viernes, 21 de septiembre de 2018 Actualizado a las 11:40

Empresa constructora del “elefante blanco” es la del ex Intendente de Piñera, Fernando Echeverría Vial

Contraloría levanta cargos contra director del Servicio de Salud O’Higgins por deficiencias y atraso en construcción del nuevo Hospital de Rancagua

por 17 febrero, 2014

Contraloría levanta cargos contra director del Servicio de Salud O’Higgins por deficiencias y atraso en construcción del nuevo Hospital de Rancagua
En diciembre pasado el órgano contralor envió la resolución al médico y a otros cuatro funcionarios, que enfrentan un sumario administrativo en torno a la construcción del recinto hospitalario, cuyo costo asciende a 84 mil millones de pesos. La obra, que presenta daños a la estructura, deficiencias y atrasos, estaría lista en octubre del año pasado. Pero ahora no tiene para cuándo terminarse.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La primera piedra del nuevo Hospital Regional de Rancagua fue puesta el 27 de enero de 2010 por la entonces Presidenta Michelle Bachelet. Cuatro años después, la obra –avaluada en unos 84 mil millones de pesos– aún no tiene para cuándo terminarse.

El fin de la construcción, a cargo de Consorcio Hospital Regional de Rancagua S.A., compuesto por  Comsa, OAS y la empresa constructora Echeverría Izquierdo –esta última presidida por el ex intendente Metropolitano y fugaz ministro de Energía, Fernando Echeverría Vial–, estaba programado inicialmente para  agosto de 2012.

Tras un demoledor informe de la Contraloría General de la República sobre el Servicio de Salud O’Higgins, que entre otras falencias detectó daños a la estructura, deficiencias y atrasos en la obra, se anunció que estaría listo en octubre del año pasado.

Pero esta nueva fecha tampoco se cumplió y se entregó otra: el próximo 21 de febrero. Plazo que, según fuentes del sector, es imposible que logre cumplirse.

La situación del hospital, cuyo costo corresponde a más de tres veces lo reunido en la última Teletón y que es la construcción en curso más grande del sector público, incluso fue abordada en una instancia investigadora de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Dentro de la investigación sobre la gestión financiera de Cenabast, Servicios de Salud y situación de la bacteria en la Posta Central, se abordaba la situación del Hospital de Rancagua. Pero las observaciones realizadas no se incluyeron en el informe que fue votado y rechazado en sala y que, entre otros puntos, se refería al no cobro de multas por parte del director del servicio, Cristián Gabella, relativas al “Hito 1”, correspondiente al término de obra gruesa.

Ante la comisión, el médico señaló que “en última instancia la responsabilidad del control recae en el subsecretario, que es quien, en definitiva, toma las decisiones políticas respectivas”.

Paralelamente a esto, la Fiscalía de la Región de O’Higgins realiza una investigación por los eventuales delitos de fraude al fisco y estafa en la construcción del recinto hospitalario.

En diciembre pasado, Contraloría asestó otro golpe al servicio, formulando cargos al director  y a otros cuatro funcionarios, esto como consecuencia de un sumario administrativo realizado en la institución pública.

Los afectados ya enviaron sus descargos.

Los cargos

En total, son 4 los cargos que enfrenta el director del Servicio de Salud.

El primero es por no haber adoptado las medidas de control jerárquico desde que asumió como director “para que las obras correspondientes a la construcción del Hospital Regional de Rancagua avanzaran en un porcentaje tal que permitieran terminarse el 11 de octubre de 2013, conforme lo establecido en el contrato y sus modificaciones”.

La resolución señala que Gabella tampoco ejerció acciones concretas para que las no conformidades con la empresa constructora, correspondientes a 2011 y 2012, fueran regularizadas oportunamente. El segundo cargo que enfrenta el médico está relacionado con no haber adoptado las medidas de control jerárquico para que las multas en que incurrió el Consorcio Hospital Rancagua, aplicadas en diversas resoluciones “por incumplimientos de contrato, se hubieren tramitado y hecho efectivas oportunamente”.

Esto, señala el órgano contralor, “sin perjuicio que la instalación del cielo enmaderado del segundo piso del sector norponiente de la edificación no se ajustó estrictamente a la planimetría del proyecto, por lo que en mayo de 2013, los tensores cedieron y el techo se desplomó en todo el piso, además la construcción del jardín infantil que forma parte del proyecto, fue emplazada 70 centímetros bajo los niveles establecidos, situación que se regularizaría con la instalación de una planta elevadora que sería de cargo de la empresa contratista, pero que constituye un costo  de funcionamiento y mantención permanente para el Servicio de Salud de O’Higgins a futuro”.

Además, la resolución señala que Gabella tampoco ejerció acciones concretas para que las no conformidades con la empresa constructora, correspondientes a 2011 y 2012, fueran regularizadas oportunamente.

El segundo cargo que enfrenta el médico está relacionado con no haber adoptado las medidas de control jerárquico para que las multas en que incurrió el Consorcio Hospital Rancagua, aplicadas en diversas resoluciones “por incumplimientos de contrato, se hubieren tramitado y hecho efectivas oportunamente”.

Además, el texto señala que tampoco se acreditó el término dentro de los plazos establecidos de una serie de ítems de la construcción que forman parte del “Hito 1”, que debieron haber sido finalizados en octubre de 2011, pese a lo cual su término aparece registrado en noviembre de ese año, ‘habiéndose incurrido en atrasos en el término de las obras con las consiguientes multas, las cuales no aparecen informadas ni sancionadas en el presente sumario administrativo”.

El tercer cargo que establece Contraloría contra Cristián Gabella, es haber permitido la tramitación conforme del estado de pago del 31 de mayo de 2012 por más de 3 mil 600 millones de pesos ($ 3.633.249.848),  “correspondiente al canje de las retenciones del 10% efectuadas en los estados de pago al Consorcio Hospital de Rancagua S.A., en circunstancias que dicha situación no estaba legalmente autorizada”.

Según detalla la resolución, las sumas de las retenciones de los estados de pago ascienden a $ 3.534.937.499, produciéndose una diferencia de $98.312.349, no aclarada”.

El último cargo que enfrenta el médico se refiere a no haber tomado medidas para regularizar la situación relativa al cambio de profesionales del proyecto de construcción del hospital, autorizado por la ex directora de Salud subrogante, María Angélica Moreno, ya que “no cumplían con el requisito mínimo de tener igual o superior experiencia en la cantidad de superficie de edificaciones hospitalarias respecto de los profesionales reemplazados”.

En tanto, los otros funcionarios que también enfrentan cargos son la jefa de finanzas del Servicio de Salud, Carolin Valenzuela; la jefa de Recursos Físicos, Silvia Reyes; el abogado del departamento jurídico, Jorge López; y el inspector técnico de las obras del Hospital, Rodrigo Faúndez.

Al respecto, desde el Servicio enviaron a este medio un comunicado señalando que “el 4 de octubre de 2013, la Contraloría Regional del Libertador General Bernardo O’Higgins envió a este Servicio el Informe Final Nº 1, que subsana las observaciones administrativas y constructivas relevantes respecto al proyecto de construcción del Nuevo Hospital Regional de Rancagua. Sin perjuicio de ello, dicho ente contralor, determinó un plazo para informar sobre asuntos pendientes. Dicho informe fue enviado por parte del Servicio de Salud O’Higgins el 10 de diciembre pasado, encontrándose pendiente la resolución del organismo de control hasta hoy. En paralelo, se han tomado todas las acciones de orden administrativo de acuerdo a lo que la Contraloría Regional ha indicado en su informe. Mientras se espera la respuesta del ente contralor regional se inició un proceso sumarial mediante el cual se han notificado cargos a funcionarios relacionados con la ejecución del nuevo Hospital Regional de Rancagua”.

El mismo comunicado agrega que “dado que este proceso se encuentra en la etapa de presentación de descargos y que tiene carácter de reservado no es posible comentar al respecto, tal como lo señala la norma vigente”.

Desde el Servicio detallan que “durante la construcción del nuevo Hospital Regional Rancagua se han cursado nueve multas por un total de $ 46 mil 180 UF. De estas, ocho ya fueron descontadas a la empresa constructora. La multa impuesta en relación al Hito 1  fue notificada a la empresa, quien interpuso acción judicial  para suspender el cobro de las garantías ordenado por el primer juzgado civil de Rancagua,  juicio que aún se mantiene en tramitación”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV