Jueves, 25 de agosto de 2016Actualizado a las 13:30

Apunta a quema de camiones y violencia en el procedimiento

Ex jesuita Luis García-Huidobro denuncia apremios ilegítimos de carabineros a detenidos mapuche

por 18 febrero 2016

Ex jesuita Luis García-Huidobro denuncia apremios ilegítimos de carabineros a detenidos mapuche
Acérrimo defensor de la causa mapuche y residente hace unos años en Tirúa, concede una entrevista a El Mostrador a raíz de la detención de ocho comuneros el pasado 10 de febrero en un camino colindante con fundos de la Forestal Mininco, bajo los cargos de porte ilegal de armas y robo de madera. García-Huidobro entrega su versión de los hechos, que incluye la quema de los camiones de los detenidos, el uso de una casa particular como base de operaciones y la denuncia de abusos policiales. Hace también un llamado al Instituto Nacional de Derechos Humanos para que tome cartas en el asunto e interponga una querella contra Carabineros.

Luis García-Huidobro, el ex seminarista jesuita que abandonó la Iglesia católica para vivir de la tierra con las comunidades mapuche de la zona de Ercilla y defender la causa de la recuperación de territorios, está muy preocupado en estos días. García-Huidobro, quien en su momento fue condenado por receptación y porte ilegal de armas de fuego, denuncia serias irregularidades en la detención de ocho personas del pueblo mapuche el pasado miércoles 10 de febrero por parte de Carabineros en la comuna de Tirúa. De acuerdo al ex religioso, los efectivos policiales habrían quemado dos vehículos pertenecientes a los detenidos, además de efectuar eventuales apremios ilegítimos en contra de estos.

Ese día fueron detenidas ocho personas, todas mapuche, en el camino entre Puerto Choque y Paillaco, seis por supuestamente haber robado madera y dos por porte ilegal de armas. Desde ahí fueron trasladadas a la comisaría de Cañete y posteriormente formalizadas, quedando dos –los acusados de portar armamento– en prisión preventiva durante los tres meses que se extenderá la investigación.

Sin embargo, García-Huidobro dice que el procedimiento fue absolutamente anormal y entrega su versión basada en los testimonios de los acusados.

-La semana pasada se detuvo a ocho personas en un camino colindante con los fundos de la forestal Mininco, por supuestamente haber robado madera y llevar armas. Pero, según usted, ¿qué ocurrió realmente?
-Como a las cuatro de la mañana se junta un operativo grande de Carabineros de Chile en Tranaquepe, la hora la sé porque uno de los chiquillos detenidos escuchó en la comisaría a los carabineros decir que estaban desde esa hora. Se juntaron en Tranaquepe en una casa particular que cuenta con protección policial, yo desconozco el tema legal, pero creo que ahí hay una irregularidad, y ellos usaron esa casa como base para el operativo.

-¿Y esta casa de quién es?
-De una persona que tiene protección policial. Ahí viven carabineros. Entonces, desde las cuatro de la mañana se junta ahí un contingente grande, varios blindados, póngale unos cien efectivos, que es lo que se reúne cuando hay operativos grandes. Y desde ahí unos veinte carabineros partieron a un sector a diez kilómetros, al camino público entre Puerto Choque y Paillaco. Esos efectivos sabemos que eran del Gope porque uno de los chiquillos, mientras un carabinero le pegaba, lo miró feo y el carabinero le respondió: “¡Qué me mirai, feo! ¿No sabís que yo soy del Gope?”. Estos efectivos se quedaron ahí en ese camino, escondidos, voltearon un árbol para cerrar el paso y se pusieron a detener a todo vehículo que pasara. Ya a las 9 de la mañana comenzó a pasar gente por ese camino, porque es público y está entre dos localidades. En ese momento a persona que pasaba la detuvieron y la amarraron.

-¿Bajo qué cargo fueron detenidos?
-La versión que ha aparecido en la prensa, la oficial de Carabineros, es que hubo un operativo por robo de madera según ellos en Tranaquepe. Eso es lo interesante, que ellos dijeron que el operativo fue en el sector donde ellos tuvieron el campamento base, pero el operativo fue a 10 kilómetros de ahí. Pero no hay madera incautada, y los dos vehículos requisados fueron incautados porque tenían encargo por robo, no porque hayan sido utilizados para robar madera, y además las personas fueron detenidas en un camino público, no en un fundo de Mininco, que está al costado suroriente.

556

-¿Y después de ser detenidas a dónde fueron llevadas estas personas?
-Fueron llevados en dos grupos. Lo que ocurre es que estuvo pasando gente durante toda la mañana por el camino, entonces un primer grupo fue llevado, póngale a la una de la tarde, hacia Tranaquepe, a la casa de esta persona con protección policial, en una camioneta Mahindra gris. Desde ahí los agarraron en un vehículo blindado y los llevaron a la comisaría de Cañete. Luego, un segundo grupo fue llevado en camionetas de los mismos comuneros.

-¿Ese fue el grupo al que le quemaron sus camiones?
-Sí. Eran dos vehículos. Uno, el camioncito chico Ford viejo, creo que lo quemaron de pura pica, ahí se pusieron a gritar “a estos indios hay que quemarlos”, pero el segundo vehículo que quemaron lo querían usar para el traslado de los detenidos, pero pasa que este vehículo estaba sin frenos y su dueño solo lo usaba en primera velocidad. Como el carabinero no sabía, se le fue el vehículo y se incrustó en una mata, entonces enfurecido le prendió fuego.

“Lo más grave que a mí me parece –porque carabineros desquitándose pegando patadas y golpes de puño ya es hasta normal y pasa en muchas partes–, es lo de las camionetas quemadas y el hecho de que a dos jóvenes les bajaban los pantalones y los carabineros hacían el ademán de penetrarlos”.

-¿Los carabineros entonces quemaron esos vehículos?
-Sí, ellos los quemaron, yo tengo un video de eso. El primer vehículo que quemaron iba con dos personas adentro, y les lanzaron una bomba lacrimógena y una bomba de ruido al interior de la cabina. Todo eso los dejó bien atontados, entonces los sacaron de la cabina y los pusieron atrás en la carrocería y ahí le prendieron fuego a la cabina y se pusieron a gritar: “¡A estos indios de mierda hay que quemarlos no más!”. Ahí podrían haber quemado a los cabros, si ellos estaban en la carrocería mientras la cabina ardía, cualquier descuido los habría matado. Luego los bajaron de la carrocería a estos dos jóvenes y les echaron bencina, todavía tienen las marcas del combustible en los genitales y en la cintura, tienen toda esa zona irritada porque quedaron todo el día y toda la noche con bencina en el cuerpo, al mismo tiempo que amenazaban con quemarlos. Después los subieron a una camioneta incautada que no habían quemado y se los llevaron a la casa en Tramaquepe y luego a Cañete.

-¿Y cuánto tiempo estuvieron detenidos?
-Mira, ellos (los carabineros) tenían una persona civil que les iba diciendo “este sí, este no”. A uno lo tuvieron desde las 10 de la mañana hasta las cuatro de la tarde y ahí recién se lo llevaron a la comisaría, todo ese rato antes lo habían estado golpeando. Lo más grave que a mí me parece –porque carabineros desquitándose pegando patadas y golpes de puño ya es hasta normal y pasa en muchas partes–, es lo de las camionetas quemadas y el hecho de que a dos jóvenes les bajaban los pantalones y los carabineros hacían el ademán de penetrarlos. En lenguaje coloquial, “los punteaban”.

-¿Pero cómo? ¿Los penetraban?
-No, los “punteaban” como te digo, porque los carabineros no se bajaban los pantalones, solo se los bajaban a los detenidos. Les decían: “Te voy a violar si no me dices dónde está tal persona o dónde están las armas”. Esto costó mucho que los cabros lo contaran, por vergüenza y por miedo a las burlas.

camión quito

-¿Todo lo que ocurrió lo sabes por el relato de ellos?
-Sí. Mira, ocho fueron detenidos, pasaron la noche en comisaría; de esos, seis fueron dejados en libertad y dos quedaron en prisión preventiva. Y con los seis que quedaron libres fuimos al lugar de los hechos, nos mostraron las heridas y nos relataron todo paso a paso. Eso es lo que queríamos hacer con el Instituto de Derechos Humanos, pero la gente que nos mandaron estaba apurada, yo creo que por volver a Concepción antes de que se acabara su horario laboral.

-¿El Instituto de Derechos Humanos les mandó a gente entonces? ¿A raíz de una denuncia?
-No. Yo creo que alguien más les avisó, porque yo los llamé y me dijeron “ya vamos en camino, juntémonos allá”. Ellos llegaron a la audiencia de formalización, entraron primero al calabozo a ver a los cabros, les dijeron que sería bueno que hicieran de nuevo la constatación de lesiones porque en esta aparecen solamente lesiones leves. Fueron con una de las familias de los detenidos al lugar del suceso y escucharon el relato de uno de los detenidos que no fue llevado a comisaría el día de la detención. Ahí escucharon ese relato pero solo ese, solo fotografiaron los vehículos quemados pero no las heridas de los jóvenes. Se fueron y yo quedé molesto porque me dio la impresión de que solo les interesaba cumplir horario. Ellos quedaron de poner una demanda, pero nosotros también queremos que esto se denuncie a la opinión pública y se sepa.

-Los que quedaron en prisión preventiva por porte ilegal de armas, ¿tenían armas en su poder?
-No me consta, eso es lo que dijeron los carabineros.

-¿Y qué ha dicho Carabineros frente a esto?
-Ellos sacaron de inmediato una versión oficial de un operativo por robo de madera en Tranaquepe, eso fue lo que salió en la prensa y no han tenido necesidad de decir nada más, porque a nosotros ningún medio nos ha tomado en cuenta, entonces esto no se ha sabido, no sé si será por temor de publicarlo o porque están todos de vacaciones. Al único carabinero que le escuché decir algo fue cuando, al otro día de los hechos, fuimos a la comisaría. Íbamos entrando y le pregunté a un carabinero si podía ingresar con un teléfono para grabar las heridas de los detenidos. Se encogió de hombros y nos dijo “esto no puede ser, a nosotros no nos pagan por torturar”, pero de todas maneras no me pudo permitir entrar con el teléfono por un asunto de reglamento.

-¿Y han presentado ustedes algún tipo de denuncia o querella?
-No, eso lo va a hacer el Instituto de Derechos Humanos. No nos da para pagar tantos abogados, porque además hay que costear las defensas de los imputados y ayudar económicamente a sus familias. El Instituto de Derechos Humanos quedó de venir la próxima semana, yo llamé a Lorena Fries y me respondieron que estaba de vacaciones, pero que se estaba viendo todo. Espero que sea así, porque dependemos de esa querella.

-¿Por qué crees, según tu opinión, que ocurre todo esto si no se han encontrado armas ni madera?
-Lo que pasa es que todo ese territorio donde ocurrió esto es un territorio actualmente en conflicto. Pero los carabineros no hicieron el operativo en el fundo Choque, de Forestal Mininco, sino que en un camino público deteniendo a cualquiera que pasara. Ya ha habido otros enfrentamientos en ese fundo, es un territorio en recuperación, pero no pillaron a nadie in fraganti haciendo nada, simplemente detenían a todo el que pasara y un “sapo” que tenían les decía “este sí, este no”. Las personas detenidas no tienen ningún cargo por haber participado en un enfrentamiento. Si tú me preguntas si alguno de ellos participa en la recuperación de territorio, puede ser, pero no fueron detenidos por eso.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes