Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:36

Presidenciable es parte del Consejo de Ministros que vería apelación al proyecto

La gran excusa de Golborne para no estar en medio del lío por HidroAysén

por 11 mayo 2011

La gran excusa de Golborne para no estar en medio del lío por HidroAysén
Tras la primera luz verde para la construcción de la central se abrió el debate por los dichos del ministro del Interior que fueron interpretados como abierta intervención por los opositores a la hidroeléctrica. Y aunque algunos en el oficialismo echaron de menos una voz igual de potente de parte del biministro, este puede argumentar que mantener silencio era lo debido para no resultar inhabilitado en la instancia decisoria. En La Moneda apuestan a ver la verdadera disposición de Golborne a jugarse la popularidad acumulada después de que el asunto quede zanjado definitivamente.

Luego que la Comisión de Evaluación Ambiental aprobara la construcción de HidroAysén, el debate se ha centrado en la supuesta intervención del gobierno para obtener el resultado que permitirá la concreción del proyecto. Es así como junto con criticar la posición asumida por el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, para la Concertación no pasó inadvertido el escaso protagonismo del titular de Minería y Energía, Laurence Golborne en el debate. Pero eso no sólo sorprendió en la oposición, sino también en el gobierno donde existen algunas reservas respecto al desempeño del biministro en un tema de vital importancia para La Moneda.

Fue el senador democratacristiano Jorge Pizarro quien abrió los fuegos, poniendo en tela de juicio la actuación de Golborne en este episodio. En su opinión, y consultado acerca de la eventualidad que los opositores a la central hidroeléctrica apelen al Consejo de Ministros,  “no se debe inhabilitar ningún ministro, pero sí se tiene que ser más coherente y transparente, porque tenemos un ministro de  Minería y Energía que no opina de nada, que a todo dice que sí, que nunca se juega por nada, y que lo único que hace es sonreír. Y ahora tendrá que poner su huella y ahí lo queremos ver”, apuntando directamente hacia el secretario de Estado más popular del gabinete de Sebastián Piñera.

En el gobierno algunos admiten que “no deja de ser cierto que Golborne no se la jugó como se suponía que lo haría. Sobre todo luego que, en la reunión con el Presidente, se supone que se comprometió a hacerlo”. Además, se dice que “no se puede ser ministro sólo para lo bueno, también hay que poner la cara para las cosas que no son populares”, advertencia que apunta al alto respaldo ciudadano que, según las encuestas, tiene el biministro. Lo que, por cierto, no se pasa por alto ni al interior del gabinete; ni en los partidos oficialistas, ni mucho menos en la oposición. Porque todos observan, por distintas razones, la trayectoria del secretario de Estado y si en algo coinciden es en la certeza de que el Ministerio de Energía se convertirá más temprano que tarde en “la prueba de fuego” de Golborne.

Pero en La Moneda también ven que Golborne tiene “una gran y buena excusa” para no haber intervenido ahora, y que es justamente no tener que inhabilitarse por manifestar abiertamente una posición favorable al proyecto, en el decisivo Consejo de Ministros que se supone debe sopesar los antecedentes antes de dar el vamos definitivo al proyecto, de acuerdo a la institucionalidad vigente.

Si la apelación ante el Consejo de Ministros se concreta, Golborne tendrá que pronunciarse irremediablemente y votar el proyecto de HidroAysén. Más aún, según la nueva formulación, el mencionado consejo lo integran sólo los ministerios de Medio Ambiente, Agricultura, Economía, Salud, Minería y Energía; por lo que gran parte de la responsabilidad en esta etapa recaería sobre los hombros del biministro que, más encima, destaca un inquilino de Palacio, eventualmente tendría que votar por dos. De allí que la advertencia del senador Pizarro sonara tan fuerte cuando recordó que esto no ha terminado.

El escudo del gabinete

Aún cuando para nadie es un misterio que la apelación terminará con la ratificación del resultado original,  dado que no tendría por qué cambiar la voluntad política  manifestada por el gobierno y que Hinzpeter hizo pública horas antes de la votación: “Para el país, sería bueno que se apruebe, sin perjuicio de que respeto de verdad la autonomía con la que van a resolver los seremis”. Declaración que para los opositores a la iniciativa sonó más como arenga o una declaración de intenciones que como una simple opinión. Por esto la Concertación,  no dejó pasar la oportunidad de enjuiciar también al jefe de gabinete de Piñera. El propio Pizarro indicó que “hay que ser más cuidadoso que nunca en este tipo de materia y el señor ministro del Interior no puede estar dando instrucciones, a través de los medios, de cómo deben votar subordinados suyos”.

En Palacio no descartan que el titular de Minería y Energía esté evitando “ir al choque” en este polémico debate para no perjudicar su alta popularidad con miras a una candidatura presidencial. E indican que la prueba de fuego será después de la eventual decisión del Consejo de Ministros, donde tendrá la oportunidad de mostrar que está cuadrado con la decisión de gobierno y por tanto ahí debería  ponerle públicamente “el pecho a las balas”.

Tanto o más duro fue el senador independiente Carlos Bianchi, quien sostuvo que “irrita cómo fue el procedimiento: se presentó el proyecto en el gobierno anterior y la propia empresa lo retiró; lo presenta en este nuevo gobierno probablemente pensando y considerando que tenía muchas más posibilidades (…). Además, no puedo dejar de mencionar el hecho de que un familiar del propio Presidente de la República es parte del directorio. Esas son las cosas que irritan, esas son las cosas que molestan a los chilenos, que vemos que a espaldas del pueblo entero se ha tomado una decisión que no tiene consenso ni la aceptación de la gente”.

Adicionalmente, Pizarro definió como una “ingenuidad” los dichos de la titular de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, respecto que de actuar el Consejo de Ministros no tomaría decisiones con criterio político. Por lo que advirtió que lo más probable es que el tema termine en los Tribunales de Justicia con lo que coincidió el senador Bianchi.

En medio del debate, un inquilino de La Moneda sostiene que es la titular de Medio Ambiente, quien debía tener el protagonismo en el debate por HidroAysén y que toda la responsabilidad no debía recaer en Golborne; postura que difiere con quienes en La Moneda sostienen que Hinzpeter debió salir a mandar una señal clara desde el gobierno, debido a que el titular de Minería y Energía no llegó a hacerlo. Si bien reconocen que “se le pasó la mano” al secretario de Estado, porque “no fue nada de sutil”.

Con todo, en Palacio no descartan que el titular de Minería y Energía esté evitando “ir al choque” en este polémico debate para no perjudicar su alta popularidad con miras a una candidatura presidencial. E indican que la prueba de fuego será después de la eventual decisión del Consejo de Ministros, donde tendrá la oportunidad de mostrar que está cuadrado con la decisión de gobierno y por tanto ahí debería  ponerle públicamente “el pecho a las balas”.

Si bien en los partidos oficialistas han hecho apremiantes esfuerzos por traspasar la responsabilidad política de la aprobación de la hidroeléctrica a la Concertación y defender la salida de libreto de Hinzpeter, bajándole el perfil a lo sucedido, también hay sectores que estiman que es válido que el biministro intente “perder lo menos posible de su popularidad en esta pasada, porque no será la última en que deba intervenir”, según plantea un parlamentario de gobierno.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes