Jueves, 29 de septiembre de 2016Actualizado a las 20:17

El timonel de la UDI dice que es hora de volver a hacer política desde las convicciones

Melero: “La izquierda renovada se acabó, fue un veranito de San Juan, y ha vuelto a gobernar con un sello ideológico”

por 4 mayo 2014

Melero: “La izquierda renovada se acabó, fue un veranito de San Juan, y ha vuelto a gobernar con un sello ideológico”
En cuanto al fracaso en las pasadas elecciones, el diputado sostiene que existen factores que responden a los cambios en la sociedad y la habilidad política de la Nueva Mayoría “con una candidata muy emblemática para instalar un discurso y un relato que logró destruir el cambio cultural que habíamos logrado instalar en Chile. Por eso que la derrota en diciembre no fue solo una derrota electoral, fue una derrota política y cultural en que los grandes paradigmas de la centroderecha se vieron cuestionados y destrozados”.

El presidente de la UDI, Patricio Melero, estima que la opinión pública no ha percibido todo el cambio que ha significado el paso de la Concertación a la Nueva Mayoría, debido a que la “izquierda renovada se acabó, fue un veranito de San Juan”, porque han vuelto a gobernar con un sello ideológico para hacer lo que no se pudo en 20 años.

En declaraciones a El Mercurio, el diputado gremialista afirma que su partido está saliendo de un proceso eleccionario en donde los resultados fueron malos, pero “después de la jornada de Punta de Tralca hemos tenido la capacidad de posicionar y establecer nuestro proyecto político a futuro y eso pasa porque estamos en la hora de volver a hacer política desde las convicciones, y tenemos la misma fuerza que de inicios de los 90 para dar esa batalla”.

“La opinión pública en general no ha percibido en toda su magnitud el enorme cambio que ha significado el paso de la Concertación a la Nueva Mayoría. Y digo esto porque la izquierda renovada se acabó, fue un veranito de San Juan, y ha vuelto la idea de gobernar con un sello ideológico para hacer los que no pudieron hacer durante 20 años”, explicó.

Melero expone que existen factores que responden a los cambios en la sociedad y la habilidad política de la Nueva Mayoría “con una candidata muy emblemática para instalar un discurso y un relato que logró destruir el cambio cultural que habíamos logrado instalar en Chile. Por eso que la derrota en diciembre no fue solo una derrota electoral, fue una derrota política y cultural  en que los grandes paradigmas de la centroderecha se vieron cuestionados y destrozados”.

Sin embargo, el mea culpa que hace sobre el fracaso electoral lo comparte con la Alianza y con el Gobierno del ex Presidente Sebastián Piñera y “por eso no veo otro camino para enfrentar lo que está ocurriendo en Chile que no sea desde la reflexión de una Alianza muy unida que esté de acuerdo en lo fundamental”.

En cuanto a que RN se ha mostrado abierto a introducir modificaciones al actual sistema electoral, el timonel del gremialismo precisa que “cuando nuestro diagnóstico es que la ideología tiene capturada la agenda política, hoy la falta de unidad o las posturas díscolas en la Alianza se van a pagar mucho más caro que hace unos años. Y digo esto porque hoy estamos enfrentando no a competidores, sino que a adversarios con un poder formidable y que está actuando de forma muy unida”.

En cuanto al sistema binominal, Melero explica que su partido ha asumido que no va a poder seguir funcionando en el país, porque “se le ha demonizado harto y se le ha consignado un montón de culpabilidades al sistema sobre el deterioro de la política. Ese ya es un hecho, y por consiguiente estamos disponibles para cambiar el sistema binominal, pero de la base del proyecto del gobierno de Sebastián Piñera”.

Asimismo, admite que la situación más dura que debió enfrentar al mando de la tienda fue la enfermedad de Pablo Longueira, pero al mismo tiempo asegura que su satisfacción fue el triunfo que obtuvo en las primarias al ganarle a Andrés Allamand en poco tiempo.

Sin embargo y pese a la pérdida de diez diputados y la presidencial en los últimos comicios, el dirigente se muestra optimista en que la UDI sabrá salir adelante, ya que “se va a mantener y seguir creciendo por el perfil popular que hemos asumido y que debemos reactivarlo a la luz de la nueva composición que tiene la sociedad chilena”.

En ese sentido, estima que la UDI popular “comenzó a desperfilarse, desde mi percepción, después de la primera elección de Joaquín Lavín –comicios en los que estuvimos a punto de alcanzar la presidencia–, desde el 2000 hacia adelante. Es un proceso que ha llevado catorce años y que progresivamente nos hemos ido alejando de nuestro perfil popular”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes