Con salida de Gordon La Moneda intenta descomprimir ambiente político frente a críticas por actuaciones de Carabineros - El Mostrador

Lunes, 18 de diciembre de 2017 Actualizado a las 14:06

Sin esclarecer responsabilidades y con férrea defensa de la institución

Con salida de Gordon La Moneda intenta descomprimir ambiente político frente a críticas por actuaciones de Carabineros

por 2 septiembre, 2011

Con salida de Gordon La Moneda intenta descomprimir ambiente político frente a críticas por actuaciones de Carabineros
Mientras el jefe policial explicaba las razones de su renuncia, fue imposible no recordar escenas como las de la salida de la ex intendenta del Bío Bío, Jacqueline van Rysselberghe, o de la ex ministra de Vivienda, Magdalena Matte, ambas militantes gremialistas que fueron obligadas a renunciar en medio de escándalos en su respectivas gestiones. Ninguna de ellas, al igual que el general en retiro, asumió nunca responsabilidad en los hechos que se le imputaban y para las dos, el gobierno, organizo un fastuoso funeral vikingo.

Con una puesta en escena que ya se ha hecho habitual en las renuncias que al gobierno de Sebastián Piñera le ha tocado aceptar, el ahora general director (r) de Carabineros, Eduardo Gordon, dejó la institución flanqueado por el ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter y sin reconocer ni mínimamente alguna responsabilidad en las razones que provocaron su salida. Por el contrario, de sus palabras –que no fueron corregidas por las autoridades de Palacio- se colige que abandona el cargo por razones de salud y no para hacerse responsable de las irregularidades que se le atribuyen en el reportaje periodístico de Ciper, al afirmar que en adelante se dedicará a su “recuperación y a continuar con mi reposo prescrito por los médicos que me han estado tratando en el último tiempo”.

Lo que fue asumido desde algunos sectores, como la oposición, como una limpieza de imagen, ya que el alto funcionario no admite responsabilidad alguna en los hechos que se le imputan. De hecho, una declaración pública del PPD plantea la “profunda preocupación” del partido “por las señales confusas que se están instalando en relación a la muerte del joven Manuel Gutiérrez y a la responsabilidad que le cabe a Carabineros de Chile y al actual gobierno en el intento de encubrimiento de estos graves hechos y en la falta de rigor con que actuaron las respectivas instituciones en los días posteriores a estos. Ni la renuncia del general (Eduardo) Gordon ni la baja del general (Sergio) Gajardo Oelckers y del sargento (Miguel) Millacura pueden reemplazar ni eludir la necesaria clarificación de los hechos que llevaron a la muerte del joven Gutiérrez y de los acontecimientos posteriores a esta”.

Con cuestionamientos como éste, mientras Gordon explicaba las razones de su salida, fue imposible no recordar escenas como las de la salida de la ex intendenta del BioBio; Jacqueline van Rysselberghe, o de la ex ministra de Vivienda; Magdalena Matte; ambas militantes gremialistas que fueron obligadas a renunciar en medio de escándalos en su respectivas gestiones. Ninguna de ellas, al igual que el general en retiro, asumió nunca responsabilidad en los hechos que se le imputaban y para las dos, el gobierno, organizo un fastuoso funeral vikingo.

Así las cosas, tras reunirse alrededor de dos horas con el mandatario, Gordon enfrentó a los medios acompañado por su superior directo, el titular de Interior, e hizo una larga remembranza acerca de lo que significa para él Carabineros de Chile, destacando que es la tercera generación de su familia en la institución. Y de paso negó tajantemente haber utilizado su poder para proteger a su hijo,  luego que éste se diera a la fuga tras un choque en Providencia. Y sólo después de muchos minutos de expectación dijo lo que toda la prensa reunida en el Patio de Los Naranjos había ido a escuchar y que corría por los pasillos de La Moneda como reguero de pólvora: que su renuncia estaba sellada. “He estimado esta mañana, sin rendirme, hacerme a un lado y he pedido a su excelencia el Presidente de la República, mi renuncia”, confirmó.

“El general director de Carabineros que habla ¡jamás!...¡ jamás! ha interferido en algún procedimiento de su personal. Por el contrario, siempre he sido una persona exigente del cumplimiento conforme a los parámetros que la ley o el ordenamiento jurídico por los cuales nos regimos se cumpla a cabalidad. ¡Jamás! He interferido en ningún tipo de situaciones procedimentales ni menos cuando se ha visto involucrado algún ser querido o un cercano a quien habla. Por el contrario, siempre hemos dado el ejemplo y hemos respondido como ha sido en este caso (...). Solamente reiterar que el general director no ha tenido ninguna participación en los hechos que se dieron a conocer”, argumentó Gordon en referencia al artículo de Ciper y señalando que esta explicación está también contenida en el informe que le entregó al Presidente y que Hinzpeter aseguró analizará con detención durante los próximos días.

Aunque en La Moneda ronda la sensación de que no había que poner las manos al fuego tan rápidamente como se hizo en el caso de la muerte del joven Manuel Gutiérrez, de todos modos Hinzpeter siguió aplicando la estrategia de hacer una defensa férrea no sólo a la gestión del general al que se le acababa de aceptar la renuncia, sino de la institución toda, y atribuyéndole a la oposición un fuerte interés por desacreditar la imagen de Carabineros de Chile. Algo que sólo minutos antes había hecho indirectamente el propio Gordon.

Otra vez la oposición

“Estos últimos tiempos he sentido algunas presiones hacia la institución, también a la figura del general director que habla y, sin ir más lejos, hasta niveles personales como ha sido este último caso que ustedes (la prensa) han dado a conocer. Obviamente que jamás pensé que estando en el cargo de general director de Carabineros iba a haber tanta maldad, tanta basura hacia personas o instituciones. Es lamentable. Pero eso no nos quita la fuerza para seguir caminando, para seguir avanzando, como institución”, señaló Gordon con un tono particularmente emotivo.

Más tarde, el ministro del Interior volvió sobre el punto. Haciendo énfasis en la forma como ha actuado la oposición estos últimos meses.

Claro, sin hacer mención directa a los opositores, Hinzpeter afirmó que la enseñanza que debería dejar a los chilenos el “desgraciado” episodio de la muerte de Manuel Gutiérrez, que trajo a colación en el marco de la renuncia de Gordon, “tiene que ver más con relacionarnos con mayor aprecio y con mayor respeto todos los chilenos. Y muchas veces uno advierte que hay compatriotas que, mientras otros ejercen su legítimo derecho a manifestarse, buscan tensionar la relación con Carabineros. Y en esos episodios, a veces, se producen estos hechos desgraciados que todos lamentamos profundamente. Así es que hacerle a todos un llamado, de corazón, como gobierno de Chile, pero especialmente como chileno, como padre de hijos chilenos, para quienes quiero, junto con todos los niños de nuestro país, el mejor de los futuros, a construir una patria con mayor respeto, con mayor tolerancia y con menos violencia. Y entender que en esa labor es insustituible el rol que cumple Carabineros de Chile”.

Con lo que sin estar presente, la Concertación volvió a ser centro del interés del ministro y del saliente general director de Carabineros, aún cuando ambos recordaron e hicieron hincapié en que fue la ex Presidenta Michelle Bachelet quien nombró a Gordon en su cargo. Y sólo un par de días después que el jefe de gabinete de Piñera saliera ileso de la acusación constitucional que la oposición presentó en su contra y en la que intentó hacer que el ministro respondiera por la muerte de Gutiérrez. De hecho, a ratos las palabras de Hinzpeter parecían más un llamado a la oposición a concertar una tregua que le permita al gobierno algo de aire para seguir adelante y un mea culpa por los errores cometidos en materia de seguridad pública.

Pero también, el secretario de Estado, insistió en la férrea defensa que ha hecho estas últimas semanas de Carabineros, mezclando la contingencia de la renuncia con los hechos que, de alguna manera, condujeron irremediablemente a este episodio. Por lo que señaló que  es “muy importante, en momentos de esta naturaleza, recurrir a los principios más fundamentales. No existe ninguna posibilidad que los países avancen en una sociedad civilizada y desarrollada, que progresen y su juventud pueda acceder a mejores oportunidades, si no lo hacemos en un entorno de orden, de respeto, de respeto a la autoridad, de respeto a la ley. Y ¿quién en una sociedad, como la que nosotros queremos, está encargado de eso? Es Carabineros de Chile. Y por lo tanto, hacer un llamado a todos los chilenos para que en nuestra vida entendamos que Carabineros de Chile es siempre un aliado de los principios fundamentales en los cuales nosotros queremos cimentar nuestra sociedad”.

Pero lo cierto es que dados los errores cometidos por Carabineros en la forma como se han reprimido las manifestaciones estudiantiles, en que ha quedado de manifiesto el exceso de fuerza, lo que terminó con la muerte de Gutiérrez en el marco del paro convocado por la CUT a fines de agosto, para algunos inquilinos de Palacio “no quedaba otro remedio que dejar caer a Gordon”, porque de lo contrario habría quedado la sensación de que el gobierno “lo estaba encubriendo”.

Mientras tanto se especula que sus posibles sucesores a la cabeza de Carabineros podrían ser los generales Aquiles Blu, Gustavo González, Eduardo Vera, Eduardo Muñoz y José Ortega.

Desde la Concertación recibieron el guante. Al punto que el jefe de bancada del Partido Socialista, diputado Alfonso De Urresti, respecto de la renuncia de Gordon, afirmó que “se requiere de una institución con convicciones claras y que cuide a sus ciudadanos. Nos parece necesario que esto no se termine acá. Aquí debe existir también un mea culpa del mando directo. Es decir, que el Ministerio del Interior asuma su responsabilidad política. Creemos necesario que (Rodrigo) Hinzpeter siga el ejemplo del General Eduardo Gordon”.

En tanto que el senador del PPD Ricardo Lagos Weber planteó que “la ciudadanía deberá evaluar si la reacción que ha tenido el gobierno ante distinto tipo de denuncias ha sido la adecuada. Yo creo, al menos en el caso del fallecimiento del joven Manuel Gutiérrez, hubo un apresuramiento del gobierno, en particular del subsecretario (Rodrigo Ubilla) al descartar cualquier participación de Carabineros o descartar cualquier investigación”.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)