Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:39

Descontento en el extremo norte

Las promesas no cumplidas que han hecho de Arica el patio abandonado de Chile

por 15 febrero 2010

Las promesas no cumplidas que han hecho de Arica el patio abandonado de Chile
A pesar de vivir en un punto estratégico, los habitantes de la ciudad “de la eterna primavera” se sienten olvidados. Desempleo, decrecimiento de la población y la falta de inversión marcan una gran diferencia con su prima peruana, Tacna, que es el “chiche” del país vecino. En medio del reciente carnaval de la zona los ariqueños dejaron ver su descontento por los proyectos no materializados, como la desaladora que jamás se construyó y que los obliga a tomar agua embotellada.

“Vamos para Chile”, dicen los ariqueños cuando viajan a Santiago. La frase, que se toma como una broma, en el fondo refleja la sensación que marca a los vecinos del Valle de Azapa, que además de tener que pasar controles aduaneros cuando viajan por tierra al “sur”, sienten que hace rato no forman parte de la agenda de desarrollo del país.

Los motivos son diversos. Al visitar la ciudad salta a la vista que grandes inversiones en infraestructura no se han hecho en las últimas décadas. Al menos ninguna que le cambie la cara al puerto. A diferencia de Iquique, Antofagasta y la mayoría de las ciudades nacionales, que al volver a visitarlas luego de algún tiempo se ven bastante diferentes, Arica parece detenida en el tiempo.

Además, el comercio no crece, porque están en medio de las zonas francas de Iquique y Tacna. Para la gente es más fácil viajar  a la ciudad peruana, que está a unos 40 minutos. Prefieren comprar allí mercadería, electrodomésticos, ropa, e incluso las prendas escolares deportivas, cuyo precio puede llegar a ser hasta tres veces más baratos que en los escaparates chilenos,  lo que según un reportaje del diario La Estrella de Arica “pone en jaque el comercio local”.

Un servicio tan básico como el agua es distinto en la ciudad de “la eterna primavera”: en la mayoría de los hogares la gente opta por beberla embotellada. La razón es simple: el agua potable tiene altos niveles de cloruro y boro, lo que se siente inmediatamente al probarla.

Un nuevo problema que podría enfrentar la región de Arica y Parinacota-que obtuvo ese status hace dos años-son las críticas que la alcaldesa de Iquique, Myrta Dubost, realizó al aporte económico que reciben por ley los municipios de la zona por concepto de los ingresos brutos de Zofri, que alcanza el 15 por ciento.

La alcaldesa plantea impulsar una medida legal para que esos aportes queden sólo en su región, que en 2009 reportaron al municipio ariqueño 720 millones de pesos, mientras que las comunas de Camarones, Putre y General Lagos obtuvieron 120 millones cada una.

Todos se van

Si bien los índices de cesantía han bajado del último año y hoy alcanza el 8,6%, según el alcalde de Arica, Waldo Sankán, “la mejora se debe principalmente a que ha habido mucha construcción pública del mundo social. Eso se ha notado. Y también inversiones privadas, como Almacenes París o el Hospital. Como es una ciudad chica, cualquier obra grandota afecta directamente el índice de desempleo. Pero durante mucho tiempo hemos tenido índices por sobre el 10%”.

En todo caso, puntualiza, “hay un empleo disfrazado por los trabajos de emergencia. Entonces creo que el desempleo es un poco más alto y eso está a la luz porque Arica es una de las ciudades que tiene mayor índice de jefas de hogar, ya que hay muchas familias que trabajan fuera de la ciudad, en Iquique, Antofagasta o Calama, lo que muchas veces trae aparejado su división”.

De la mano de esto va el despoblamiento de la ciudad. Según los lugareños “es impresionante ver cómo a través de los años la población no ha crecido”.

Según el último Sence de 2002 en Arica había 185.000 habitantes. Pero las proyecciones de población del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) sobre las provincias que en 2007 pasaron a integrar la región de Arica y Parinacota dicen que existe una caída del 6,3% en la cantidad de personas. Esto va en el sentido contrario del resto del país, ya que en los últimos siete años la población de Chile aumentó 7,5%, por lo que la XV Región es la única que está perdiendo habitantes, de la cual han emigrado más de 12.000 personas.

El desempleo, unido a la baja en el índice de actividad económica acumulado en los últimos dos años (21%) son las razones que explican esto.

Sankán explica que “es la única ciudad importante de Chile que ha bajado en habitantes, y no tiene que ver con la tasa de natalidad, sino con que la gente se va a trabajar afuera”. Además, agrega el edil “ hay una gran diferencia de lo que pasa en Tacna, donde existe una política de Estado que la ha potenciado a través de la zona franca y de un royalty minero de beneficio municipal, lo que ha impulsado mucho la inversión en estos últimos años. Por eso, de tener cerca de 80 mil habitantes hace 10 años, ahora tiene cerca de 400 mil”.

Al visitar la ciudad peruana se percibe esa diferencia. Partiendo por el paso fronterizo Concordia-Chacalluta, donde se construyó un moderno edificio. Las calles y el comercio se ven mucho más ordenados y pujantes que hace unos años. “Los peruanos han entendido que una ciudad fronteriza necesita fundamentalmente desarrollo económico más que armas. Eso es lo que no han entendido las autoridades chilenas,  que nos han dado promesas, esperanzas, ilusiones y a estas alturas no creemos nada. Aquí no se han priorizado adelantos desde el punto de vista geopolítico ni de seguridad”, concluye el alcalde.

Al medio de todo, pero al medio de nada

Según el periodista Udo Gonçalves, que hace varios años se trasladó a la zona y que es director de comunicaciones del municipio, en general Arica, sobre todo en los últimos 30 años “ha asumido ciertos costos en beneficio del país y no ha tenido una retribución equivalente. De hecho se ha planteado como zona de conflictos limítrofes, por lo que estuvo parada por muchos años la inversión pública y el fomento a la inversión privada”.  A lo que no ha ayudado la demanda marítima peruana en La Haya.

Además, hasta hace poco actuaron como barrera sanitaria de la mosca de la fruta, lo que frenó el desarrollo de la agricultura, “siendo que el 90 por ciento de las hortalizas y verduras que se consumen en invierno en el país provienen de los valles de aquí”, explica el profesional.

“A pesar que se han hecho leyes especiales, como las Arica 1 y 2, el Estado no ha tenido la fuerza necesaria para que esas leyes, que son buenas, se difundan lo suficiente. Aunque así fuera son insuficientes, ya que no se han podido concretar aspectos importantes que contemplaban como una zona franca turística”.

De hecho, según un informe de de la corporación de Desarrollo de la Región de 2006, estas leyes “no han producido aumento poblacional ni efectos positivos relevantes sobre la economía sectorial de Arica o Parinacota”

“Arica no está abandonada”

Cuando Michelle Bachelet visitó la ciudad en marzo de 2009 hizo una serie de promesas. Pero quizás lo que más recuerdan los ariqueños es que aseguró que “Arica no está abandonada”.

Ellos sienten lo contrario. Entre otras cosas porque aún esperan la construcción de una planta desaladora. Actualmente existe una que pertenece a la empresa sanitaria Aguas del Altiplano, que saca el agua del río Lluta, no del mar. Esto porque contiene gran concentración de minerales, especialmente de boro y arsénico.

poblacion-aricaEsta agua abastece la zona norte de la capital de la región, a diferencia de la que tienen los habitantes del centro sur de la ciudad, que se extrae de los acuíferos del Valle de Azapa y que es de mejor calidad.

A pesar que la Presidenta se comprometió con que se invertiría en una desaladora que solucionaría la escasez del recurso hídrico en la zona, a menos de un mes del cambio de mando los lugareños tienen claro que durante lo que queda de su gobierno eso no va a suceder.  Según el alcalde, “estamos todavía en el estudio, del estudio del estudio”.

Otra de las promesas olvidadas es la construcción de un embalse, que también está en estudio. Además hubo un compromiso presidencial de “iluminar” la ciudad, es decir crear una red inalámbrica de Internet de banda ancha que la cubriría. “Pero por el minuto sólo el McDonalds y la Universidad tienen wi fi abierto”, señalan en las calles.

Una gran piedra en el zapato es el asunto de las poblaciones contaminadas con plomo. Luego de más de dos décadas de reclamos y problemas de salud de los pobladores del Cerro Chuño, los Industriales y Sica, tuvo que salir un reportaje en el programa Contacto de Canal 13 para que las autoridades tomaran el asunto en serio.

A pesar de ello, los vecinos sienten que el problema no se ha abordado en profundidad, y aunque admiten que se han logrado algunos avances,  la promesa de erradicación es de aquí a dos años, pero el fin del gobierno de la Concertación abre dudas de que esto se cumpla efectivamente.

Con la fuerza del sol

carnaval-aricaA pesar de esto las autoridades regionales aseguran que Arica está cambiando. “Hay un punto de inflexión, centrado en varias obras que estamos proyectando. Nos gustaría compensar todo el tiempo perdido -muchas veces por conflictos internacionales y problemas limítrofes- con mayor inversión en infraestructura pública,  de mejor nivel para poder competir”, asegura Sankán.

La apuesta del municipio es el turismo. En Arica se encuentran las momias más antiguas del mundo: las momias Chinchorro, el hermoso valle de Azapa, el Lago Chungará, que es el más alto del orbe y situado en la Reserva de la Biosfera del Parque Nacional Lauca. Además, la ciudad está ubicada en el punto equidistante entre dos íconos turísticos: Machu Pichu y San Pedro de Atacama.

Por ello se ha optado por promocionarla como una zona segura -tiene los más bajos índices de delincuencia de Chile- entre ambos lugares. Una fórmula para evitar que los turistas que llegan a la ciudad sólo sean visitas “de paso”, es consolidar el Carnaval con la Fuerza del Sol, que ya lleva ocho versiones.

El último encuentro fue la semana del viernes 5 de febrero, que hasta el domingo 8 de este mes  engalanó las calles y contó con más de 4.500 bailarines de Perú, Bolivia y Chile. Este fue el más importante de los realizados hasta ahora, ya que tenía una connotación especial por realizarse en conmemoración del Bicentenario.

Bachelet, la invitada que nunca llegó

La gran ausente del carnaval ariqueño fue Michelle Bachelet, al que fue invitada personalmente en el Patio de los Naranjos por una delegación de ariqueños que integraban los grupos de baile del evento.

La prensa local recriminó el hecho, e incluso señaló que las fraternidades de bailes andinos se quejaron de que “era lamentable que la mandataria haya preferido estar días enteros con una muñeca extranjera que venir a inaugurar el carnaval del Bicentenario”, refiriéndose a la gran cobertura que se le dio a la “Pequeña Gigante” del la compañía francesa Royal de Luxe y que fue recibida, con desayuno incluido, por la Presidenta.

Los ciudadanos tampoco estaban contentos. En medio de las festividades se comentaba  que no había querido venir, ni ninguna autoridad de la capital, porque temían que los pifiaran.

El rechazo a la Concertación quedó patente en las últimas elecciones presidenciales: pese a que Arica se caracterizaba por ser una zona oficialista, Sebastián Piñera rompió con la tendencia que se venía repitiendo desde 1989 y obtuvo en la segunda vuelta el 52,44% de los votos.

Mientras tanto, algunos ariqueños incluso piden declarar la región como una “Unidad Autónoma de Chile”: muchos sienten que en la práctica ya lo es.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes