Jueves, 25 de agosto de 2016Actualizado a las 09:50

Boric: "En el Congreso hay muchos parlamentarios que son funcionarios de empresas"

por 4 marzo 2016

Boric:
El único sector con conciencia de clase hoy es el empresariado, que a su vez utiliza a vastos sectores políticos para asegurar su condición de privilegios. Yo me he ido convenciendo que la elite política sí es corrupta", aseguró el diputado.

El diputado por Magallanes de la Izquierda Autónoma, Gabriel Boric desde que llegó al Congreso ha sido una voz disidente respecto de las conductas que parecen habituales al interior del parlamento. El ex líder estudiantil, quizá por su independencia financiera y política de los conglomerados tradicionales, cada vez que puede, pone el dedo sobre la llaga de la "fronda" que domina el poder político. Y esta vez, en conversación con The Clinic, no fue la excepción.

Gabriel Boric se refirió a la crisis de confianza y representatividad que golpea a las instituciones políticas y especialmente al Congreso.

"La magnitud de la crisis de representatividad tiene múltiples dimensiones: el parlamento es de las instituciones más desprestigiadas del país, a los partidos políticos nadie les cree, y en las elecciones anteriores votó el 40% y quizás cuántos lo van a hacer ahora. No hay que minimizar la crisis, ni pasarse rollos que estamos en una suerte de situación prerrevolucionaria donde mañana se cae todo, porque no hay una crisis de las instituciones propiamente tal, sino de la credibilidad, de las actuales formas de representación de la sociedad", asegura.

Para Boric el parlamento actual "no representa la diversidad de la sociedad chilena, sino que a una elite machista, santiaguina y de clase alta, es un acto fallido de democracia. Ahora, creo que es un espacio que hay que rescatar y la mejor manera de hacerlo es criticándolo. En el Congreso hay de todo, son 120 diputados y no meto a todos en el mismo saco, pero en general son hijos, hermanos o parientes de"

Aunque no están todos en el mismo saco, Boric si tiene un diagnóstico generalizado, que incluye ejemplos con nombre y apellido.

"El Congreso es totalmente mediocre, sobre todo en el nivel de debate. La mayoría de los parlamentarios están dedicados al clientelismo más que a la política como transformadora de la realidad. Gustavo Hasbún, Ignacio Urrutia, y Felipe Kast son el paradigma de lo absurdo, pero también está el parlamentario que presenta un proyecto de ley cada vez que pasa algo y sólo para figurar en la tele", afirma. "Esos proyectos no terminan en nada, porque no tienen respaldo ciudadano detrás. La cantidad de proyectos pelotudos que se presentan sólo para figurar es enorme", enfatiza.

Pero no todo es tan malo y así como no se ahorra las críticas, el diputado nombra a los "colegas" que a su juicio destacan en su trabajo.

"El parlamento es como un curso de colegio, hay gente buena onda, los que no hablan, los mateos, los chantas, y los buenos para la talla. Con la mayoría hay una sana distancia. Hay parlamentarios a los que respeto mucho, como Osvaldo Andrade y Pepe Auth, con quienes se puede tener debate ideológico. A pesar de que estoy en desacuerdo con sus ideas, a Jaime Bellolio también lo respeto harto, porque creo que es un tipo articulado. Lo mismo pasa con Víctor Torres y Karla Rubilar, a quienes les reconozco varias propuestas interesantes en materia de salud. Son gente que hace la pega silenciosamente y que no tratan de figurar", afirma.

Sin embargo, para Boric lo más preocupante parece ser la estrecha relación entre el dinero de las empresas y los políticos que impulsan las leyes, ejemplos hay varios en el último tiempo y el parlamentario no esquiva el bulto, por el contrario.

"En el Congreso hay muchos parlamentarios que son funcionarios de empresas. El otro día leía a Hernán Larraín y su opinión da cuenta de que esto se va a seguir repitiendo, porque decía que al final todos lo hacían. Algunos no son capaces de ver el rapto de la democracia que implica que los empresarios financien una campaña. Ellos no hacen filantropía, invierten, y hubo muchos grupos empresariales que sacaron electos varios parlamentarios. Para mí, Fulvio Rossi es un funcionario de SQM, Jorge Insunza de las mineras y, bueno, todos los funcionarios de Penta que conocemos", dice.

La visión de Boric incluye el diagnóstico de que hasta el momento, las autocríticas que pueden haberse hecho, no son suficientes, porque los políticos en el fondo, siguen pensando que el financiamiento irregular, no es corrupción.

La naturalización que hace Longueira, y que después fue aplaudido por Juan Pablo Letelier y por José Miguel Insulza, es una cuestión que da cuenta que por mucho que hayan hecho autocríticas, al final siguen pensando lo mismo. El único sector con conciencia de clase hoy es el empresariado, que a su vez utiliza a vastos sectores políticos para asegurar su condición de privilegios. Yo me he ido convenciendo que la elite política sí es corrupta. (...)  La gracia de estos hombres es que generan consensos en las clases subalternas, que creen que sus propios intereses están representados. Con ese tipo de cosas nosotros tenemos que mantener un límite radical, romper con ellos. Decir derechamente que no estamos de su lado", asegura.

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes