Sábado, 1 de octubre de 2016Actualizado a las 01:40

Tras minuta se alinean movimientos sociales y ya lo estudia la Segpres

El documento de Revolución Democrática que dio con la fórmula para que la asamblea constituyente sea también institucional

por 22 abril 2014

El documento de Revolución Democrática que dio con la fórmula para que la asamblea constituyente sea también institucional
Hace cuatro meses el movimiento político liderado por Giorgio Jackson le entregó una propuesta a Bachelet en campaña. ¿La idea? Realizar dos reformas y facultar a la Presidenta para convocar a un plebiscito; una fórmula que contempla los tres requisitos mencionados en la campaña: que la opción sea democrática, participativa e institucional. El documento no sólo encuentra hoy respaldo en los grupos que han levantado el tema desde el movimiento social. También es uno de los mecanismos que revisa La Moneda.

La tarde del 27 de marzo, las distintas iniciativas y grupos que han apoyado la idea de realizar una Nueva Constitución se reunieron en la Fundación Friedrich Ebert, en Providencia. Hasta allí llegaron miembros del movimiento para el Plebiscito por una nueva Constitución, Marca tu Voto, Revolución Democrática, y representantes de importantes figuras políticas, como Nicolás Cataldo, del equipo de Camila Vallejo.

¿La idea? Generar el primer punto de encuentro para consensuar ideas y diagnósticos sobre la agenda en torno a una nueva Constitución; pero también generar acciones a futuro, cuando el tema suba de prioridad en la agenda del gobierno y el debate ideológico también escale en el tono.

El gobierno ya ha sido claro. Pese a que entre los pilares de la nueva administración de Michelle Bachelet la Reforma Constitucional es fundamental, está en carpeta recién para el segundo semestre, y los movimientos que han estado al centro del debate ya suman votos por una apuesta que cumpla con las características señaladas en el programa. Es decir, que sea democrática, participativa e institucional.

En tal contexto es que esa tarde, en Fundación Friedrich Ebert, la mayoría de los presentes concordó en que la alternativa que más los convence es un documento llamado “Vía institucional hacia una Asamblea Constituyente”, elaborado por Revolución Democrática el año pasado y que fue entregado en campaña a Michelle Bachelet hace cuatro meses.

LA PROPUESTA

El documento propone realizar dos reformas a los artículos 15 y 32 de la Constitución. Ambas reformas requieren un quórum de 3/5 de los diputados y senadores en ejercicio (72 diputados y 23 senadores) y facultarían expresamente a la Presidenta de la República a convocar a plebiscito.

Actualmente, el artículo 15 señala que “en las votaciones populares, el sufragio será personal, igualitario, secreto y voluntario. Sólo podrá convocarse a votación popular para las elecciones y plebiscitos expresamente previstos en esta Constitución”.

La propuesta es que el artículo se cambie por uno que habilite al Presidente a convocar a un plebiscito que consulte el mecanismo más apropiado para construir la nueva Constitución. Lo importante sobre este cambio, señalan, es que haya esa posibilidad de consulta dentro de la Constitución, algo que hoy no existe. Una opción es que se elimine el carácter taxativo que tiene el artículo 15, cuando dice que “solo podrá convocarse a votación popular para elecciones y plebiscitos expresamente previstos en la Constitución”.

En el caso del artículo 32, se establecen las atribuciones especiales del Presidente de la República y, dentro de ellas, en el N° 4, se dispone: “Convocar a plebiscito en los casos del artículo 128”. Esto significa que hoy el Presidente (en este caso, la Presidenta) sólo puede convocar para el caso de dirimir conflictos entre el Ejecutivo y el Legislativo frente a una reforma constitucional. La propuesta de Revolución Democrática es que se modifique el artículo 128 por el 15 modificado.

Pablo Paredes, coordinador nacional de RD, explica que este documento fue creado por el movimiento como una forma de contribuir al debate en el tema constitucional. “Como RD, desde nuestros congresos del año pasado que la Asamblea Constituyente y la agenda de educación son temas prioritarios. La decisión del movimiento es hacer todo lo posible para que la AC deje de ser consigna y sea una realidad. Nos parece importante enfrentar con esta propuesta institucional la campaña que ha hecho la derecha de decir que la AC queda fuera de la institucionalidad”, precisa Paredes.

El documento se comenzó a gestar el año pasado desde la comisión de reformas, según cuenta Paredes, y en su creación tuvieron una serie de conversaciones con diversos actores del mundo social. La propuesta final fue pensada por los abogados del movimiento Rodrigo Mora y Javiera Ascencio y también contó con la participación de Jorge Contesse, que no pertenece a RD.

Sin embargo, el camino de elaboración fue largo. Un hito antes de comenzar a escribir el documento fue un seminario que RD realizó en junio del año pasado: “El Qué y el Cómo: preguntas para una nueva Constitución”. En ese momento, en el ex Congreso Nacional, participaron representantes de la sociedad civil, de la academia, y del movimiento. “Participó Alex Muñoz, de Oceana, Giorgio Jackson (RD), Roberto Gargarella (profesor de Derecho Constitucional de Argentina) y Carla Sepúlveda (RD), entre otros. Ellos expusieron y fueron parte del camino que recorrimos para llegar a la minuta final que presentamos en diciembre”, dice Javiera Ascencio.

Entre los invitados –cuenta Javiera Ascencio– también fue plato fuerte el abogado Tomás Jordán, quien actualmente es el coordinador constitucional en la Segpres. En mayo del año pasado Jordán escribió una columna de opinión donde hacía hincapié en la participación. “Una nueva Constitución debe reparar el grave defecto de la actual y que es la exclusión de la sociedad civil de lo político. La Constitución debe cumplir una función de norma habilitante al ‘diálogo político plural y abierto’ de la sociedad”, escribía Jordán en El Mostrador.

Javiera Ascencio explica que tras aquella jornada en el ex Congreso, se realizó otra, abierta a todos los miembros de RD. “La minuta de diciembre fue producto del trabajo de la comisión de reformas, el profesor Jorge Contesse, y la directiva del movimiento”, explica Ascencio.

ALINEADOS

Genaro Cuadros, coordinador de Marca AC (durante la campaña presidencial, Marca tu Voto), dice que las iniciativas en torno a la idea de generar un cambio constitucional y una Asamblea Constituyente, coincidieron en que debían avanzar en posicionar la AC a partir de un mecanismo que la haga posible y viable. “Ese mecanismo, el que aparece como participativo, democrático e institucional, es la posibilidad de que se introduzca una modificación sobre la posibilidad de convocar a un plebiscito. Es darle facultades a la Presidenta para que convoque a un plebiscito”, señala Cuadros, coincidiendo con la propuesta de RD.

Sobre la propuesta de RD, Carlos Ominami, uno de los impulsores del movimiento por el Plebiscito para una Nueva Constitución, también coincide en que el documento genera consenso y que su ejecución pasa por que exista la voluntad política. “Ellos tienen una propuesta súper precisa y en la que estamos todos de acuerdo, que es la fórmula legal de salida. En el fondo, si toda la Nueva Mayoría se alinea en torno a esta idea de plebiscito, ese quórum es perfectamente alcanzable, porque sabemos que senadores como Antonio Horvath estarían disponibles para ello. Es un tema de voluntad política. La tesis básica es que esto cumple perfectamente con los criterios que planteó la Presidenta. O sea, es un mecanismo participativo, democrático e institucional”, recalca Ominami.

En La Moneda siguen atentamente las discusiones constitucionales porque, si bien la viabilidad técnica de la propuesta que anuncie Bachelet es importante, es fundamental que ésta tenga piso político. Y si hay algo claro es que cada vez que se menciona la posibilidad de una Asamblea Constituyente más de alguien se eriza. Uno de esos ejemplos son las reacciones que despertó la entrevista de Guillermo Teillier en La Tercera, cuando a comienzos de abril expresó: “La Presidenta nos ha dicho que no descarta la Asamblea Constituyente”.

Son todas estas variables las que se monitorean en La Moneda para dar con el mecanismo que finalmente se plantee, porque tanto la forma como el fondo se están contemplando de la mano. Para el gobierno también es crucial el ingrediente de la participación ciudadana. Por esto es que la propuesta de Revolución Democrática no sólo cuenta con el respaldo de los movimientos ciudadanos, sino que es una de las fórmulas que estudia el equipo de abogados encargados de la reforma en la Segpres.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes