Jueves, 29 de junio de 2017 Actualizado a las 12:08

El sociólogo se lanza a la carrera presidencial y afirma que su proyecto “no es la retroexcavadora”

Alberto Mayol, precandidato del Frente Amplio: “Cuba es una dictadura”

por 3 marzo, 2017

Alberto Mayol, precandidato del Frente Amplio: “Cuba es una dictadura”
Después de hacerse conocido por dar marco teórico al movimiento de 2011 y alzarse como intelectual icónico entre quienes impugnan el modelo neoliberal, entra de lleno a la cancha de la disputa por el poder, donde competirá por ser el abanderado del referente de izquierda que lideran Boric y Jackson. Dice que hay que poner fin a las AFP, reforzar la educación pública, pero sin barrer con quienes han comprado la lógica aspiracional. También apuesta a la expropiación de SQM y ya tiene nombre para ministro de Hacienda: Marco Kremerman.

-¿Cómo se cambia el sombrero un escritor de libros, problematizador del modelo neoliberal, académico, al de candidato presidencial? ¿Cuándo se produce?
-Se produce con harto tiempo de preparación. Venía trabajando mucho en los mecanismos de cómo salir del proceso de estancamiento político y empecé a apoyar mucho en la construcción de un nuevo sector político. Construir el Frente Amplio como un nuevo sector, no solo una propuesta, sino un espacio en el sistema político. Y empecé a trabajar, a ayudar en las negociaciones, a exigirle a la gente que estuviera disponible para la ruta electoral, porque necesitábamos candidatos, y de repente me dijeron ‘oye, ten claro que tu nombre está saliendo para distintas cosas’. Me devuelven la pelota y, en un momento, tomo la decisión de estar disponible.

-¿Qué te hace pensar que la solución al problema neoliberal de Chile es la  construcción de una izquierda, históricamente fragmentada, atomizada y que cuando ha gobernado ha sido un desastre?
-Lo que hay primero es una izquierda que no tenía voluntad de poder. O un sector alternativo al neoliberalismo, porque también está el Partido Liberal, o partidos sectoriales, temáticos, como los ecologistas. La alternativa al neoliberalismo estaba en que estos grupos, que estaban atomizados, estuvieran juntos, que configuraran un sector político y no simplemente un agregado.

Esto tiene que ver con elementos conceptuales, y muchos actores. Pero también con la sensación de que, cada vez que habíamos instalado una agenda, se la habían apropiado otros y la respuesta a la crisis de 2011 en adelante había venido de los mismos actores de siempre y era necesaria una repuesta desde los actores que habían construido esa impugnación: el movimiento estudiantil, los movimientos territoriales, el movimiento no más AFP. Todos los que habían impugnado, denunciado, reclamado por menos neoliberalismo, más participación y derechos sociales. Eso requería una respuesta responsable de quienes habían puesto el tema sobre la mesa.

-¿Qué es lo que hace que una persona que ha dicho que no vota entre ahora al juego del sistema y lo valide?
-Lo que yo siempre dije fue primero: mientras existiera el binominal, no había posibilidad de una tercera alternativa, por lo tanto, era jugar el juego de los otros, diseñado por Guzmán. Cuando se acaba el binominal y la estructura de partidos empieza a modificarse, yo abogo por la creación del Frente Amplio, ya desde entonces. Antes de la municipal, pero no estaba listo, solo en una comuna hubo convergencia, que fue Valparaíso, y se gana. En esa elección no voté mientras no fuéramos capaces de formar una fuerza política relevante. La participación electoral era una trampa donde jugamos a candidatos y no a un sector. Y ahora se está configurando, e independiente de quien sea el candidato, puede que no sea yo, ahora sí me parece que es el camino.

-¿Qué es lo que permite, a tu juicio, identificar al movimiento estudiantil del 2011, que es un gran momento impugnador del modelo, que recibe un apoyo masivo, a pasar a identificarse con buena parte de esta izquierda tradicional, que es como un cumpleaños de mono: heredera de la izquierda triste, que sale a llorar a los muertos para el 11, que toma vino navegado en la peña, que no está identificada con la racionalidad de gobernar?
-La cultura y la estética de la derrota ha sido parte importante de la tradición de la izquierda fuera de la transición, durante la Concertación. El movimiento estudiantil da un golpe por su eficacia, por su capacidad de poder. Le gana a la conjunción de los dos grandes poderes que se reconocían en el momento, que eran el poder político y económico reunidos en Sebastián Piñera. Ese triunfo fue decisivo para cambiar la correlación de fuerzas y cambiar la geometría propia del espacio político en Chile.

Es allí donde nosotros consideramos que empieza a gestarse una nueva estructura, pero no logra tener una forma desde la voluntad de los mismos impugnadores, porque hay un momento de mucha eficacia gatopardista, que es la creación de la Nueva Mayoría. Ese momento, posterga el proceso. Hoy, cuando la derecha ataca a la Nueva Mayoría, no se da cuenta que le dispara a su solución y nos dejan la puerta abierta, a nuestro juicio está completamente abierta. La gente no reconoce a la Nueva Mayoría como una alternativa al poder del dinero, a los empresarios. Sebastián Piñera está imputado... me pregunto qué mejor escenario puede haber para pensar en la lógica del triunfo para los candidatos que estén fuera de esas dos coaliciones.

-Noam Titelman hablaba de que este sector no estaba preparado para gobernar. ‘¿Y si ganamos?’, era la pregunta.
-El día a día de un gobierno es algo central. Yo tengo datos de que la derecha no estaba preparada para gobernar: no tenía los cargos, no sabía ejecutar el presupuesto público, no sabía cómo funcionaba la Contraloría, y nadie se preguntó, nadie le preguntó eso. La izquierda siempre va a tener el temor de que le digan que no va a tener la capacidad para administrar el proceso. Es un trauma que a mí no me interpreta. Yo no me hago esa pregunta. A la visión de Noam, yo le quito el signo de pregunta. Y si ganamos: el condicional es todo lo que vamos a hacer.

-¿Cómo logra este proyecto ser moderno y no nostálgico de la izquierda sesentera? Es decir, no ser solo una propuesta de más Estado como respuesta a los excesos del mercado. ¿Cómo haces virtuosa la relación Estado-mercado, que parece ser el equilibrio en cualquier democracia consolidada?
-Creemos que no es el momento de los absolutismos. Nosotros no decimos ‘nunca vamos a trabajar en una relación público-privada’, eso sería absurdo. Pero también es absurdo aceptar una relación de este tipo, en donde las concesiones de autopistas, cuando vas más lento, pagas más caro, cuando la autopista es para andar rápido. Esa relación de un Estado con complejo de inferioridad frente a la empresa, es inaceptable. Hay una cantidad de plata perdida con concesiones de días cama a las clínicas privadas, con el CAE, con colusiones mediante, de las que se han descubierto y no se han querido descubrir. El camino es una producción de alternativas que no tienen que ver con el pasado. Tienen una tradición, la reconocemos, nos reconocemos en mucho de los objetivos, pero nadie puede pensar que en una sociedad postindustrial vamos a hablarle al proletariado como si fuera el mismo de los años 30. Queremos ser una innovación, no desmontar todo. Esto no es la retroexcavadora.

-¿Cuál es la propuesta de Alberto Mayol en el tema de las AFP?
-Lo primero es que las administradoras de fondos de pensiones privadas, se acaban. Y la administración la hace un directorio, de un equipo que se configura a partir de la propiedad social. Es decir, los mismos propietarios de los fondos van a seleccionar al equipo que administre ese proceso. La matriz es el sistema de reparto. Pero los casi 200 mil millones de dólares que hay, se usan para configurar un sistema financiero paralelo al sistema bancario, que dé créditos sobre todo a personas y microempresas, que esos créditos concurran para mejorar el ahorro de cada una de las personas.

-¿Quién administra eso?
-Lo administra el equipo que el directorio nombre y que a su vez fue elegido por los mismos cotizantes. Es propiedad social.

-¿Más cooperativo que estatal?
-No es estatal, es propiedad social como las cajas en España, que compiten con los bancos.

-¿Y salud? La gente que está en la isapre no quiere cambiarse al sistema público, ¿cuál es la propuesta de ustedes?
-La propuesta es que el sistema público tiene que mejorar. La persona no tiene por qué salir de su isapre, pero tiene que haber un porcentaje que vaya a solidaridad. Una persona que tiene una enfermedad importante, como la hemofilia, no va a ser aceptada en una isapre. Esa distorsión es la que hay que romper, ya sea a través de impuestos, eso hay que estudiarlo con más detenimiento. Cuando Fonasa empiece a ofrecer bienes de salud adecuadamente, la gente sobre todo de sectores medios, va a empezar a migrar.

-¿Se acaba la cotización obligatoria en la isapre?
-En un periodo podría llegar a eso. Pero en un principio no.

-¿Y en educación?
-Primero hablar de educación y no de finanzas. La reforma educacional ha sido conducida por el ministro de Hacienda. Educación vinculada con cultura, no gratuidad vinculada con procesos de formación, con el problema de la cantidad que cabe de acuerdo a una cifra de costos de la carrera en el mercado. Tenemos un subsidio a la demanda hecho en un sistema con gratuidad. Eso es imposible, tú no puedes financiar con gratuidad un mercado. Hay que potenciar las universidades estatales, ampliar los cupos, la matrícula e ir dándoles mayor peso a esas entidades. Democratizar esos procesos. Generar mecanismos de acceso para romper el cerco que también es positivo en algún sentido, porque evita arbitrariedad. Eso hay que mantenerlo, pero tener otros mecanismos, porque hay personas que no pueden acceder por pruebas estandarizadas.

“Yo tengo un gran respeto por el PC. Creo que su cúpula está muy equivocada. Ha visto el partido chico y no el partido grande. Y no está entendiendo el momento político y social. Pero soy un gran admirador de gente como Daniel Jadue, que ha hecho una gestión extraordinaria, de nivel mundial, en términos de políticas de desarrollo local en Recoleta”

-¿Cuál es la propuesta respecto de institutos profesionales y CFT? Un área decisiva para cambiar el modelo productivo.
-Hay que crear CFT públicos, pero que no sean degradaciones de la carrera profesional. Necesitamos escuelas de artes y oficios, vinculados a universidades estatales que tienen que cumplir un rol de universidad técnica, de recorrer el camino de esas personas que, si quieren llegar a la universidad desde lo técnico, puedan hacerlo. Que se acabe la distinción entre los colegios técnicos y científico-humanistas. Que todos sepan de todo. Aquí no va a haber igualdad de oportunidades en educación hasta que todos los colegios sean bilingües o trilingües. El gran diferencial en el mercado es la capacidad de aprendizaje de otro idioma. Normalmente el inglés, pero no solo el inglés. Si cada colegio sabe que tiene que elegir un idioma internacional y uno nativo para aprender, eso es igualdad. Saber dónde el mercado está discriminando a cada grupo. Estar conectado a los procesos de internacionalización que hoy se requiere en las economías.

-¿Están dispuestos a respetar la cultura, sobre todo en capas medias, que afloró durante la elaboración de la Ley de Inclusión, respecto de pagar un diferencial para mantener el uniforme de la Richard Nixon School?
-Nosotros queremos ganarle a esa cultura. No ganarle por secretaría. El triunfo neoliberal es que se metió en algunos elementos culturales y nosotros queremos desmontarlo, avanzar en ese camino. Bachelet nunca se paró frente a un colegio, a una universidad que dijera ‘este va a ser el colegio o la universidad modelo’. ¿Dónde está el colegio o la universidad modelo de Chile? Eso es lo que hay que hacer y en ese instante la gente que está en otros modelos de formación va a decir ‘esto me interesa, me gusta, me satisface’. La gente está secuestrada de un saber hacer en la lógica de un modelo que no le gusta. Considera que estamos en una crisis de valores, que hay excesivo individualismo, pero no tiene otra manera de comportarse. Hay que dar las condiciones institucionales, para que comportarse fuera del individualismo sea susceptible de generar rendimientos a las personas. Eficacia.

-Seguridad ciudadana, un tema que es primero en las preocupaciones de las personas. ¿Qué propone esta izquierda que tradicionalmente ve con desconfianza a Carabineros, una de las instituciones que lidera en confianza de acuerdo a las encuestas?
-Primero, Chile es un país seguro, según datos internacionales. Tiene delincuencia que ha tenido aumentos, a veces en el temor, a veces en la gravedad de los delitos, y eso se resuelve con un mayor calidad de la fuerza policial en todo el proceso investigativo. Eso es lo que está más débil. Tenemos un activo que es una fuerza policial que tiene escasísimos márgenes de corrupción. Eso es un capital enorme en todas partes del mundo, considerando además los pésimos salarios que reciben los Carabineros y Gendarmería, en fin. El gran punto es que estamos usando una herramienta que ha fracasado en el control de la delincuencia, una versión muy primaria de la tolerancia cero, que originalmente era impedir que los delincuentes triunfen, Aquí solo se aumenta la cantidad de Carabineros y gente presa. Hay que mejorar el sistema judicial, y las pericias, los mecanismos de investigación.

-¿Y las causas profundas de la delincuencia?
-Integración, reformas urbanas y políticas de vivienda inteligentes. Como en España, donde puedes vender la vivienda social, que además tienen valor. Reconfigurar los diseños urbanos, intervenir rápido un barrio cuando se empieza a deteriorar. Eso es gestión de los gobiernos locales, apoyados por el gobierno central que está observando en tiempo real. Generar espacios de cultura, deportivos a nivel de toda la sociedad. La desintegración produce delincuencia y eso requiere políticas públicas innovadoras, inteligentes.

-¿El triunfo del Frente Amplio es la entrada de Chile al eje bolivariano en América del Sur?
-No, sin duda no.

-¿Te sacudes de esa pulsión histórica de la izquierda de aplaudir a Fidel Castro o cualquier cosa verde olivo con el título de comandante?
-Nosotros no tenemos propietario ideológico ni monetario. Y esa ausencia de propietario se nota en que reconocemos el esfuerzo geopolítico de Cuba, indiscutible de lo mejor de la historia de la humanidad. Reconocemos el esfuerzo de configuración del espacio financiero latinoamericano, que fue iniciativa de Chávez con Fidel en su momento y reconocemos también que ese proyecto no funcionó.

-¿Cuba es una dictadura?
-Cuba es una dictadura y tiene unos derechos sociales altísimos. Pero es una dictadura porque, sencillamente, no han operado los sistemas de pluralismo democrático fundamentales: las libertades civiles, los derechos electorales.

-¿Mar para Bolivia?
-Consideramos que Bolivia no tiene derechos jurídicos cuando está pidiendo lo que pide, pero eso no obsta a tener una mirada política sobre el asunto. Chile, en una posición nacionalista sin sentido, considera que no reconocer el derecho jurídico significa cerrar toda otra negociación. Eso es cerrar la política y decir que solo existe el Derecho. Aquí hay posibilidades de hacer algo interesante. Nosotros estamos disponibles para, en territorio que nunca fue boliviano, con la complacencia de Perú, entregar las condiciones para que Bolivia tenga un acceso suficiente, útil económica y socialmente, al mar. Porque esto es impresentable a nivel internacional.

-¿El presidente del Frente Amplio tiene que negociar con Evo Morales?
-Tiene que negociar con Bolivia.

-Pero si es dirigida por Evo Morales, un tipo que se ha reelegido y reelegido, que se aferra al poder, que tiene una conducta al menos compleja.
-Hay que negociar con los países que existen y hay que asegurar negociaciones para los intereses de tu país. Tú partes alegando en favor de la justicia para intervención en otro país, y le abres la puerta a la intervención en todas sus formas. Nosotros creemos en la autonomía de Bolivia.

-¿Morales no es un enemigo de Chile?
-No. Morales encontró un enemigo en Chile porque Chile fue incompetente. Chile le ha hecho un favor a Bolivia por la posición en la que se pone. Hay mucho que modificar en las relaciones exteriores.

-¿Tiene razón la derecha cuando dice que el Estado está lleno de operadores y algunas reparticiones son usadas por caciques como espacios clientelares? ¿El Frente Amplio tiene la suficiente flexibilidad para pensar en una asociación público-privada para Codelco, por ejemplo?
-Consideramos que lo que está lleno de operadores es la elite. El Estado lo tiene, las empresas lo tienen y circulan entre sí. Hay que pensar en otra lógica. Creemos en modernizar empresas públicas. Pero antes de meter privados en Codelco, es metamos inversión en las otras empresas estratégicas.

-¿Partidario de expropiar Soquimich?
-Creemos que es indispensable, porque marca un hito de cerrar un emblema de la dictadura y de la transición corrompida.

-¿Qué te dijo tu papá, cerebro comunicacional de la UDI y de la dictadura, cuando le dijiste que serías candidato?
-Se sorprendió mucho. Por un lado, lo consideró que era un desafío muy interesante y, por otro, le tenía temor al proceso, porque creía que mis capacidades podían generar un impacto importante, por tanto, él entiende que hay una relación de conflicto político importante. Para mí la UDI es un partido cuyo rol en el proceso político debe minimizarse por completo. El proceso que estamos empujando busca achicar a actores como la UDI, como Piñera. Hay una relación de conflicto, eso le produce un temor. Pero, al mismo tiempo, me hizo sentir que tenía el orgullo de que al menos si le ganaban...

-Eso es matar al padre...
-Sí, Chile nace con O'Higgins y el asesinato político de su padre.

¿Cuál es el mejor gobierno de la Historia de Chile, a tu juicio?
-El proyecto de Balmaceda era muy interesante, pero no logró ser un buen gobierno, porque no articuló políticamente. Creo que el que generó más impacto en la historia de Chile fue el proceso de Pedro Aguirre Cerda.

-Eso te junta con Guillier…
-Pero no creo que los radicales de ahora sean seguidores de Pedro Aguirre Cerda, hacen una utilización pedestre de su imagen. Pedro Aguirre Cerda creía que gobernar es educar. Yo no he visto a la gente del Partido Radical dedicada a la educación con el compromiso correspondiente que requiere.

-En tu mundo el ícono es Allende, ¿por qué Allende no?
-Porque no tuvo, tampoco, la capacidad política. Creo que eso es evidente. Salvador Allende tuvo problemas en la dimensión de la circulación de la economía, que es un tema central. Un error que se comparte con la Unión Soviética. Estoy citando a Eric Hosbawn, historiador marxista, que dice que el gran error de la Unión Soviética fue la falta de mercado. El mercado se requiere. Y un error político de cómo afrontar el proceso, cómo fortalecerse, esos errores son importantes.

-Minimizó a sus adversarios también, una frivolidad política.
-Minimizó a sus adversarios y no se dio cuenta de que estaba jugando un partido contra Estados Unidos y sin la Unión Soviética detrás, esa es la verdad. Y contra El Mercurio, que era Agustín Edwards, que era la CIA a su vez. Pero hay obras del Gobierno de Allende fundamentales, como la reforma agraria, la nacionalización de cobre, que abrieron un cambio de eje epocal que permitió nuevas posibilidades políticas. Pero desgraciadamente con un golpe de Estado esas posibilidades fueron aprovechadas por los neoliberales y no grupos antiautoritarios.

-¿Cúal es el diferencial de Alberto Mayol con una Claudia Sanhueza, de un sector de RD; Sebastián Depolo, también de RD; el rector Vivaldi, a quien lleva la Izquierda Autónoma a la primaria del Frente Amplio?
-Estás bien informado, lo de Ennio Vivaldi no ha aparecido mucho. A mí no me interesa marcar mi diferencia con los que estamos trabajando hoy por un objetivo que es mucho más grande: construir un sector. Esto no es broma. Por mi parte, lo que me interesa es construir el sector y para eso nuestra diferenciación es ante todo mostrar el problema. El problema está muy bien simbolizado en la historia de Sebastián Piñera, que reúne un tipo de política y vida empresarial, que es justamente lo que queremos desmontar. Desde el punto de vista de los valores de la economía y de la política. En ese proceso yo me siento con mucha capacidad de entender el juego de los otros rivales por fuera. Creo que soy capaz de hacer crecer este proyecto con el apoyo de los grandes líderes del Frente Amplio, Gabriel Boric, Jorge Sharp, Giorgio Jackson.

¿El PC es bienvenido en el Frente Amplio?
-Históricamente el PC va a confluir en el Frente Amplio. Desgraciadamente han tomado la decisión en esta pasada de no hacerlo y esperar un tiempo. Asumo que eso es parte del camino. No entiendo que, cuando surge una coalición que está de acuerdo con ellos, se queden con la que no está de acuerdo. Les podría pasar la tremenda ironía de que la primaria la gane Carolina Goic y el PC la esté apoyando a ella y no al Frente Amplio.

Yo tengo un gran respeto por el PC. Creo que su cúpula está muy equivocada. Ha visto el partido chico y no el partido grande. Y no está entendiendo el momento político y social. Pero soy un gran admirador de gente como Daniel Jadue, que ha hecho una gestión extraordinaria, de nivel mundial, en términos de políticas de desarrollo local en Recoleta.

-¿En qué micro del Transantiago te movilizas tú?
-Yo tomo la D18

-¿Cuánto vale un kilo de pan?
-700, 800 o mil, depende.

-¿Cuánto pagas por la mensualidad de tu hijo?
-¿Del jardín? 200 mil

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes