Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:42

Esmeralda se juega sus velas para ganar la Regata Bicentenario

por 7 febrero 2010

Esmeralda  se juega sus velas para ganar la Regata Bicentenario
Serán nueve los navíos que zarparán de Río de Janeiro en competición a Mar del Plata, Argentina, en diferentes categorías. Uno de los candidatos a ganar este tramo es el bergantín goleta junto al Juan Sebastián El Cano de España.

Luego de un desfile frente a las playas de Río de Janeiro, los veleros tomarán posiciones para dar largada a la primera regata de América del Sur en conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Chile y Argentina.

Las tripulaciones de los veleros de Chile, Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, España, México, Venezuela y Uruguay darán vida a la primera travesía transoceánica en esta parte del mundo que los tendrá navegando casi cinco meses por toda América del Sur.

“Estamos muy optimistas para ganar los tramos en competición”, confidencia  el contraalmirante José Miguel Romero, presidente del Comité Organizador del evento y que encabeza la delegación chilena en Brasil.

Esta regata de “Grandes Veleros”  o Tall Ships Race; permitirá circunnavegar toda América del Sur hasta el 23 de junio, cuando  recalen en el puerto mexicano de Veracruz. Habrán recorrido 11 mil millas náuticas.

Regata Prima

En esta parte del mundo no existe registro sobre este tipo de encuentros náuticos, transformándose así en el primero en su tipo. Pero, en el Viejo Continente, regatas como esta son comunes. En junio pasado, en el puerto polaco de Gdynia, se congregaron 105 barcos procedentes de 17 países que  participaron de esta regata, organizada desde 1956 por la Sail Training International  y que tiene como objetivo educar a través de la vela a jóvenes de todas nacionalidades.

Fueron más de 3 mil tripulantes que dieron vida a una serie de actividades que se realizaron en los puertos donde recalaron.  Situación similar ocurrirá con la Regata Bicentenario cuando vaya recalando en los puertos de Montevideo, Buenos Aires, Punta Arenas, Talcahuano y Valparaíso.

La cita sudamericana, organizada por la Armada de Chile y de Argentina, además de festejar el Bicenteario de la independencia busca recrear la marinería romántica, esa en la que se forman los jóvenes contingentes de guardiamarinas que aprenden a navegar a la usanza tradicional, de ahí la trascendencia de esta navegación que parte este domingo.

Será una muestra de panamericanismo, aunque sí tendrá dos tramos (tracks) de competición entre Río y Mar del Plata en el Atlántico y de Talcahuano a Valparaíso en el Pacífico, donde se pondrán a prueba las escuelas de ambos océanos.

Los rivales de la Esmeralda

Para los dos tramos en competencia, la Esmeralda es uno de los más serios candidatos a ganar los trofeos en su categoría (A1), ya que cuenta con varios títulos, entre ellos el haber ganado dos veces la famosa regata “Open Sails”.

Las naves participantes –bergantines, fragatas, corbetas y goletas-  ha sido clasificadas en tres categorías y pondrán a prueba la performance de los veleros y la pericia de sus tripulaciones. “Es una competición con tiempo, hándicap y de acuerdo a las características de cada nave, tiene un juez, hay una tabla y habrá premiación. Este mismo sistema se aplicará en el tramo de Chile” explicó el almirante Romero.

En su categoría (A3) -cuentan avezados navegantes-  el velero brasileño Cisne Branco es un seguro ganador frente a sus par de Uruguay .

En la categoría de la Esmeralda (A1) será su par el Juan Sebastián El Cano su más fuerte competidor, ambos navegaran en igualdad de condiciones y en mar abierto y con todo su velamen desplegado son fieros y veloces. En esta categoría también competirán la Libertad de Argentina y el Cuahtemoc de México.

La categoría A2 será la más reñida pues competirán  Colombia (Gloria), Ecuador (Guayas), Venezuela (Simón Bolívar) y Portugal (Sagres). Esta claro que habrá premios para todos ya que cada clase  tendrá un vencedor.

Navegar en el Atlántico es muy distinto al hacerlo en el Pacífico, ya que el viento del Atlántico corre de norte hacia tierra y en el Pacífico viene del sur hacia mar adentro. Si el buen tiempo acompaña a los veleros, éstos navegaran con “viento empopado” (de sur norte) y si se desata el mal tiempo la dirección del viento variará y será inverso.

Al cierre de esta edición el único velero que no había llegado es el Sagres de Portugal y se incorporará en Mar del Plata a la regata.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes