martes, 19 de junio de 2018 Actualizado a las 21:22

Consumidores perjudicados piden que sus deudas desaparezcan

A mí me estafaron en el Sernac

por 15 febrero, 2018

A mí me estafaron en el Sernac
El año 2015 cinco personas fueron a pedir ayuda al Servicio Nacional de Consumidor por distintos abusos a sus derechos; sin embargo, terminaron con un saldo en contra. El funcionario encargado de ayudarlos fotocopió sus carnés y tarjetas de crédito y realizó compras que aún los mantienen endeudados y hasta en Dicom. Aunque el responsable fue sentenciado a 541 días de presidio menor en su grado medio, José Luis, una de las víctimas, se queja: “No puede ser que uno vaya al Sernac a reclamar como consumidor, lo estafen y nadie se haga cargo”.

El 23 de noviembre de 2015, José Luis San Martín llegó hasta Teatinos 333, las oficinas del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), a ingresar un reclamo simple. Al menos pensó que así sería. Su queja era contra una aerolínea: compró un pasaje, no lo usó, pero no se lo cambiaron y solo le devolvieron lo equivalente a las tasas de embarque. José Luis quería saber por qué la aerolínea no respondía por eso; sin embargo, el problema de vuelta fue mayor.

Ese mismo día fue atendido por Isaac Painian, un funcionario del señalado servicio.

–Entrégueme su carné y una tarjeta de crédito –le dijo Painian.

José Luis vio cómo, rutinariamente, el funcionario se levantó a fotocopiar, le devolvió los documentos y archivó.

Dos días después, con su misma tarjeta y usando los datos que entregó ese día, Painian –vía internet– compró un computador Mac con la tarjeta Presto de Lider en Ripley, en 24 cuotas de $73.686. El total era de $1.300.999. Con los intereses ese monto subió a $1.768.464.

Una práctica común

Durante octubre de 2015 y febrero de 2016, Isaac Painian fue encargado de atender público en las oficinas del Sernac y entre sus funciones estaba recepcionar reclamos de diferentes usuarios respecto a empresas que pudieran infringir los derechos del consumidor. Eso le dio la oportunidad de hacer otras compras con los datos de distintos usuarios.

Después de denunciar el hecho ante el Ministerio Público, se corroboró que existían más personas afectadas.

El 26 de octubre de 2015, Paulo S. M. también fue a las oficina del Sernac a ingresar un reclamo por otra situación. Su saldo fue en contra: Painian ocupó su tarjeta Ripley MasterCard comprando tres veces por montos de $700.000, $56.900 y $100.990.

Otra víctima, Fernando F. A. también entregó su tarjeta cuando estampó un reclamo ante el Sernac. El 3 de enero le cargaron compras por $505.480 y $1.500.980. Unos días antes, el 31 de diciembre, le habían cargado otras dos: $4853.980 y $753.980. Fernando entregó a Painian sus tarjetas de Ripley y Almacenes Paris para que las fotocopiara.

El 10 de febrero de 2016, otras de las víctimas, Fidel T. V., fue recibido en el módulo 9 de atención a clientes del Sernac por Painian. El funcionario hizo lo mismo de siempre:

–Deme su carné y una tarjeta de crédito –le pidió a Fidel, quien le entregó su CMR Visa. Painian se levantó, fotocopió, devolvió los documentos y archivó.

Al día siguiente, el funcionario del Sernac usó el canal Fono Compras de Almacenes Paris y gastó $1.703.970 sin autorización de su dueño.

En octubre del año pasado y después que a los reclamos de José Luis se sumaran 4 personas estafadas de la misma forma, Painian fue sancionado a 541 días de presidio menor en su grado medio, por uso fraudulento de tarjetas de crédito y débito. Sin embargo, las deudas, esas deudas que nunca contrajeron personalmente, siguen ahogando a los afectados.

Quién protege al consumidor

–¿Me puede decir a quién le tengo que reclamar? No puede ser que uno vaya al Sernac a reclamar como consumidor, lo estafen y nadie se haga cargo –se queja José Luis, en un modesto departamento en Avenida Matta.

–Yo fui al Sernac a reclamar por lo que encontraba un abuso de una aerolínea y salí peor –se lamenta, mientras sostiene en las manos una carpeta en la que va sumando cada papel que demuestra su inocencia. También tiene información en su laptop, que dista mucho del Macbook que supuestamente compró con su tarjeta.

En octubre del año pasado y después que a los reclamos de José Luis se sumaran 4 personas estafadas de la misma forma, Painian fue sancionado a 541 días de presidio menor en su grado medio, por uso fraudulento de tarjetas de crédito y débito. Sin embargo, las deudas, esas deudas que nunca contrajeron personalmente, siguen ahogando a los afectados.

José Luis adhirió a la querella que presentó la Fiscalía en contra del funcionario, pero también demandó a Lider por la Ley del Consumidor. Nicolás Canales, abogado de José Luis, dice que, a pesar de comprobarse la estafa, pareciera que a nadie le importa. “Lider envió a mi cliente a Dicom, por el no pago de la deuda”. Por eso también han demandado al funcionario por indemnización de perjuicios, incluyendo al Sernac, por responsabilidad extracontractual.

“Nuestra intención es que el Sernac se haga cargo de la devolución del dinero defraudado por parte de su funcionario y ver si así mi cliente puede salir de Dicom, ya que en este momento él no es sujeto de crédito en ninguna entidad comercial”, cuenta Canales. La deuda del computador ya suma más de 3 millones de pesos; un total que con los 183 mil pesos que obtiene como pensión, José Luis no alcanza a pagar.

 

José Luis San Martín fue al Sernac a reclamar por la compra de unos pasajes. Dos días después, con su misma tarjeta y con los datos que entregó aquella vez, le cargaron a su tarjeta de crédito un computador. Hoy está en Dicom y debe 3 millones de pesos.

José Luis señala que no entregó ninguna clave. Solo su tarjeta y carné de identidad, sin embargo, eso no fue impedimento para que Painian pudiera comprar online. Desde El Mostrador intentamos obtener una versión de Ripley, el lugar donde el funcionario cuestionado compró el Macbook, sobre todo para conocer los procedimientos de seguridad, sin embargo, no fue posible.

Desde el Sernac señalan que desde el mismo momento en que recibieron las denuncias comenzaron a investigar. Primero suspendieron al funcionario –durante el periodo que duraron las indagaciones– y finalmente lo destituyeron el 3 de junio de 2016.

El Sernac no se ha pronunciado respecto a la forma en que se podrían condonar las deudas, pese a que está claro, incluso en la investigación del Ministerio Público, que los consumidores no son responsables de los cobros que les generó la estafa. “Sernac envió a los 4 proveedores (Tarjeta CMR Visa, Tarjeta CAR S.A., Lider MasterCard y Tarjeta Cencosud) cada uno de los reclamos, obteniendo en todos los casos una respuesta desfavorable”, señalan desde el servicio.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV