Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 09:07

Opinión

Así no, Excelentísimo Presidente

por 2 julio 2010

Así no, Excelentísimo Presidente
Lamentablemente lo ocurrido ayer en La Moneda no son sólo “cosas del fútbol”. Es más que eso. Hay un cúmulo de razones de estilo que están acabando por explotar. No se trata de un pueblo que aún no se acostumbra a un determinado tipo de liderazgo; se trata de que, sencillamente, algo se está haciendo mal.

Al Presidente o Presidenta de la República se le respeta en La Moneda. Sobre eso no puede haber discusión, porque los países que lo discuten, terminan celebrando el Bicentenario con dos Te Deum distintos y con dos desfiles paralelos, uno para el gobierno y otro para la oposición. Y a mi no me gustaría que eso pasara en Chile. Hay que ser cuidadosos con la autoridad presidencial. Entre todos debemos cuidarla. Uno puede discutir a fondo y con fuerza las políticas del Jefe de Gobierno. Pero al Jefe de Estado democráticamente electo, en su casa, se le debe tratar con etiqueta republicana.

Dicho ello, uno debe preguntarse qué puede haber ocurrido para que un individuo de la talla profesional y la rectitud personal de Marcelo Bielsa haya llegado a soslayar este deber ser. Parece que hay otra cosa cierta en esta máxima: Al Presidente de la República se le respeta, pero el Presidente debe hacerse respetar también.

Que no se malentienda: El Presidente en una sociedad democrática debe estar expuesto al más alto estándar de escrutinio. Nadie puede, so pretexto de cuidar la imagen o autoridad presidencial, pretender acallar a las voces críticas. Los políticos, los medios, los analistas y la sociedad toda, deben gozar de la más irrestricta libertad para cuestionar a la autoridad en cuanto les plazca. La crítica puede ser feroz; puede incluso ser injusta muchas veces, pero el sólo hecho de que ésta pueda expresarse en plena libertad hace más fuerte a la democracia.

Tampoco se puede pretender homenajear al fútbol chileno cuando sólo se piensa en el patrimonio del club propio. Eso quedó claro en el episodio de la repartición de los recursos que entrega la venta de derechos televisivos, donde los clubes grandes obtienen la tajada del león.

¿Dónde está la línea divisoria entre la plena libertad y el sano respeto a la imagen de Jefe de Estado en un régimen presidencial? Es difícil saberlo. Probablemente muy cerca de su ámbito más íntimo y familiar. Pero donde no cabe duda que sí debe guardarse cierta forma, es, al menos, en el trato personal, más aún si éste ocurre en el palacio presidencial.

Lamentablemente lo ocurrido ayer en La Moneda no son sólo “cosas del fútbol”. Es más que eso. Hay un cúmulo de razones de estilo que están acabando por explotar. No se trata de un pueblo que aún no se acostumbra a un determinado tipo de liderazgo; se trata de que, sencillamente, algo se está haciendo mal.

El episodio Mundial concentró en pocos días toda el hambre de popularidad de la actual administración, logrando nublar el juicio político y comunicacional de La Moneda. La visita a Juan Pinto Durán ocupará un lugar destacado en la antología de chascarros del fútbol y la política. Ver las escenas del saco de dormir presidencial en una mediagua en Dichato producía una sensación similar a ver a un humorista siendo pifiado en la Quinta Vergara. La invitación a La Moneda sin previo aviso sonó como a ultimátum sonriente. Y el recibimiento en el Palacio, el discurso del cielo y cordillera, la alfombra roja y las medallas, no pudieron verse más forzados.

La Moneda debe hacerse respetar, y en este caso no lo hizo. Muchas veces, la sola majestuosidad del palacio y el peso de la historia hacen su tarea, y el morador de turno puede transitar con cierta confianza por el riesgoso camino de la calidez y la cercanía. Pero eso no se aplica cuando se viene de cuatro chambonadas seguidas. Y no se aplica, tampoco, cuando hay paño que cortar entre los asistentes. Y eso es algo que penó también, ayer y toda la semana. El Presidente Piñera y su Subsecretario de Deportes tienen un claro y evidente conflicto de interés. Ambos ganan plata con los negocios de uno de los equipos regulados por esa repartición. El Subsecretario que ayer de pura vergüenza no le estiró la mano a Marcelo Bielsa, es el mismo dirigente que hace un tiempo atrás, y con soberbia, no quería prestar los jugadores a esa misma selección.

Tampoco se puede pretender homenajear al fútbol chileno cuando sólo se piensa en el patrimonio del club propio. Eso quedó claro en el episodio de la repartición de los recursos que entrega la venta de derechos televisivos, donde los clubes grandes obtienen la tajada del león. Colo Colo y sus mandamases obraron con total desprecio por el bien del fútbol en general, recluyéndose en el bien del club particular. Si Chile quiere dar el salto a las grandes ligas del fútbol mundial tiene que tener una base de jugadores seleccionables más amplia que la que tiene hoy. Eso sólo se logra teniendo muchos clubes, en todo Chile, trabajando sus canteras en óptimas condiciones. Teniendo muchos clubes en un mínimo nivel de calidad, para que el torneo sea más competitivo. Y para eso se necesitan recursos. Se necesita una repartición algo más equitativa de los derechos de venta de una imagen de un torneo donde juegan todos, grandes y chicos.

Ayer fue un mal día para La Moneda. No es bueno que pasen estas cosas. Puede no ser tan grave, dirán algunos. Ciertamente hay problemas más importantes en Chile que la mano mal extendida de un entrenador de fútbol y la autoridad mendigando saludo. Pero hay algo de la majestuosidad republicana que se sintió horadada. Pero bueno, qué se le va a hacer. Para Piñera, waka waka, esto fue África.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes