Miércoles, 27 de julio de 2016Actualizado a las 22:12

Alicia Vergara busca a su hermano detenido por Carabineros y luego desaparecido en Alto Hospicio:

“Si fuéramos gente con plata ya habrían encontrado a mi hermano”

por 15 febrero 2016

“Si fuéramos gente con plata ya habrían encontrado a mi hermano”
El 13 de septiembre del año pasado, una patrulla de Carabineros se llevó a José Antonio Vergara desde su casa, en el sector de La Tortuga. La versión de los cuatro uniformados –quienes fueron dados de baja– es que lo dejaron tirado en la ruta. Sin embargo, Alicia cree que lo golpearon hasta matarlo y que después lo enterraron. Desde entonces, armados de rastrillos y palas, ella y su familia barren la pampa con la intención de hallarlo.

Aunque en invierno las nubes se toman Alto Hospicio, durante el verano los rayos del sol caen como cuchillos sobre la pampa. Ni el viento constante –que sopla sobre las cabezas de los más de 90 mil habitantes– da tregua al calor que derrite hasta las piedras.

El domingo 7 de febrero, con ese sol sobre su espalda, el esposo de Alicia Vergara encontró un cráneo. No tuvo que remover la tierra ni usar una de las cuatro palas con las que él, junto a Alicia, además de sus cuñadas y suegro, se arman para salir a barrer las quebradas cada fin de semana, desde hace cinco meses, cuando el hermano de Alicia, José Antonio Vergara (22), desapareció. Es decir, desde que el 13 de septiembre de 2015 cuatro carabineros entraron en su casa, en el sector La Tortuga de Alto Hospicio, y se lo llevaron para siempre.

Los restos estaban a simple vista, empolvados apenas por el desierto.

“Esa es una muestra de que no buscan bien”, dice Alicia, que está convencida de que quienes buscan el rastro de su hermano no se han esmerado lo suficiente. “Este hallazgo es un ejemplo de eso. Se supone que la PDI pasó por este sector y ellos no vieron lo mismo que nosotros”, cuenta. Se refiere al sector de camino a Caleta Buena, a 14 kilómetros al norte de Alto Hospicio.

Después del cráneo, encontraron un cuerpo completo. Un cuerpo que no es de su hermano y al que aún le buscan un nombre.

“Llegamos hasta este sector por una mentalista de La Serena, que nos dijo que teníamos que rastrillar por acá. Pero también nos dijo que, antes de encontrar a mi hermano, íbamos a toparnos con otros cuerpos. El Gope también ha hecho trabajo de búsqueda, pero nadie lo ha buscado como nosotros, con la desesperación que nosotros lo hacemos. Si fuéramos familiares de algún PDI o si fuéramos gente con plata, ya lo habrían encontrado”, manifiesta Alicia.

Ese 13 de septiembre, cuando José Antonio desapareció, la esposa del papá de Alicia, Jacqueline, había llamado a Carabineros porque el joven tenía una violenta crisis producto de la esquizofrenia que se le gatilló a los 20 años. Un carro policial llegó hasta la casa a buscarlo. Lo sacaron esposado, pero nunca lo llevaron hasta la Tercera Comisaría, hasta donde se suponía que lo trasladarían. Lo abandonaron en la vía pública. Por eso, en octubre, cuatro carabineros fueron dados de baja.

“Yo supe, por terceras personas, que lo habían golpeado hasta matarlo –relata Alicia– y que después lo enterraron. Yo le dije eso a la Policía, pero no me tomaron en cuenta. Ni siquiera toman en cuenta las pistas que les podamos dar. Parece que no les importara”.

El día que desapareció, José Antonio usaba un pantalón de buzo gris, una polera y un chaleco color sandía.

Ese 13 de septiembre, cuando José Antonio desapareció, la esposa del papá de Alicia, Jacqueline, había llamado a Carabineros porque el joven tenía una violenta crisis producto de la esquizofrenia que se le gatilló a los 20 años. Un carro policial llegó hasta la casa a buscarlo. Lo sacaron esposado, pero nunca lo llevaron hasta la Tercera Comisaría, hasta donde se suponía que lo trasladarían. Lo abandonaron en la vía pública. Por eso, en octubre, cuatro carabineros fueron dados de baja.

En esta entrevista telefónica –que a veces se interrumpe por el viento– Alicia señala que en la familia sienten que ha habido discriminación desde el primer momento. “Cuando desapareció, fuimos durante 17 días seguidos a la Comisaría para preguntar por él y siempre nos contestaron cualquier cosa. Solo después de ese tiempo, se dieron cuenta de que algo irregular había pasado”, detalla.

-¿Estaba con tratamiento para la esquizofrenia?
-Ni siquiera tenía un diagnóstico. Cuando aparecieron las primeras crisis, lo llevamos al Cosam para que lo atendieran, pero finalmente fue otro sicólogo quien nos dijo que, por las cosas que le pasaban –escuchaba voces y sentía que le hablaban–, él tenía esquizofrenia. Es que acá la salud tampoco es buena. Cuando mi hijo menor tenía seis meses lo llevé al consultorio para que le hicieran un control, pero me dijeron que no había enfermera y me pusieron en lista de espera. Me llamaron cuando él tenía tres años.

-¿Por qué sientes que ha habido discriminación?
-Porque uno es gente humilde o quizás porque mi hermano era enfermo. De repente vamos a pedir ayuda a las autoridades y nunca se cumplen las cosas que nos prometen. Por ejemplo, a la Intendencia le estamos pidiendo hace mucho tiempo que nos ayuden a traer un equipo que puede encontrar restos humanos. Ese equipo existe, pero es como si no nos escucharan. Para traer a la síquica que contactamos, les pedimos ayuda para comprar los pasajes y tampoco lo pudimos lograr, porque sacamos plata del bolsillo de nosotros.

-¿Cómo ha sido la respuesta de Carabineros?
-Se supone que ellos iban a ir todos los días con alguien de la familia para buscar, pero no ha sido así. Se comprometen en muchas cosas, pero nada se concreta. Es lo mismo que vivimos cuando fuimos muchas veces a la comisaria a buscar a mi hermano y solo recibimos portazos. Sí hemos tenido ayuda del diputado Hugo Gutiérrez y sus abogados; ellos sí han sido un 7. El Instituto de Derechos Humanos presentó una querella, pero tampoco se han acercado a la familia. A nosotros tampoco nos queda claro si fueron solo 4 carabineros los que están involucrados o hay más gente metida. Además, hemos sabido que hay movimientos de carabineros, que han reemplazado a algunos y esa información tampoco la tenemos. Lo único que pedimos es que se comprometan con la búsqueda, como nosotros. Pero ellos no mueven la tierra, solo caminan por la pampa.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes