Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:18

Opinión

Zona Típica del Club Hípico en conflicto

por 22 septiembre 2009

Zona Típica del Club Hípico en conflicto
Este cambio ad portas que favorece a los accionistas del Club Hípico, por la plusvalía patrimonial generada por el nuevo uso de suelo, no es aceptado por la comunidad de residentes que habitan en un pequeño sector de la misma Zona Típica, la que tiene una categoría de "interés histórico artístico". Por ello, sus líderes vecinales le han enviado una enérgica carta abierta a las ministras de Educación y de Vivienda, al alcalde de Santiago y al intendente, pues los edificios de 9 pisos de altura previstos al costado de sus casas deteriorarán para siempre su calidad de vida.

El Parque O´Higgins (ex Parque Cousiño) creado en 1873 y el Club Hípico fundado en 1870, cuyo espectacular edificio de tribunas y galerías, proyectado por el arquitecto Josué Smith Solar, se inauguró en 1923, situados ambos al sur de la comuna de Santiago, están definidos desde 1994 en el Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) como "parque intercomunal" y "equipamiento recreacional y deportivo", respectivamente.

Es decir, ambos extensos predios son áreas verdes, siendo el primero bien nacional de uso público y el segundo una propiedad privada que le pertenece a conocidas familias relacionadas con la hípica. El primero tiene 73 hectáreas y el segundo 76 hectáreas y están separados entre sí, de norte a sur, por las avenidas Beaucheff y Club Hípico.   

Por ser esos territorios áreas verdes, están afectados por una serie de limitaciones para cambiar sus usos de suelo, más aún ahora que, por la pésima calidad del aire que tenemos en la Región Metropolitana, estamos regidos desde mayo de 1998 por un Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA), instrumento normativo que  no ha dado los resultados esperados y por ello no se cumplirán sus metas. 

Según el PRMS, los usos de suelo permitidos en el Parque O´Higgins acogen los equipamientos de áreas verdes, recreacional deportivo, culto, cultura, científico, esparcimiento y turismo al aire libre, contemplándose un máximo de 5% de ocupación de suelo y un coeficiente 0,05 de constructibilidad, parámetros que en la actualidad están muy sobrepasados. Incluso allí existe una universidad privada, relacionada con el Ejército, instalada en medio del área verde en un tradicional edificio Bauhaus, otrora público, que días antes (01/03/90) de la asunción de Patricio Aylwin a la Presidencia de la República, le fue traspasado por el Estado a una Fundación constituida para explotar el negocio educacional.

El Club Hípico, según el PRMS, acoge actividades deportivas y de espectáculos de concurrencia masiva de público y se exige que las construcciones e instalaciones propias de su uso específico no podrán superar el 20% de la superficie total del terreno. Y todavía se mantiene, creemos que por inercia, una norma que es un verdadero obsequio a los dueños de estas tipologías, la que permite destinar a otros usos de suelo, sin compensar, el 20% de la superficie del predio. Como vemos, el área verde del Parque O´Higgins tiene normas más restrictivas que el Club Hípico y si no se han cumplido aquellas es porque la fiscalización y control no forman parte del quehacer público.

En Junio del 2000, la municipalidad de Santiago, a través de su Director de Obras y con el desagrado del entonces alcalde Ravinet, inició un estudio para declarar Zona Típica al Parque O´Higgins, al Club Hípico, a la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile, al edificio de los Arsenales de Guerra, Museo Militar y las manzanas situadas entre las avenidas Club Hípico y Beaucheff  y entre las avenidas Rondizzoni y Tupper.

Lamentablemente, mientras operaba la burocracia para solicitar la declaratoria de Zona Típica al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), fueron construidos cuatro edificios de entre 14 y 20 pisos sobre las avenidas Beaucheff y Club Hípico, cuyos departamentos en los pisos altos tienen vistas espectaculares, pero las torres rompen la escala y estilo del sector. Como vemos, se privilegió el interés privado de unos pocos afectándose el interés común  de ese territorio patrimonial.

En todo caso, digamos que se cometió un error al consultarse a los propietarios de los inmuebles a protegerse, en cuanto a si estaban de acuerdo con la declaratoria, hecho que demoró en demasía la tramitación, teniéndose en cuenta que la Ley Nº 17.288 del CMN no contempla esa consulta. El Decreto respectivo del Ministerio de Educación se publicó en el Diario Oficial del 4 de julio de 2002 y tres años después, el CMN aprobó un "Instructivo de Intervención" en el Club Hípico, desconocido por los vecinos, en donde se abrió la posibilidad de fijar un futuro cambio de uso de suelo a vivienda en una superficie de 3,5 hectáreas, la que se localiza en su borde sur oriente.  

Pues bien, en el año 2006, Asesoría Urbana de esa municipalidad inicia los análisis en el sector con el propósito de modificar el Plan Regulador respectivo porque en las áreas adyacentes a la Zona Típica existen normas urbanísticas muy permisivas y además no se contempla protección patrimonial para una serie de conjuntos e inmuebles individuales que poseen un alto valor histórico, tales como las Poblaciones Arauco, Sagrada Familia, San Eugenio I y II, Pedro Montt y la fábrica ex Yarur, hoy Machasa, comprada recientemente por Sebastián Piñera.

Los urbanistas municipales desean establecer porcentaje de ocupación de suelo, coeficiente de constructibilidad, líneas de edificación y naturalmente el cambio de área verde a residencial en las 3,5 hectáreas del Club Hípico, acorde al denominado "Instructivo de intervención" de 2005, convenido entre el CMN y la municipalidad. En todo caso, en este "Instructivo", si bien es cierto dice que se "permitirían" edificaciones de 9 pisos de altura en el mencionado terreno a desafectarse,  no habla de distanciamientos, de densidad habitacional, de conos de sombra, de porcentajes de ocupación de suelo y de otros parámetros indispensables, posiblemente porque quien deberá aprobar el proyecto inmobiliario a emplazarse en ese nuevo terreno residencial será el propio CMN.

Pero este cambio ad portas que favorece a los accionistas del Club Hípico, por la plusvalía patrimonial generada por el nuevo uso de suelo que hemos relatado, no es aceptado por la comunidad de residentes que habitan en un pequeño sector de la misma Zona Típica, la que tiene una categoría de "interés histórico artístico", cuyas antiquísimas viviendas son de 2 pisos de altura. Por ello, sus líderes vecinales le han enviado una enérgica carta abierta a las ministras de Educación y de Vivienda, al alcalde de Santiago y al intendente, expresándoles que se oponen a esa modificación, pues los edificios de 9 pisos de altura previstos al costado de sus casas deteriorarán para siempre su calidad de vida. Solo el intendente recibió en su despacho a los vecinos, aunque no hubo compromiso alguno.

Para resolver el impasse y en la medida que los accionistas del Club Hípico estén dispuestos a ganar un poco menos de dinero con el cambio de uso de suelo contemplado en el "Instructivo de Intervención" ya mencionado,     proponemos que el uso residencial para posibilitar la actividad inmobiliaria en esas 3,5 hectáreas, permita sólo la edificación de conjuntos habitacionales con viviendas de más de 100 m2 construidos, de hasta 3 pisos de altura, con amplios antejardines y buenos espacios colectivos: de esta forma se mantendrá la homogeneidad urbana y continuidad natural con el barrio colindante, cuyos dirigentes, con justa razón, han reclamado tan airadamente.     

En tal sentido, estamos casi seguros que la Municipalidad de Santiago y el CMN procederán en consecuencia y así se terminará este conflicto.  

*Patricio Herman, Fundación "Defendamos la Ciudad".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes