Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 19:07

Arturo Silva Valdés fue sentenciado a 13 años y un día de cárcel

Juez Madrid condena a mayor (R) del Ejército como principal responsable del homicidio de Eugenio Berríos

por 10 septiembre 2010

Juez Madrid condena a mayor (R) del Ejército como principal responsable del homicidio de Eugenio Berríos
En un dictamen de primera instancia el magistrado determinó penas a 14 de los 19 imputados en el caso del secuestro y posterior asesinato en Uruguay del químico de la disuelta DINA y quien fue sacado del país a fines de 1991, justo cuando debía presentarse a declarar en el caso Letelier. Entre los condenados figuran tres militares uruguayos procesados por el crimen y el ex fiscal militar, general (r) Fernando Torres Silva, a quien Madrid lo condenó a tres años y un día sin beneficios por asociación ilícita. [Actualizada]

El ministro en visita Alejandro Madrid dictó este viernes la sentencia de primera instancia por el crimen del agente y químico de la DINA Eugenio Berríos.

En su resolución el magistrado sentenció al mayor (R) Arturo Silva Valdés a 10 años y un día por el secuestro con homicidio de Berríos y otra pena de tres años y un día por asociación ilícita.

En la investigación el oficial del Ejército es sindicado como el principal responsable del plagio y posterior homicidio del agente del organismo represor, quien fue sacado del país a fines de 1991 justo cuando debía presentarse a declarar en el caso Letelier.

El general (R) Hernán Ramírez Rurange, director de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), recibió una condena de cinco años y un día por el delito de secuestro y tres años y un día por asociación ilícita. Éste último, según la investigación ordena la operación en que sacan del país a Berríos.

Por su parte, Eugenio Covarrubias por su responsabilidad como encubridor de secuestro con homicidio a tres años y un día y 541 días por asociación ilícita.

Los demás acusados, entre los que se encuentran los oficiales uruguayos Tomas Casella, Eduardo Radaelli y Wellington Sarli, también fueron condenados.

El detalle de las penas:

1- Arturo Silva Valdés: 10 años y un día por su responsabilidad como autor de secuestro con homicidio y tres años y un día por  asociación ilícita. Sin beneficios.

2- Hernán Ramírez Rurange: Cinco años y un día por su responsabilidad como autor de los delitos de secuestro, tres años y un día por  asociación ilícita y absuelto de  obstrucción a la justicia. Sin beneficios.

3- Eugenio Covarrubias Valenzuela: Tres años y un día por autor de secuestro, y 541 días por asociación ilícita, absuelto de su participación como encubridor de secuestro con homicidio y obstrucción a la justicia. Se concedió beneficio de libertad vigilada.

4- Jaime Torres Gacitúa: Cinco  años y un día por su responsabilidad como autor de secuestro y 3 años y un día por asociación ilícita. Sin beneficios.

5- Manuel Provis Carrasco: Cinco años y un día por su responsabilidad como autor de secuestro y  tres años y un día asociación ilícita. Sin beneficios.

6- Pablo Rodríguez Márquez: Tres años y un día por su responsabilidad como autor de secuestro, y 60 días por asociación ilícita. Absuelto de obstrucción a la justicia Se concedió el beneficio de la libertad vigilada.

7- Raúl Lillo Gutiérrez: Cinco años y un día por su responsabilidad como autor de secuestro, 100 días por  asociación ilícita. Absuelto del cargo de obstrucción a la justicia obstrucción a la justicia.  Sin beneficios.

8- Manuel Pérez Santillán: Tres años y un día por su responsabilidad como cómplice de secuestro y absuelto del cargo asociación ilícita. Se concedió el beneficio de la libertad vigilada.

9- Tomás Casella Santos. Militar uruguayo: Cinco años y un día por su responsabilidad como autor de secuestro y tres años y un día asociación ilícita. Sin beneficios.

10- Eduardo Radaelli Copolla. Militar uruguay:. Cinco años y un día  Por su responsabilidad como autor de secuestro y 61 días por asociación ilícita Sin beneficios..

11- Wellington Sarli Pose. Militar uruguayo: Tres años y un día  por su responsabilidad como autor de secuestro y 60 días  asociación ilícita. Se concedió el beneficio de la libertad vigilada.

12- Marcelo Sandoval Durán: Tres años y un día Por su responsabilidad como autor de secuestro,  60 días por  asociación ilícita y absuelto por  infracción al artículo 295 bis del Código Penal. Se concedió el beneficio de la libertad vigilada.

13- Nelson Román Vargas: Tres años y un día por su responsabilidad como autor de secuestro,  60 días asociación ilícita y absuelto del cargo  infracción al artículo 295 bis del Código Penal. Se concedió el beneficio de la libertad vigilada.

14- Fernando Torres Silva: Tres años y un día por su responsabilidad como autor de asociación ilícita. Sin beneficios.

15- Enrique Ibarra Chamorro: Absuelto por su responsabilidad como autor de asociación ilícita.

16- Mario Cisternas Orellana: Absuelto por su responsabilidad como autor de infracción al artículo 295 bis del Código Penal.

17- Nelson Hernández Franco: Absuelto por  su responsabilidad como autor de infracción al artículo 295 bis del Código Penal.

18- Erika Silva Morales: Absuelta por  su responsabilidad como autor de infracción al artículo 295 bis del Código Penal.

19- Emilio Rojas Gómez: Absuelto por su responsabilidad como autor de obstrucción a la justicia.

Indemnizaciones

En el aspecto civil se determinó que los condenados deben pagar cada uno diez millones de pesos a la querellante Fabiola Letelier del Solar y el Fisco $ 100 millones a título de indemnización por daño moral.

A la querellante Gladys Schmeisser se le debe cancelar 100 millones de manera solidaria y $200 millones el Fisco.
Al querellante Gonzalo Berrios Sagredo 20 millones por parte del Fisco.

Los argumentos del fallo

De acuerdo a la sentencia  las acciones antes señaladas fueron realizadas durante los años 1991 a 1993, esto es, durante un período de plena vigencia del orden constitucional, por personal militar en servicio activo de los Ejércitos de Chile y  Uruguay.

Se determinó que los uniformados involucrados se apartaron de las funciones propias de sus cargos, formando una organización paralela a la estructura regular para sustraer de la acción de la justicia y proporcionar refugio en países vecinos a militares.

De acuerdo al magistrado éstos   establecieron una línea de mando jerárquica paralela a la que detentaban dentro de la orgánica de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), con algunos jefes superiores de la Auditoria General del Ejercito (AUGE) y el Batallón de Inteligencia del Ejército (B1E).

De este modo, se estableció que proporcionaron recursos económicos a los miembros del grupo para la realización de las misiones ilícitas que le son encomendadas, estableciendo vínculos con militares extranjeros a los que invitaron a participar en esta organización delictual, quienes en algunos casos actuaron directamente, y, en otros colaboran en la perpetración de delitos.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes