miércoles, 26 de septiembre de 2018 Actualizado a las 12:18

Normativa fue enviada durante gobierno de Lagos y lleva 10 años en tramitación

Sin registro previo de lobbistas, se aprueba en el Senado polémico proyecto de ley que regula actividad del lobby

por 21 enero, 2014

Sin registro previo de lobbistas, se aprueba en el Senado polémico proyecto de ley que regula actividad del lobby
Con 24 votos a favor, seis en contra y tres abstenciones,el Senado dio su visto bueno al informe de la Comisión Mixta sobre esta normativa que será revisada mañana en la Cámara de Diputados. Quienes rechazaron la iniciativa criticaron que el proyecto no incluya un registro inicial de quienes ejercen esta actividad y que, en cambio, deberán ser las autoridades las que deberán notificar sobre las citas con representantes de este rubro una vez estas se hayan concretado.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Como un momento “histórico” calificó esta tarde el ministro de Segpres, Cristián Larroulet, la aprobación del proyecto de ley que regula la actividad del lobby y que mañana miércoles deberá ser sancionado por la sala de la Cámara.

Por 24 votos a favor, 6 en contra y tres abstenciones, la Cámara Alta aprobó el informe de la Comisión Mixta, por lo que falta sólo el pronunciamiento de la Cámara de Diputados para que la polémica iniciativa que se encuentra con discusión inmediata pueda ser finalmente promulgada.

Quienes rechazaron el informe fueron los senadores socialistas Camilo Escalona y Juan Pablo Letelier, el DC Eduardo Frei, el PPD Ricardo Lagos Weber, el RN Carlos Larraín y el representante del MAS, Alejandro Navarro. Y los que optaron por la abstención fueron los senadores DC Ximena Rincón, PPD Eugenio Tuma y el RN Valdo Prokurica. El debate en el que se centraron los parlamentarios que optaron por rechazar la iniciativa apunta a que –a su juicio– esta carece de lo más importante, que es el registro previo de lobbistas, dejando la responsabilidad en quienes son objeto de esta actividad. Es decir, que quienes llegan hasta una autoridad podrían inscribirse en el registro voluntariamente, pero la autoridad que los recibe debe obligatoriamente hacer pública la reunión con el lobbista o gestor de intereses particulares que se acercó a él.

En este sentido, durante su intervención para argumentar el rechazo, el senador Escalona comparó la iniciativa del gobierno con un auto al que le falta lo esencial: el motor. El parlamentario socialista señaló que “voy a votar en contra porque este proyecto es igual que un Mercedes Benz pero sin motor”, aludiendo justamente a que –en su opinión– no fiscaliza a quienes ejercen el lobby desde el sector privado, y en ese momento aprovechó de llamar a sus pares que consideraban que el proyecto no era el ideal a que derechamente lo rechazaran.

"El parlamentario siempre va a estar en la picota, frente al juicio de la opinión pública. Correcto, que esté siempre bajo la atención de la opinión pública (...) Pero lo que estamos viendo no es la función de los parlamentarios, sino que lo que estamos tratando de resolver es la acción de quienes vienen al sector público, al parlamento, a los que recorren las oficinas no sólo del Congreso Nacional, sino de los consejos regionales, de los municipios, de los servicios públicos, de esos que tienen tiempo, recursos, relaciones, redes y dinero, para poder intervenir, interferir y actuar sobre la base de distorsionar, en función de intereses particulares, las decisiones económicas del sector público. Esos no tienen aquí registro ninguno, pueden seguir actuando completamente en la impunidad. Esos son entera y totalmente invisibles", argumentó el senador socialista.

Por su parte, el senador del MAS Alejandro Navarro fue categórico en que con la aprobación de esta iniciativa “aparentamos que hay ley de lobby, pero no hay una verdadera ley de lobby”. En la misma línea de los anteriores, el senador Lagos Weber manifestó que “me cuesta entender por qué razón los que se dedican al lobby no quedan en un registro”. Ello, a partir del hecho de que todos reconocen, recalcó, que el lobby es una actividad legítima, por lo que el proyecto que se tramita lo que debe hacer es regularlo.

Mientras que la senadora DC Soledad Alvear, quien aprobó la iniciativa, reconoció que esta deja un “vacío” e instó a la mandataria electa Michelle Bachelet a que, cuando asuma, envíe un proyecto al Congreso justamente para corregir lo que esta normativa dejara pendiente.

Tras la aprobación del informe en el Senado, el ministro Larroulet se mostró particularmente optimista y defendió el proyecto, asegurando que los parlamentarios que lo rechazaron están equivocados, pues la normativa contempla el registro de lobbistas ex post, es decir, queda en la autoridad sujeta de lobby la obligación de registrar a quienes acudan a ella. De no hacerlo, tanto el lobbista como la autoridad están sujetos a sanciones que van desde multas hasta la destitución.

“El gobierno del Presidente Piñera, está satisfecho y contento por esta aprobación, sin embargo, sabemos que aún falta el trámite en la Cámara Baja, pero esperamos que se tenga en cuenta el interés de los ciudadanos que esperan que el lobby, que es una actividad legítima, se realice con completa transparencia”, dijo el secretario de Estado.

La iniciativa, que permite regular las actividades de lobby remunerado y no remunerado, va a permitir transparentarlas, explicó Larroulet, quien está optimista del resultado que se produzca mañana miércoles en la sala de la Cámara de Diputados, donde se votará el informe tras el cual el proyecto estará listo para convertirse en ley.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV