Domingo, 28 de mayo de 2017 Actualizado a las 16:05

Consejo de caciques interpuso reclamación ante Comisión Interamericana de DD.HH.

La historia del conflicto de Piñera con los williche por el Parque Tantauco

por 17 enero, 2013

La historia del conflicto de Piñera con los williche por el Parque Tantauco
Antes de que el mandatario adquiriera en 2004 por 5 millones de dólares las 118 mil hectáreas en la Isla de Chiloé, donde instaló su proyecto de conservación, fue advertido de que estaba comprando territorios reclamados históricamente por comunidades indígenas. Pero lo vio como un problema de Estado, así que concretó la inversión a través de la Fundación Futuro. Tras la cumbre mapuche del Cerro Ñielol, donde comunidades williche de Chiloé plantearon reivindicar las tierras del Tantauco, su decisión podría volverse una piedra en el zapato.

Para los williche Tantauco significa “el lugar donde se juntan las aguas” y fue la palabra elegida para bautizar el tratado en que la corona española reconocía los derechos a perpetuidad de este pueblo sobre las tierras de Chiloé. Para el Presidente Sebastián Piñera, Tantauco es el nombre con que bautizó al Parque que adquirió el 2004 al sur de la Isla y el mismo con que denominó a sus equipos programáticos. Tras la cumbre mapuche del Cerro Ñielol, Tantauco podría transformarse además en un nuevo conflicto para el mandatario.

¿La razón? El planteamiento de reivindicar las tierras del Parque Tantauco presentado en el encuentro por parte de comunidades williche de Chiloé, que cae como balde de agua fría en medio del clima de tensión en que se vivió el encuentro y que pone en una incómoda situación a Piñera. Según el lonko mayor del Consejo territorial indígena de Quellón, Cristián Chiguay, “es el momento de poner la reivindicación de Tantauco sobre la mesa, cuando es el propio Presidente Piñera quien pone las prioridades de los temas”.

Piñera fue advertido del conflicto de tierras que pendía sobre las 118 mil hectáreas que anteriormente pertenecían al norteamericano Jeremías Henderson —quien había intentando impulsar sin éxito un proyecto forestal— antes de que concretara la adquisición de lo que posteriormente bautizó como Parque Tantauco. Sin embargo, no lo tomó en cuenta.

El entonces obispo de Ancud, Juan Luis Ysern, viajó en 2004 personalmente a Santiago equipado con una serie de mapas y documentos que graficaban la situación de las tierras ancestrales donde el empresario quería impulsar su proyecto de conservación. Allí, junto a su asesor Raúl Espoz, se le explicó a él y sus abogados que no estaba comprando solo un proyecto forestal fracasado, sino los fundos williche Yaldad, Koldita e Inio, que en conjunto suman unas 91 mil hectáreas dentro del parque. Pero no tuvo éxito, ya que según explicó el eclesiástico a El Mostrador, la respuesta de Piñera fue que el tema de los williche era un problema del Estado, no suyo. Hoy, Piñera representa a la máxima autoridad de ese Estado.

Así lo recuerda el entonces obispo de Ancud, Juan Luis Ysern, quien viajó en 2004 personalmente a Santiago equipado con una serie de mapas y documentos que graficaban la situación de las tierras ancestrales donde el empresario quería impulsar su proyecto de conservación. Allí, junto a su asesor Raúl Espoz, se le explicó a él y sus abogados que no estaba comprando solo un proyecto forestal fracasado, sino los fundos williche Yaldad, Koldita e Inio, que en conjunto suman unas 91 mil hectáreas dentro del parque.

Pero no tuvo éxito, ya que según explicó el eclesiástico a El Mostrador, la respuesta de Piñera fue que el tema de los williche era un problema del Estado, no suyo. Hoy, Piñera representa a la máxima autoridad de ese Estado.

Una grave "provocación"

El acuerdo de paz firmado con España y denominado “Tratado de Tantauco”, anexó Chiloé a Chile en 1826, reconociendo los derechos a perpetuidad de los williche sobre las tierras de la isla. Pero el Estado chileno no reconoció estos derechos, ya que desde 1900 empezó a declarar estas tierras fiscales, las que fueron vendidas a particulares, que al correr los años vendieron a otros. De esta forma, a través de la Fundación Futuro, Sebastián Piñera adquirió por 5 millones de dólares los terrenos que hoy le reclaman.

Los problemas con las comunidades no se hicieron esperar. De partida sacó ronchas el nombre elegido por el empresario para bautizar el lugar, lo que fue clasificado como “una ofensa” y una “grave provocación” en una carta enviada a Piñera por el Consejo de Caciques Williche de Chiloé, aduciendo que “es precisamente el nombre que tiene el Tratado que resguarda nuestros derechos conculcados”.

El conflicto en Tantauco incluso llegó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ante la cual en 2007 el Consejo de Caciques interpuso una petición relacionada con el derecho territorial de una de las comunidades afectadas.

El padre Ysern, que hoy está radicado en Santiago, considera que “esto requiere un estudio muy sincero mirando la verdad histórica en Chiloé. Para los williche es muy importante que se tome en serio la petición de Tantauco y lo han mantenido firme. Esto significa un diálogo muy sincero, muy claro sobre todo el proceso histórico. Es fundamental, porque si no hay una injusticia básica que permanece. En aquel tiempo le dije a don Sebastián Piñera que si quería contar conmigo para ese diálogo lo hiciera, porque el Consejo de Caciques estaba muy dispuesto a hacerlo. Nunca tuve respuesta”.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes