martes, 18 de septiembre de 2018 Actualizado a las 10:45

Piñera reconoce que le habría gustado haber tenido una mayor aprobación y no descarta su repostulación para el 2017

por 15 septiembre, 2013

Piñera reconoce que le habría gustado haber tenido una mayor aprobación y no descarta su repostulación para el 2017
“Si usted quiere que yo le diga con toda honestidad, que yo hubiera esperado y me hubiera gustado, dado el tremendo esfuerzo que hemos puesto en esto, y los resultados, que son muy promisorios, que hubiera querido y esperado una aprobación mayor. A todos nos gusta que nuestros seres queridos nos quieran más, nos cuiden más; y a todos los políticos nos gusta que nuestra ciudadanía nos aprecie más”, explica el mandatario.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Presidente Sebastián Piñera afirmó este domingo, en una entrevista que otorgó al diario español El País, que esperaba que dado el esfuerzo hecho por su gobierno haber tenido una aprobación mayor de parte de la ciudadanía y no descarta la posibilidad de postularse nuevamente a ocupar el sillón en La Moneda en 2017.

En la extensa entrevista que dio al medio español, Piñera explica sobre la baja aprobación que tiene en las encuestas que “si usted quiere que yo le diga con toda honestidad, que yo hubiera esperado y me hubiera gustado, dado el tremendo esfuerzo que hemos puesto en esto, y los resultados, que son muy promisorios, que hubiera querido y esperado una aprobación mayor. A todos nos gusta que nuestros seres queridos nos quieran más, nos cuiden más; y a todos los políticos nos gusta que nuestra ciudadanía nos aprecie más”.

El mandatario reconoce una paradoja en este aspecto, afirmando que “a medida que los países progresan, las ciudadanías cambian. Por ejemplo, en Chile la gente que vivía en pobreza no protestaba y agradecía cualquier ayuda del Estado, pero a raíz de que el país prospera y esa gente abandona la pobreza y se incorpora a la clase media, se transforma. Y hoy día tenemos en Chile una sociedad y particularmente una clase media mucho más exigente, mucho más impaciente, mucho más empoderada, mucho más consciente de sus derechos y no tanto de sus deberes, y pide soluciones para todos los problemas, para todo el mundo, aquí y ahora. Porque ellos dicen: si el país es exitoso queremos que ese éxito llegue más rápido a todo el mundo, y en esta medida usted sabe que las aspiraciones humanas no tienen límite”.

“Desgraciadamente, vivimos en un mundo en que tenemos necesidades múltiples e infinitas y tenemos recursos limitados, y, en consecuencia, es verdad que existe esta paradoja, pero es propia de un país que va avanzando hacia el desarrollo. El problema está, yo se lo digo con mucha frecuencia a mis compatriotas, en que Chile todavía no es un país desarrollado, y el peor error que podemos cometer es creer que ya llegamos a la cumbre y podemos vivir como si fuéramos ricos pero trabajar como si fuéramos un país en desarrollo. El esfuerzo tiene que continuar; no basta con crecer al 6% durante cuatro años. Tenemos que seguir creciendo por lo menos durante el resto de esta década para alcanzar un ingreso per capita de 25.000 dólares, que nos va a permitir superar a algunos países europeos y superar la barrera o el umbral que separa al mundo subdesarrollado del mundo desarrollado”, sostiene.

Respecto a la popularidad que sí posee la candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, el jefe de Estado precisa que "ella es una mujer que por su historia personal, por su personalidad y su carisma logró sintonizar muy bien con el pueblo chileno. No durante todo su Gobierno, sino más bien al final. De hecho, salió con una alta popularidad como presidenta de Chile".

Agrega que Bachelet posteriormente se fue de Chile y evitó “toda esta degradación de la política que han expresado los ciudadanos, porque hoy en día son mucho más severos y exigentes para evaluar al presidente, al Gobierno, a la Alianza, a la Concertación, a la Cámara de Diputados, al Senado. Y ella logró salir de ese mundo. Y por tanto la gente la aprecia como fuera de ese mundanal ruido, y esa es otra explicación".

Piñera menciona otro punto respecto a que América Latina ha sido siempre un continente “más de centro izquierda que de centro derecha. Vea usted los Gobiernos históricos y actuales en América Latina: la gran mayoría son de centro izquierda...El socialismo promete la mano visible del Estado, que el Estado le va a resolver todos sus problemas; que los ciudadanos tienen derecho a que el Estado les resuelva todos sus problemas".

Y añade que "en cambio nosotros decimos que juntos tenemos que resolver los problemas y que cada uno tiene que hacerse responsable de su propia vida y el Estado, por supuesto, tiene que crear las condiciones para que todos puedan desarrollar sus habilidades y sus capacidades y tiene que ayudar a los que más lo necesitan".

Por lo tanto, concluye que “desde ese punto de vista es más fácil ser candidato con ideas de centro izquierda que ser candidato con ideas de centro derecha. En Chile y en América Latina".

En la entrevista también se le consulta sobre su legado en estos cuatro años de gobierno a lo que Piñera menciona cinco aspectos como son "haber reconstruido el país en cuatro años, cosa que nadie creía posible; dos, haber logrado recuperar el liderazgo y el dinamismo de crecimiento y creación de empleo, que lo habíamos perdido; tres, haber logrado reducir la pobreza y lograr mayor igualdad de oportunidades. Cuatro, haber logrado grandes reformas en el terreno institucional y político, y cinco, haber puesto a Chile a pie firme y seguro en el camino hacia lograr antes de que termine esta década derrotar la pobreza, derrotar el subdesarrollo y transformarse en un país que aproveche en plenitud su potencial y que le dé a todos sus hijos oportunidades para desarrollar sus talentos y seguridades de una vida digna".

El mandatario también se refiere a los 40 años del Golpe Militar que derrocó al gobierno de Salvador Allende, precisando que "la conmemoración o recuerdo de los 40 años del golpe militar ha sido muy intensa y ha revivido muchos sentimientos y emociones que fueron parte de la sociedad chilena en los últimos 40 años", reconociendo que le hubiera gustado que 24 años después de haber recuperado la democracia, el país tuviese una “visión común, compartido, con diferencias, pero en lo esencial compartida”.

"Hubiera sido mejor para Chile haber tenido un solo acto de conmemoración en lugar de dos como en cierta forma ocurrió en el día de hoy. Los primeros 10 años le tocó conmemorarlos al propio general Pinochet. Los 20 años, al presidente Aylwin; los 30 años, al presidente Lagos; los 40 años, a este presidente", espetó.

Explica que la intención de su gobierno fue hacer un acto que recordara “con franqueza, con honestidad, los hechos del pasado, los que ocurrieron antes del 11 de septiembre del 73 y los que ocurrieron después del 11 de septiembre del 73".

“Nosotros quisimos hacer un acto republicano, veraz, honesto en la forma de reflexionar sobre la historia pero con una visión de unidad y de futuro. Invitamos por eso a todos los que han sido y son autoridades de nuestro país y a todos los sectores representativos de nuestra sociedad. Desgraciadamente, algunos no quisieron venir y no podemos obligarlos", menciona.

Respecto a la posibilidad de volver a La Moneda, Piñera no lo asiente ni descarta, afirmando que “la verdad es que yo tengo plena consciencia que la vida no termina cuando uno sale de este palacio de la Moneda. Yo al menos tengo muchos proyectos, muchas ideas que me gustaría realizar. No voy a volver al mundo de las empresas; voy a seguir en el mundo de lo público. ¿Desde qué trinchera? No lo sé y estoy feliz de no saberlo. Esa cuota de incertidumbre es sinónimo de una cuota de libertad”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV