Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:10

El trasfondo del “acuerdo Arrate”

La petición imposible del Partido Comunista

por 7 diciembre 2009

La petición imposible del Partido Comunista
La insistencia del candidato presidencial del Junto Podemos para buscar un acuerdo para crear un frente anti Piñera, tiene una serie de aristas que lo hacen dificil de aceptar para Frei. Ello, porque, entre otras cosas, muy probablemente tendría que abrirse a modificar una fórmula económica dentro de la que se han movido todos los ministros de Hacienda de la Concertación.

Cuando Jorge Arrate manifestó abiertamente su deseo de generar un acuerdo, antes de la primera vuelta, con Eduardo Frei y Marco Enríquez para evitar el triunfo de Sebastián Piñera, sorprendió a moros y cristianos. Desde ese día, para bien o para mal, no se habla de otra cosa. Pero el punto de fondo, que tal vez no ha quedado completamente claro, es que dicho compromiso implicaría producir consensos respecto de una serie de aspectos que para el Partido Comunista son fundamentales para confluir en la idea de una “sociedad más justa e igualitaria”. Parte importante de la postura del PC apunta a terminar con la economía “neoliberal” impuesta desde la época de Pinochet o, al menos, reducirla a su mínima expresión. El problema es que este estilo también ha marcado la política económica de la Concertación.

Si bien en el Partido Comunista confirman que “compartimos el planteamiento de Arrate, porque creemos que es el correcto”, aclaran de inmediato que este “no se trata de un negocio burdo, sino de un compromiso de país”. Lo que una alta fuente de la tienda grafica, programa de Piñera en mano, explicando que al leer el documento queda de manifiesto que “no considera ningún tipo de reforma tributaria”, aún cuando las empresas son las que pagan menos impuestos en Chile. Y que los países que integran la OCDE, organización a la que Chile aspira a incorporarse, destina como promedio alrededor del 55 por ciento del Producto Interno Bruto a salarios, mientras que nuestro país no llega al 40 por ciento. Cosas como ésta –dice la fuente- son las que sería necesario abordar.

Las dudas del PC

El acuerdo al que llamó Arrate podría tener, además, el trasfondo de buscar facilitar el trasvasije de votos hacia el aspirante oficialista en la segunda vuelta. El tema no es menor, ya que en el PC admiten que “no va a ser una cosa fácil llamar a votar por Frei, con ME-O las dificultades serían un poco menores”. De ahí la idea es establecer “un listado de temas en los que se pueda llegar a un consenso a pesar de las diferencias”. Lo que demuestra que el pacto parlamentario con la Concertación no necesariamente tiene amarrado al PC a devolver la mano en las presidenciales. Aún cuando para las cúpulas comunistas no es menor que, de ganar Piñera “el poder político, además del económico se concentre en la derecha”.

De la postura del PC se puede inferir una cierta intranquilidad respecto de un futuro gobierno de Frei. Ello porque, tal como lo recuerdan en la tienda, los ministros de Hacienda de la Concertación, durante estos 20 años, han seguido la misma línea impuesta desde el régimen de Pinochet, en mayor o menor medida. Y los cambios han sido más cosméticos que de fondo. También está el hecho de que las señales que se han dado durante la campaña no son del todo favorables a las posturas de izquierda.

El traspié producido durante el paro de los profesores no dejó bien parado al aspirante oficialista, que se cuadró con la postura del gobierno. Así el largo paro culminó sin ningún logro para el Colegio de Profesores, a pesar de que su presidente Jaime Gajardo, comunista, representaba la posición de su partido.

No en primera vuelta

Mientras tanto, en la Concertación insisten en que no es viable un acuerdo antes de la primera vuelta. Entre otras cosas, porque según un dirigente oficialista “si se legitima una conversación antes de tiempo, se comete un error. Hay que conversar cuando, efectivamente, se sepa cuanto pesa Marco Enríquez-Ominami”. El concepto es que antes de la primera vuelta se estaría negociando con total desconocimiento de la real fuerza política del diputado independiente, lo que terminaría favoreciéndolo si se da el caso de que, pese a las cifras favorables que le otorgan los sondeos, finalmente obtiene un porcentaje mucho menor. Por otra parte, en la Democracia Cristiana insisten en que debe ser Frei quien convoque a un acuerdo con miras a enfrentar el balotaje.

En medio de la polémica se han producido algunos acercamientos informales entre Océanos Azules y representantes de Enríquez y Arrate. En el equipo programático de Frei aseguran que estas conversaciones no pretenden llegar a un acuerdo porque eso sólo le compete al candidato. Según uno de sus voceros, Pablo Ruiz-Tagle, lo que se busca es “explorar las coincidencias programáticas” en una serie de áreas como, por ejemplo, las que ya existen en materia de reformas políticas y laborales, entre otras. Pero si desde fuera se advierte un avance mucho mayor de Océanos Azules que del propio Frei, Ruiz-Tagle precisa que no es así y que “estamos en total sintonía con el candidato”.

Otro de los voceros de Océanos Azules, Juan Pablo Hermosilla, coincide en que “no estamos negociando” con los demás candidatos, reconoce que “hay muchas coincidencias desde el punto de vista de los contenidos”, es decir, con un “modelo de desarrollo progresista con más igualdad”.

En este sentido en el comando de Frei insisten en que van a mantener la postura asumida hasta ahora. La vocera Paula Narváez señala que si bien valoran la propuesta de Arrate, no comparten que haya que llegar ahora a un acuerdo. La explicación para esta postura que podría parecer intransigente, considerando la situación de Frei, apunta a un hecho significativo y es que “ahora estamos enfrentando la campaña con una propuesta de gobierno que es la que le ofrecemos a la gente”. Después, agrega Narváez, se podrá confluir en un acuerdo común.

Mientras que otra fuente del comando freísta plantea derechamente que después del 13 de diciembre “con el PC con dos candidatos electos, se tendría que plantear una negociación diferente. Porque ellos tendrían una ficha mucho más poderosa para negociar, que serían los dos diputados elegidos democráticamente”. Y así “la conversa podría llegar a ser programática”, especula la misma fuente.

Etiquetas: Presidenciales 2009, Jorge Arrate, Eduardo Frei, Partido Comunista.

Presidenciales 2009, Parlamentarias 2009, Acuerdo, Partido Comunista, Concertación, Primera Vuelta, Eduardo Frei, Jorge Arrate, Paula Narváez, Pablo Ruiz-Tagle, Juan Pablo Hermosilla

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes