Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:28

Agenda laboral en año electoral

Así es el proyecto de negociación colectiva que La Moneda guarda en el cajón

por 11 marzo 2009

Así es el proyecto de negociación colectiva que La Moneda guarda en el cajón
Con dos borradores, que contienen mínimas diferencias entre sí, los encargados técnicos del ministerio del Trabajo, de Hacienda y de la CUT, discuten los detalles finales de la polémica iniciativa. El Mostrador.cl tuvo acceso a uno de estos documentos, que en su primera página ya tiene incluso fecha de envío: 29 de abril de 2009. Pese a que se excluye el reemplazo de trabajadores en huelga, caballito de batalla del sindicalismo oficialista, las modificaciones a la iniciativa -aseguran- serán mínimas. Su leiv motiv político es que Bachelet no tenga que dar explicaciones en la próxima cuenta pública de por qué no cumpliría una de sus principales promesas de campaña al mundo sindical.

Cuando la ministra Claudia Serrano anunció el envío del proyecto de negociación colectiva y le puso fecha, instaló una discusión artificial y de paso arruinó los planes de Bachelet. Esa es una de las lecturas que hacen en el PS sobre la intervención pública de la secretaria de Estado a fines de Febrero. Pese al recordatorio de Camilo Escalona cuando en el primer comité político del año dijo que el proyecto era parte del programa de gobierno y que ya era hora de debatirlo, al interior de la tienda coinciden en que Serrano obligó al propio gobierno y a la Presidenta a tomar posición sobre el asunto.

Bachelet no quería aparecer "pauteada" por su ministra ni menos que se dijera que estaba siendo "digitada" por el PS. Su idea original, que también forma parte de un compromiso que tiene con la CUT, era enviar el proyecto al Congreso antes del 1 de Mayo próximo. De hecho, la propuesta del Ejecutivo -a la que tuvo acceso El Mostrador.cl- tiene como fecha de envío el 30 de abril de 2009 y está siendo discutida por el ministerio de Hacienda, Trabajo y la CUT. Algo que confirman fuentes de esas carteras y de la Central, quienes aseguran que habría disposición para respetar la fecha original.

En la CUT comentan que la directiva tiene pensado pedir una audiencia con la mandataria en las próximas semanas, luego de la marcha que se realizará hoy, el mismo día del aniversario del gobierno.

Los cálculos en Palacio son los siguientes: la CUT podría enfrentar el Día del Trabajador de manera auspiciosa, con un claro gesto del gobierno hacia los sectores más duros y al movimiento sindical y paralelamente con fuertes señales producto del plan de estímulo fiscal que se ejecuta en la actualidad y que le han granjeado buenos resultados en las encuestas a Bachelet y a su equipo económico.

Altas fuentes de Palacio argumentan que, tal como lo señaló la mandataria, el añorado proyecto del oficialismo tendrá que esperar en el escritorio del ministro Segpres, José Antonio Viera-Gallo -secretaría de Estado encargada de despachar las iniciativas legislativas al Congreso- hasta que se resuelva la aprobación del subsidio a la contratación de mano de obra joven.

Más allá de los plazos, en el partido de la mandataria están convencidos de que el proyecto debe ingresar al Parlamento este año, sí o sí. "Es cierto que la Presidenta no acogió el llamado de Escalona y de la ministra Serrano, pero nunca ha dicho que la idea no se concretará antes de concluir su mandato", explica una alta fuente del PS. Y agrega: "El norte de esta elección es Piñera, por tanto, este proyecto nos permitirá diferenciarnos de la derecha económica que él representa y veremos hasta dónde llegará con el debate".

 El proyecto

El documento de 29 páginas explica en su inicio que "el sentido de las modificaciones que se proponen es ampliar la cobertura de la negociación colectiva, eliminando una serie de restricciones y excepciones que han afectado el derecho a negociar colectivamente de los trabajadores chilenos, por cierto, tomando en consideración una serie de recomendaciones de los órganos de control de la OIT".

El texto -del cual algunas fuentes agregan que existen dos versiones que han sufrido modificaciones técnicas, pero que no cambian el fondo de los planteamientos-, agrega que "asimismo, se proponen una serie de modificaciones en materia de organizaciones sindicales, fundamentalmente destinadas a evitar que los derechos sindicales o fueros que establece el Código del Trabajo puedan ser utilizados de mala fe o con abuso del derecho, incorporar ciertas prácticas antisindicales no recogidas en la actualidad y en general, adecuaciones a diversas normas como consecuencia de las modificaciones en materia de negociación colectiva".

Agrega que "contiene dos artículos permanentes y dos disposiciones transitorias. (...) propone modificaciones en materia de fueros de constitución de sindicatos, elección de delegado de personal, disolución de organizaciones sindicales y otras (...) el artículo segundo propone modificaciones al libro IV del Código del Trabajo, con la finalidad de ampliar la cobertura de la negociación colectiva, enriquecerla en contenidos, simplificar el procedimiento de negociación y generar un sistema que favorezca la representatividad de las organizaciones sindicales para los fines de determinar las condiciones comunes de trabajo y remuneración de los trabajadores".

En lo medular, el proyecto que hoy se está discutiendo entre las secretarías de Trabajo, Hacienda y la CUT, contiene 17 puntos, dentro de los cuales son cinco los que recogen las preocupaciones que manifestó la propia Presidenta en su discurso del 21 de mayo pasado, y que están contemplados en la iniciativa:

1) Simplificación de procedimiento de negociación y reducción de plazos en la negociación.

2) Fortalecimiento de la titularidad del sindicato a los fines de la negociación, restricción a la negociación de grupos de trabajadores;

3) Extensión de los beneficios de un contrato colectivo por el empleador: requiere de aceptación expresa del trabajador e irrogará la obligación de pagar el 100 por ciento de la cuota sindical de la respectiva organización; 4) Incorporación de dos nuevas figuras constitutivas de prácticas antisindicales, una que sanciona los reemplazos ilegales de trabajadores en huelga, como sea que se produzcan, y otra que castiga al empleados que se niega a reincorporar en sus funciones a un dirigente sindical aforados, frente a requerimientos de fiscalizador de la Inspección del Trabajo (...) se propone incorporar una letra f), nueva, que sancione al que utilizare los derechos sindicales o fueros, de mala fe o con abuso del derecho;

5) Incorporación de una regulación para que las organizaciones sindicales puedan negociar con los empleadores pactos de adaptabilidad laboral.

Este punto, según el documento, está orientado a que los trabajadores puedan convenir pactos de adaptabilidad laboral, "en materia de distribución de la jornada ordinaria de trabajo, distribución de descansos, otorgamiento de descansos en día domingo...".

El proyecto cuida en este punto hablar de adaptabilidad y no de "flexibilidad laboral" para no herir susceptibilidades en el mundo sindical.

Dentro de los 17 temas que contempla el texto se encuentran, entre otros: "Negociaciones informadas, mejorar la información que los empleadores deben entregar al sindicato para que prepare su proyecto de contrato colectivo; Regulación de un procedimiento de negociación colectiva para los Sindicatos de Trabajadores Eventuales o Transitorios, aplicable en el sector portuario y al trabajo de temporada; Modificaciones al procedimiento de reclamación administrativa y regulación de un procedimiento judicial eficaz; Establecimiento de límites razonables a la generación de fueros de constitución de sindicatos: Modificaciones a la designación de delegado sindical en una empresa, deberán ser elegidos ante Inspector del Trabajo y establecimiento de regla para la generación de fueros en los sindicatos interempresas, en proporción al número de afiliados en la empresa de que se trate".  

La discusión

Fuentes de la CUT afirman que en Trabajo y Hacienda existen algunas diferencias, como en el punto 9 del proyecto, que habla de la "regulación de un procedimiento de negociación colectiva para los Sindicatos de Trabajadores Eventuales o Transitorios, aplicable en sector portuario y al trabajo de temporada". Sobre este punto, el argumento que le juegan en contra y que se concentra en Hacienda y en el entorno de Bachelet tienen que ver con que no formaría parte de la promesa de campaña de la mandataria. Lo principal en este punto es la facultad que se les entregaría a "los trabajadores agrícolas de temporada", quienes según el proyecto podrían "negociar colectivamente conforme las reglas de este Capítulo a través de las organizaciones sindicales en que se encuentren afiliados". 

En la multisindical, esperan que el proyecto pueda tener una lectura más política, como que exista un piso negociador para que no se pierdan los beneficios obtenidos en la última negociación. Así como también el reemplazo de trabajadores en huelga. La idea de la Central es que no todos los empleadores tengan esta posibilidad y que se haga una lista de empresas estratégicas, lo que implicaría, por ejemplo, no incluir gasíferas ni eléctricas. "Es la única forma de generar un debate político de verdad", comenta una fuente de la CUT. Sin embargo, en el gobierno afirman que para este tema no existe piso y que Bachelet, más práctica que idealista, no lo abordará.

Si bien, en el oficialismo coinciden en que existen nulas esperanzas de que el proyecto sea aprobado este año 2009, coinciden en que con el sólo hecho de instalar la discusión en el Congreso y en los medios, se ganarán activos para la batalla electoral por La Moneda y por el Parlamento.

Esto último, en caso de que la mandataria se decida finalmente por enviar el proyecto. En el Ejecutivo afirman que -luego de la intervención de Serrano- las cosas se enfriaron y que hoy no existe plazo, ni fecha oficial, pese a la discusión en curso y al trabajo de los técnicos de cada ministerio.

Mientras, en la CUT esperan la cita que sostendrá Bachelet con Martínez, donde éste último -aseguran- le recordará su compromiso de campaña, cuando en la misma sede de la Central se comprometió a ingresar una iniciativa que mejora y amplía la negociación colectiva. "Esperamos que el fantasma de la crisis no le sirva a este gobierno para justificar todo lo que la Concertación históricamente tiene pendiente".

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes