Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 09:23

Viejos fantasmas entre el empresario y sus socios de pacto

La derrota de Lavín que complica la segunda vuelta de Piñera

por 14 diciembre 2009

La derrota de Lavín que complica la segunda vuelta de Piñera
Avanzada la madrugada, en la sede de calle Suecia los máximos líderes de la tienda analizaban un resultado parlamentario bueno en los números pero devastador en lo político. Y se negaban, hasta el cierre de esta edición, a reconocer la derrota del ex presidenciable. El problema ahora es para Piñera pues en el gremialismo sienten que el abanderado “no cuidó” como debía al ex alcalde, considerando que es éste quien tendrá la misión de atraer los votos populares para ganar la presidencial.

Aunque, tal como se especulaba, Sebastián Piñera pasó holgadamente a la segunda vuelta (44 por ciento era de las mejores cifras proyectadas con antelación), la derrota de Joaquín Lavín frente a un Francisco Chahuán, a quien en un comienzo la UDI vio como a un débil adversario, puede complicar al candidato de la derecha con miras al balotaje.

No por nada, antes de conocer el destino del ex alcalde, un alto dirigente del gremialismo reconocía que el fracaso del por dos veces abanderado presidencial del partido “seria un impacto muy fuerte” para la tienda. A lo que se suma la caída del presidente de la Cámara, Rodrigo Álvarez -ex delfín de Longueira y reconocido por todos sus pares- frente a su contrincante de RN, Marcela Sabat.

Si bien resulta llamativo que, por segunda vez en su trayectoria política, Lavín no haya logrado hacerse con un cupo parlamentario, lo es más el hecho de que haya caído frente a un oponente que en el gremialismo nunca fue visto como un digno adversario. Pero más allá de cualquier análisis en caliente, lo cierto es que la UDI está devastada. Porque pese a los 39 diputados que logró, manteniendo la supremacía parlamentaria, resultó herida en su alma. Quien encarna lo que la tienda ha llamado “el motor del cambio popular” quedó fuera del Senado. Y eso se puede terminar transformando en un serio escollo para las aspiraciones presidenciales de Piñera.

“La madre de todas las batallas”, como fue conocida la contienda por la Quinta Costa en la derecha, podría sacar a flote muchas de las rencillas que esta campaña parlamentaria produjo en la derecha y que se mantuvieron acalladas para no afectar la presidencial. Y pese a que nadie en la UDI se atrevería a reconocer abiertamente que la derrota de Lavín pone en entredicho el apoyo al abanderado opositor, no faltan quienes responsabilizan a Piñera de lo sucedido. En la tienda de calle Suecia ronda como un fantasma la imagen de la última franja parlamentaria de sus socios. La misma en que el abanderado agradeció el apoyo para Francisco Chahuán y Lily Pérez y que fue interpretada en el gremialismo como una muestra flagrante de falta de ecuanimidad.

Si bien resulta llamativo que, por segunda vez en su trayectoria política, Lavín no haya logrado hacerse con un cupo parlamentario, lo es más el hecho de que haya caído frente a un oponente que en el gremialismo nunca fue visto como un digno adversario.

En la misma línea, del tozudo apoyo del timonel de RN Carlos Larraín a Chahuán se responsabiliza a Piñera. En la UDI sienten que el abanderado “no cuidó” como debiera al ex alcalde, considerando que será él quien tendrá la misión de atraer los votos que todavía faltan para ganar. Y que dejó hacer a Larraín permitiendo que embarcara a Chahuán en una contienda que siempre tuvo como objetivo impedir la llegada de Lavín a la Cámara Alta.

Aunque la UDI aún no se resigna a dar por perdido a Lavín, hay una escena que grafica con claridad el estado de ánimo que rondaba ayer domingo antes de conocer los últimos cómputos. Mientras, pasadas las 21:30 horas Piñera subía al escenario levantado en el frontis del Hotel Crowne Plaza, junto a su esposa Cecilia Morel y a sus hijos, el presidente de la UDI, Juan Antonio Coloma y un grupo de dirigentes gremialistas se encontraba reunido en un salón analizando los últimos resultados. Junto a Coloma se encontraban el secretario general del partido, Víctor Pérez; el senador Jovino Novoa, el experto electoral Andrés Tagle y el asesor comunicacional de la tienda Manfredo Mayol.

Tras su discurso Piñera volvió al hotel y Coloma abandonaba el salón para hacer un punto de prensa, y fue sólo en ese momento cuando el abanderado y el timonel gremialista se encontraron y se abrazaron. Después, rápidamente cada uno a lo suyo.

Paradójicamente, la derrota de Lavín también podría constituirse en un nada insignificante problema interno para Coloma. No es un misterio que durante la campaña se le ha criticado cierta falta de liderazgo para imponer la posturas de la UDI en el comando piñerista. Y aunque a nivel parlamentario el partido salió bastante bien parado, nada que hacer... perdió a dos figuras emblemáticas. Algo nada fácil de digerir en el partido más grande de Chile.

Sobre todo porque la derrota del ex alcalde sume nuevamente a la UDI en el dilema del candidato presidencial. Resulta difícil levantar la figura de Lavín con otra derrota a cuestas, pero tampoco hay otro que concite el apoyo masivo que él ha logrado atraer. Otro elemento de preocupación, que no es menor, es el hecho de que para algunos lo ocurrido con el ex alcalde de alguna manera grafica la relación que podría llegar a darse entre Piñera y el gremialismo, en un eventual gobierno de la derecha encabezado por el empresario.

A la UDI, acostumbrada a ser el partido eje de la coalición, no le sería fácil aceptar convertirse de un día para otro en el pariente pobre. Por lo que es esperable que superado el shock de las derrotas de Lavín y Álvarez, los líderes de calle Suecia exijan clarificar desde ya su rol en una administración de Piñera. De lo contrario, el desbande podría ser incontrolable.

Todos los resultados de las elecciones haga click aquí

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes