximiza también su ganancia.



Así, la "importación" de grandes cantidades también se convirtió en un problema para mantener en las ciudades, debido a la competencia interna y al asedio policial. De esta manera, los grandes traficantes del norte comenzaron a usar a los agricultores de tomate y ajo para acopiar la droga.



El sistema fue un éxito, pero poco a poco los narcos de las urbes fueron cayendo en prisión, con lo que estos agricultores pasaron de bodegueros a operar directamente en el mercado como los nuevos "padrinos" y "jinetes".



Aprovechando, entonces, las mismas verduras comenzaron primero acopiando en Valparaíso.



Al crimen organizado santiaguino le surgió la idea de tener menos intermediarios para sus negocios, buscando con ello reducir pérdida, aumentar ganancias y esquivar el control policial. Entonces, decidieron generar sus propias bodegas lo que determinó la elección de las localidades cercanas a la capital.



"De esta manera, el gran traficante se distancia de la red de distribución. De hecho, estos sujetos ya no viven en las zonas de narcotráfico, se cambiaron de barrio, se compraron otro tipo de ropa, auto, cerrando y compartimentando su negocio, cuestión que también explica cómo salen de Chile contenedores con droga hacia Europa", explica el fiscal Reyes.



De allí que el actual decomiso en Chile sea mayoritariamente pasta base y marihuana prensada. "Pero la cocaína y heroína que entra al país va sólo de paso con destino al extranjero", señala el funcionario del Ministerio Público.



Reyes asegura que Chile es un país de blanqueo para el paso de los narcotraficantes, ya que un timbre de las autoridades "vale mucho afuera". "Un ejemplo muy concreto lo constituye la diferencia entre Colombia y este país: en el primero hay 200 agregados de la DEA y en Chile, dos", comparó.



Drogas bajo la falda



Una segunda directriz en el escenario actual en la lucha contra el narcotráfico, lo constituye la cada vez mayor feminización del delito.



Este fenómeno es reconocido por el fiscal Reyes y por el jefe de la Unidad de Crimen Organizado del Ministerio Público Sur, Héctor Barros.



El contexto se explica porque las bandas tradicionales de narcos de La Legua, La Pintana, La Victoria, Pudahuel, Cerro Navia, entre otros sectores, han sufrido golpes severos a su organización, recibiendo altas condenas que anulan cualquier posibilidad de volver a operar.



Si bien es cierto algunos criminales arman su "negocio" desde la cárcel, lo cierto es que el nuevo jefe de familia es la esposa del antiguo capo.



Las féminas manejan otros códigos. "Son más meticulosas, no gastan el dinero visiblemente, no compran autos nuevos ni se les ve en prostíbulos dando jugosas propinas, ni viajan a Disneylanda o Europa sin poder justificar sus gastos, lo que hace más complejo investigarlas y detenerlas", describe el fiscal Reyes.



Y como el aspecto conservador va asociado a estas mujeres, el lavado de los activos proveniente de la droga está dirigido a enviar a sus sobrinos al colegio, armar microempresas -de costura, amasandería- a parientes cercanos, lo que revela, aunque incipiente, un nuevo escenario de tecnificación del delito y una flexibilidad en los objetivos de la red.



Por eso no es extraño que la narco-arquitectura de la zona sur de Santiago pueda ser analizada como un nuevo estilo dentro del diseño, porque piscinas, enormes ampliaciones de precarias viviendas, automóviles último modelo en secretos estacionamientos, se instalan como el resultado de una actividad delictual que, aunque reprimida con todos los medios y el ánimo de fiscales y policías, crece y se escabulle.



Artículos relacionados:



Dictan nuevas medidas para evitar lavado de activos en casas de cambio (16-5-2007)



Los pasos del narco Hernán Prada y sus cómplices por Santiago (II Parte) (15-5-2007)



Investigan operaciones en Chile de capo colombiano Hernán Prada Cortés (I Parte) (14-5-2007)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Odio al árbol

Envíada por Rodrigo Pérez de Arce | 20 septiembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV