Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 08:56

Conservadores y liberales del oficialismo se miran con recelo por AVC

Homofóbicos: el test que cruza a la derecha por estos días

por 25 mayo 2011

Homofóbicos: el test que cruza a la derecha por estos días
El ícono gay de la campaña de Piñera e hijo del director de L&D se refirió con ese calificativo a los presidentes de RN y la UDI. De paso, mostró la desilusión con el Presidente por ceder nuevamente ante las presiones de los sectores más conservadores de la Alianza y no hacer ningún anuncio sobre el Acuerdo de Vida en Común para el 21 de mayo. Pero los liberales de RN están decididos a sacar la iniciativa mientras el gobierno está siendo escrutado en su capacidad de hacer realidad uno de los compromisos de campaña más vistosos del actual mandatario.

Aunque la Alianza y el gobierno quisieran evitarlo a toda costa, ya hay fuertes señales de que la regulación de las convivencias tanto hetero como homosexuales va a provocar otro encontrón al interior del sector. Porque la actitud del Presidente Sebastián Piñera de escuchar a las esferas más conservadoras de la derecha, eludiendo por segundo año consecutivo el envío de la una iniciativa que permita darle una salida a este conflicto social, está generando que el mundo más liberal se impaciente. Al punto que la diputada Karla Rubilar, una de sus más fieles representantes, haya anunciado que el plazo para que el Ejecutivo envíe un proyecto al Congreso vence en junio.

Esto, pese a que el propio titular de la Segpres, Cristián Larroulet, aseguró que el gobierno se tomará unos dos meses en elaborar una iniciativa.

Por otro lado, el rostro que en la campaña del actual mandatario personificó su compromiso con el mundo homosexual, el ingeniero Luis Larraín Stieb, se mostró desilusionado tras el discurso del 21 de mayo y más encima calificó a los timoneles de RN y la UDI, Carlos Larraín y Juan Antonio Coloma, derechamente de “homofóbicos”.

En una entrevista concedida a Reportajes de La Tercera y consultado sobre la presión que ambos timoneles ejercieron para que el Presidente no hiciera anuncios en relativos a las uniones de hecho homosexuales, Larraín señaló que “de esas dos personas no me sorprende nada, son conocidas por ser homofóbicos”.

Lo cierto es que los temas valóricos han sido y siguen siendo un elemento sensible en la Alianza. Porque mientras en RN existe un grupo liberal dispuesto a legislar en estas materias, otros sectores más conservadores de la tienda, junto con la UDI, son reacios a avanzar en estos temas, lo que ha generado fuertes discrepancias cuando se ha intentado ponerlos sobre la mesa.

El Acuerdo de Vida en Común, elaborado inicialmente por el actual ministro de Defensa, Andrés Allamand, en conjunto con el senador gremialista Andrés Chadwick, durante la campaña presidencial, ya entonces provocó fuertes polémicas al interior de la Alianza, particularmente en la UDI, lo que finalmente obligó al senador a bajarse de la iniciativa. A pesar de eso, Piñera siguió adelante y asumió un compromiso que a todas luces, según dicen en el propio oficialismo, es difícil de cumplir.

Respecto a la postura de Larraín Stieb en cuanto a que lo desilusionó que aún no se haya avanzado en esta materia, dado que era un compromiso que el Presidente asumió con fuerza durante su campaña, un diputado gremialista respondió: “que se ponga a la fila y saque número, somos muchos los que estamos antes que él”.

Sin embargo, quienes apoyan la iniciativa, ingresada para su tramitación por el entonces senador Allamand, estiman que aún cuando no estén todos los votos de la derecha igual se podría aprobar el proyecto, si la oposición lo respalda. Por lo que no habría problema para sacar adelante la iniciativa. Por lo pronto, el diputado de RN, Joaquín Godoy, estima que es válido que haya quienes en su sector no están dispuestos a respaldar el proyecto y que su posición no necesariamente significa que sean homofóbicos. Aún cuando también admite que el presidente de su partido “ha tenido dichos muy poco felices” respecto al mundo homosexual, por lo que no le sorprende que Luis Larraín lo catalogue tan duramente.

En medio del debate que se produjo a mediados del año pasado sobre regular las relaciones de convivencia, el timonel de RN señaló que “ellos (los homosexuales) pueden conducir su vida personal con entera autonomía, pero ¿por qué tenemos que apoyar a la comunidad homosexual? , tendríamos luego que apoyar a los grupos que proponen relaciones anómalas con niños o a los grupos que proponen la eutanasia, porque en esto de las orientaciones sexuales –por lo que he oído- hay una tremenda variedad, entiendo que también hay personas que les gusta tener relaciones con animales, hay literatura sobre eso, la zoofilia. Entonces yo no creo que las políticas públicas de un país tengan que ser función de opciones sexuales diversas”.

Exceso de conservadurismo

Mientras Godoy tiene una postura más bien moderada respecto de sus socios que se oponen al Acuerdo de Vida en Común o cualquier otra iniciativa que, según argumentan, pudiera conducir a terminar legalizando una especie de matrimonio homosexual, hay quienes se sorprenden por el nivel de conservadurismo que a este respecto aún prevalece en la Alianza. Su mirada se vuelca especialmente hacia el sector liderado por el diputado gremialista José Antonio Kast, jefe de la bancada UDI. Aunque varios de los parlamentarios aludidos, replican que no son homofóbicos y que lejos de eso, sólo se oponen al matrimonio homosexual. Uno de ellos es el diputado Arturo Squella, quien el 23 de mayo advirtió en su cuenta de twitter que “como antecedente, AVC es copia de Sociedades de Convivencia mexicanas, antesala de mat homosexual. Invito a promotores a definirse”.

Lo que molestó profundamente a quienes, dentro de la Alianza, defienden y promueven el Acuerdo de Vida en Común. Estos creen que bajo el argumento de que lo que se pretende es abrir un camino hacia el matrimonio homosexual, la UDI se atrinchera en la negativa a apoyar el Acuerdo de Vida en Común. Ello, porque haciendo un barrido entre algunos de los parlamentarios que rechazan la iniciativa, lo cierto es que no surge ninguna explicación más poderosa que esa. Lo que tampoco parece tener sentido, dice una fuente de RN que tiene la convicción de que “ponernos de acuerdo con la UDI en este tema es imposible, porque para ellos el que convivan parejas heterosexuales ya es inmoral ¡cómo será entre homosexuales!”.

Entre los aludidos, replican que el no estar de acuerdo con una iniciativa como el AVC no los hace automáticamente homofóbicos. Por otra parte, respecto a la postura de Larraín Stieb en cuanto a que lo desilusionó que aún no se haya avanzado en esta materia, dado que era un compromiso que el Presidente asumió con fuerza durante su campaña, un diputado gremialista respondió: “que se ponga a la fila y saque número, somos muchos los que estamos antes que él”.

Pero se oponga la UDI y el sector más conservador de RN o no, los diputados liberales de la tienda pretenden avanzar contra viento y marea en la tramitación y posterior aprobación del proyecto de Acuerdo de Vida en Común que les heredó Allamand. De hecho, aseguran que en la Cámara cuentan al menos con los votos de Rubilar, Godoy, Marcela Sabat, Frank Sauerbaum, Pedro Brawn, German Becker e incluso René Manuel García, por lo que con los votos de la oposición, dicen, la polémica iniciativa puede llegar a ver la luz. Mientras que en el Senado, dicen tener asegurado el respaldo de Lily Pérez, Alberto Espina y Antonio Horvath.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes