martes, 20 de agosto de 2019 Actualizado a las 11:11

PAÍS

La red de Aguilera: el “modelo de San Ramón” que usó el edil para ampliar su poder en las huestes socialistas

por 18 julio, 2019

La red de Aguilera: el “modelo de San Ramón” que usó el edil para ampliar su poder en las huestes socialistas
El Mostrador identificó una serie de dirigentes electos en los últimos comicios regionales y comunales que fueron contratados en el último año por la comuna de San Ramón. Estos dirigentes pertenecen a los comunales de Rancagua, Valparaíso, San Bernardo, Paine, El Bosque y San Francisco de Mostazal. Las votaciones en estas localidades fueron respaldadas por el Tribunal Supremo del PS, pero las elecciones y padrones en varias de ellas fueron cuestionadas ante los TRICEL locales, mientras que otras se encuentran en procesos ante el Servel e incluso, sus militantes se han declarado en rebeldía debido a que han denunciado el abultamiento de los padrones por parte del aguilerismo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La telenovela del Partido Socialista parece un culebrón sin final. Poco a poco se ha revelado cómo las redes del llamado “Aguilerismo” han expandido su poder en la colectividad, tanto así que Mónica Aguilera -hermana del alcalde Miguel Ángel Aguilera expulsado del PS en 2017- es la integrante regional del Comité Central con mayor respaldo de las bases socialistas: 1.046 votos en la Región Metropolitana, una de las ocho integrantes más votada.

Y eso que las mesas de San Ramón fueron anuladas por el Tribunal Supremo, luego que un reportaje de T13 dejó en evidencia una serie de malas práctica electorales como la inflación de padrón y la contratación de militantes por parte del municipio.  Gracias a eso, había sido electo José Miguel Torres Rivas, quien se ha dedicado al negocio del arriendo de autos a municipios y fue detenido en 2008 por Carabineros, cuando estaba en el interior de un vehículo sin patente, con dos armas de fuego, una pistola de fogueo y un pasamontañas, hecho por el cual fue condenado por la justicia.

Tras las polémicas elecciones internas del 26 de mayo, la pregunta que atravesó al PS fue cómo el alcalde Aguilera, con su hermana como principal rostro, logró aumentar su influencia en el partido, especialmente en la zona sur de la Región Metropolitana y en otras comunas del país, a pesar que el Tribunal Supremo anuló las votaciones en 21 localidades a nivel nacional.

La respuesta que dan en off varias autoridades del PS y miembros del Comité Central es que los vicios del "modelo de San Ramón" se extendió a otras regiones. “El aguilerismo estudió el estatuto y reglamento, fue extrayendo algunas lecciones que le permitieron durante un tiempo conseguir una gran representación partidaria interna”, explicó un histórico militante del PS, quien agregó que el polémico alcalde de San Ramón apuntó a los liderazgos “con mucho arraigo y trabajo social”, que no son parte de la elite socialista.

Los cuestionamientos a un posible padrón inflado no tardaron en llegar y fueron “ratificados cuando llegaron las listas con militantes habilitados para sufragar”, indicó un alto dirigente de la zona que prefiere mantener su nombre en secreto. Varios militantes de estas comunas coinciden en que San Bernardo se convirtió en un “brazo de San Ramón”, ya que allí se concentraría el grueso de los militantes PS que han sido contratados desde mediados del 2018 por la municipalidad que dirige Aguilera. Además, sería un comunal clave para una posible aventura parlamentaria del edil lo que es calificado como “descabellado” por parte de la bancada socialista.

Así, habría sumado a su red a “líderes locales y familiares en comunas bajo la dependencia o contrato de San Ramón para ponerlo al servicio de sus propósitos”. Se trata de dirigentes con nexos en el trabajo barrial como los comités de vivienda, un “modus operandi” clásico de San Ramón que se ha exportado a otras zonas a través de la agilización o entrega de beneficios sociales.

A pesar que hoy la mayoría de las autoridades socialistas prefieren guardar silencio ante este problema del "partido ficha" y el clientelismo, varios parlamentarios han advertido públicamente que el “modelo de San Ramón” se había expandido a otras comunas. El diputado PS, Jaime Naranjo, calificó el poder de Aguilera como “una bomba de racimo” que se expandió debido a que las instancias partidarias fallaron.

El Mostrador identificó una serie de dirigentes electos en los últimos comicios regionales y comunales que fueron contratados en el último año por la comuna de San Ramón. Estos dirigentes pertenecen a los comunales de Rancagua, Valparaíso, San Bernardo, Paine, El Bosque y San Francisco de Mostazal. Las votaciones en estas localidades fueron respaldadas por el Tribunal Supremo del PS, pero las elecciones y padrones en varias de ellas fueron cuestionadas ante los TRICEL locales, mientras que otras se encuentran en procesos ante el Servel e incluso, sus militantes se han declarado en rebeldía debido a que han denunciado el abultamiento de los padrones por parte del aguilerismo.

Los reyes de la zona sur

La zona sur de la Región Metropolitana está bajo la lupa pública. Para nadie en el PS fue una sorpresa el crecimiento explosivo en el padrón de varias comunas Distrito N°14, por lo que en medio de las elecciones internas se prendieron varias alarmas, ya que varios dirigentes locales se aliaron con el pacto “Renovación” del aguilerismo, lo que llevó al alcalde a expandir sus redes a comunas como Paine, San Bernardo y El Bosque, territorios donde llegó a concentrar el 50% de la votación y en algunos casos, hasta ganó las elecciones comunales y regionales.

Un ejemplo de esto es la comuna de El Bosque, donde Mónica Aguilera obtuvo 193 votos y su compañero de lista - el cuestionado José Miguel Torres- recibió 180 sufragios, pero no fueron a mayoría en dicho comunal, ya que la lista “Unidad y Proyección Socialista” se impuso en dicha zona con 1.070 votos, mientras que la lista del aguilerismo, “Unidad Socialista Metropolitana” alcanzó los 576.

Pero en San Bernardo los resultados se invirtieron. La votación que obtuvo el subpacto “Renovacion” fue el 42,3% de la votación, dividida en Torres (225 votos) y Aguilera (234 vtos) superando a dirigentes locales como el concejal Roberto Soto, que obtuvo 148 votos.

Los cuestionamientos a un posible padrón inflado no tardaron en llegar y fueron “ratificados cuando llegaron las listas con militantes habilitados para sufragar”, indicó un alto dirigente de la zona que prefiere mantener su nombre en secreto. Varios militantes de estas comunas coinciden en que San Bernardo se convirtió en un “brazo de San Ramón”, ya que allí se concentraría el grueso de los militantes PS que han sido contratados desde mediados del 2018 por la municipalidad que dirige Aguilera. Además, sería un comunal clave para una posible aventura parlamentaria del edil lo que es calificado como “descabellado” por parte de la bancada socialista.

Uno de los dirigentes contratados desde San Ramón es Christián Pino López, quien fue electo presidente del comunal de San Bernardo del PS. Es conocido en la zona por ser activo en el trabajo “barrial”, con las juntas de vecinos y organizaciones sociales de la zona, además de protagonizar una serie de intentos por ser candidato a cargos municipales, los que finalmente no fueron respaldados por el partido. Pino ya sonaría como pre-candidato a alcalde de la esquiva comuna de San Bernardo.

Es funcionario de San Ramón, pero también un hombre cercano a Aguilera y hasta aparece en uno de los reportajes Informe Especial, intentando resguardar al alcalde de las cámaras. En las últimas elecciones fue parte de la lista Unidad Socialista San Bernardo, junto a otros miembros del comunal que también trabajan para Aguilera. Tuvo un rol activo en la campaña territorial para recolectar votos para Torres y Mónica Aguilera.

En julio de 2018 ingresó a trabajar como honorario a la municipalidad de San Ramón, en el área de “Plan Comunal Municipal, prestador de servicios comunitarios”. Su rol consiste en “colaborar en la actualización de base de datos del consejo comunal de seguridad pública, colaborar en actividades de difusión y promoción de la prevención del delito, entre otras funciones”, según detalla la cartilla de remuneraciones del municipio y su sueldo es de $800 mil líquidos, monto que se ha mantenido hasta junio de 2019.

Valeria López -esposa de Pino- también es parte de la nueva directiva comunal del Partido Socialista. En noviembre de 2018, la ingeniera en marketing figura con tres pagos de $460.733 líquidos en la cartola de funcionarios a honorarios de San Ramón, los que corresponderían a octubre, noviembre y diciembre. Recibió más de $1,3 millones desde el Fosis, por realizar acompañamiento laboral, el que que consistía en “contactar y atender a los integrantes de las familias que se incorporen al programa, acompañándolas y asesorándolas para mejorar su capacidad de generar ingresos en forma autónoma”, consigna el portal de transparencia de la comuna dirigida por Aguilera. El Mostrador intentó comunicarse con López y Pino, pero no obtuvo respuesta ante las consultas.

Dirigentes electos del comunal de San Bernardo junto a José Miguel Torres Rivas.

Además, en dicha directiva destaca la presencia de Olga Espinoza Fuentes, dirigenta social de la comuna, ligada a la lucha por la vivienda con el proyecto El Mariscal de San Bernardo. En el mismo pacto, pero como candidata a la dirección regional, fue Elizabeth Andrea Carreño, más conocida como Andrea Carreño en los círculos socialistas del Distrito 14. A la militante la destacan como la “articuladora del aguilerismo” en la región,

Carreño fue parte del equipo de campaña del gobernador regional metropolitano, Christopher White (PS) y al interior de San Bernardo y El Bosque, comuna en la que trabajó en la oficina del programa “Sernacfacilita”, es conocida por colaborar con varios comités de vivienda y organizaciones sociales. Un dirigente local destacó que su rol ha sido importante a la hora de “rellenar con militantes ficha” los padrones del PS y que fue contratada por la municipalidad de San Ramón en enero de 2019.

Una de las zonas en donde también se desató la polémica fue en Paine. Allí los militantes de la comuna se declararon en rebeldía y la directiva ganadora decidió no asumir sus cargos, debido a la irrupción en el padrón de militantes que no eran del comunal. “Las redes de operadores políticos dependientes del municipio de San Ramón se han extendido a la comuna de Paine, donde se han instalado funcionarios municipales que utilizaron toda clase de malas prácticas en las elecciones comunales en beneficio de sus candidatos”, detalló una declaración pública firmada por 25 militantes de Paine, entre los que se encuentran algunos dirigentes electos para la directiva comunal.

Marco San Martín es uno de los pocos dirigentes socialistas que accedió a conversar con El Mostrador, ya que los costos de criticar al PS públicamente serían bastante altos en la interna. “Nadie quiere hablar, porque se le hace mucho daño al partido, pero siendo honesto, prefiero que el partido me vete a quedarme callado, es el minuto de dar la cara”, consignó.  Fue reelecto para la directiva comunal de Paine con la lista “Juntos Somos Más” y señaló que la lista contrincante, “Renovación de Paine”, estaba compuesta por militantes del aguilerismo que no eran de la comuna, sino que de San Bernardo.

A pesar que el TRICEL comunal impugnó la inscripción de la lista, el Tribunal Regional Metropolitano del PS determinó que sus integrantes cumplían con todos los requisitos para ser candidatos, ya que para postular a los cargos territoriales no se exige residir ni tener trabajo en dicho comunal.

San Martín recordó que entre noviembre de 2018 y abril de 2019 el padrón de Paine creció en 130 militantes, para una comuna “que no supera los 200 a 220 militantes después del refichaje. Esta gente apareció en el padrón de Paine en los últimos dos meses de la elección, estaba abultado”. El dirigente PS recalcó que cuando se inició el proceso de elecciones internas, Carreño le informó que era “la coordinadora de la zona sur del aguilerismo”. El Mostrador se contactó con Carreño para ser consultada al respecto, pero no recibió respuesta.

Según San Martín, la lista del aguilerismo buscó ganar “cargos que les permita determinar posibles candidaturas” en las próximas municipales y parlamentarias. “No voy a prestar mi imagen para relacionarme con gente que está cuestionada públicamente (..) Si uno permite esto es destruir el partido que harta sangre que costó, esto no se puede permitir, vamos a mexicanizarnos”, agregó.

Los nombres en el Central

Uno de los puntos discutidos en el fallido Comité Central (CC) del 6 de julio, donde la denominada “disidencia” -liderada por Maya Fernández- se retiró de la sesión, fueron los lazos laborales de algunos de sus miembros con el Municipio de San Ramón. Allí surgieron los de dos conocidos militantes de las huestes de Valparaíso, que integraron el Comité Central a nivel regional, Marcela Espinoza y Luciano Valle, ambos candidatos por la lista “Por la Unidad y Fortaleza: Socialista para Transformar la Sociedad”.

Marcela Espinoza Silva es parte del polémico Comité Central socialista. La egresada de derecho milita desde el año 2006 en el PS y es reconocida como una activa y “polémica” militante de la ciudad puerto, que siempre estuvo ligada a la Nueva Izquierda. Tanto así que en el año 2013, cuando Camilo Escalona se negó a participar en las primarias para el cupo de senador de la Región de Los Lagos, fue una de sus principales defensoras: “el compañero Escalona siempre ha sido el que ha dado la cara y es el compañero que le ha dado dignidad política al partido”, dijo a The Clinic en dicha fecha.

En el año 2016 fue candidata a concejala por la circunscripción de “Laguna Verde” y en 2017 integró -en el cargo de “vicepresidenta de la mujer”- la dirección regional de Valparaíso. En las últimas elecciones ingresó al CC con 235 votos Espinoza es funcionaria a honorarios de la Comuna de San Ramón, contratada en agosto de 2018 en la Oficina de la Juventud y según la descripción de su cargo, sus funciones son como “gestor comunitario, prestar ayuda, disponer de información y difusión de actividades que promueve el programa”. En el portal de transparencia de la municipalidad figura con un sueldo líquido de $699.999 hasta diciembre del año pasado.

En enero de 2019 fue trasladada, firmó un nuevo contrato a honorarios en el área de “Plan comunal municipal, prestación de servicios comunitarios” hasta el 20 de junio de 2019. La egresada de derecho figura con una renta líquida de $800 mil y cumpliendo las funciones de “asesorar técnicamente a la comunidad para lograr la reducción de factores de riesgo y el fortalecimiento de los factores protectores en la prevención del delito, a través del programa Plan Comunal de Seguridad Pública, entre otras actividades”.

Luciano Valle Acevedo también figura en la plantilla de honorarios de la comuna de San Ramón. El egresado de ciencias políticas entró a militar en el año 1967 al Partido Socialista y es bastante reconocido entre los “militantes históricos”, señalan desde el socialismo de Valparaíso.

Fue contratado por el departamento de “Organizaciones Comunitarias” en junio de 2018 hasta diciembre del mismo año por $800 mil pesos mensuales. Su cargo, según describe la página de la municipalidad, es de “gestor social” y tiene como objetivo “actualizar diagnóstico comunal institucional y comunitario, entre otras”, dicho cargo y objetivos no existían en los meses anteriores a julio de 2018.

Valle Acevedo explicó a El Mostrador que ha prestado una asesoría externa a la municipalidad de San Ramón para la DIDECO y que ha generado “un sin fin de informes” para dicha labor. Al ser consultado si fue contratado con un fin electoral, respondió que “no se me ofreció nada, es más, el año pasado trabajé en tres partes distintas”. Explicó que él junto a Marcela Espinoza no respaldaron la lista de Renovación, sino que la candidatura del diputado por la región, Marcelo Schilling, quien fue cercanos al alcalde Aguilera.

El histórico militante aseguró ser “escéptico” ante las denuncias que se han desatado desde el año 2017 y destacó que se “terminó ligando a todo un municipio con el narcotráfico por un par de casos” y “no hay ninguna evidencia que vincule a jefaturas de San Ramón con el narcotráfico”. Valle señaló que no comparte “el tono ni las afirmaciones que se han hecho. La legitimidad del partido descansa en los 23 mil socialistas que votaron en estas elecciones”.

Espinoza afirmó que la prensa tiene un "prejuicio adquirido con la comuna de San Ramón" en la que sólo un 8% de sus funcionarios son militantes. Explicó que ella tomó la decisión de trabajar en San Ramón en su peor momento, porque necesitaba de ayuda, catalogó de "montaje" las denuncias contra el alcalde Aguilera y aseguró que el edil "nunca nos han pedido nada".

Recalcó que el "aguilerismo no existe", que su sector en Valparaíso no "responde a lotes" y que su lista apoyó a la de Maya Fernández. Es más, dijo que no se retiraron del Comité Central e insistió en que las elecciones del Partido Socialista han sido validadas por una "inmensa votación", especialmente de las mujeres en la V Región.

La pelea de O’Higgins

Uno de los primeros lugares donde se prendieron las alarmas por la contratación de dirigentes sociales y políticos fue en Rancagua. A mediados de junio El Mostrador reveló los lazos de la lista para disputar el Comité Central del senador, Juan Pablo Letelier, con el aguilerismo: dos militantes socialistas ligados a la comuna de San Ramón, los hermanos Rodrigo y Alejandra Salinas, además del abogado Walter Droguett Pino, un estrecho colaborador de Aguilera que fue integrado a la directiva de Rancagua.

Rodrigo Salinas Gutiérrez es un reconocido militante de la Región de O'Higgins y funcionario a contrata de la Dideco de San Ramón desde el 2016,  con un sueldo de $1.422.719 a mayo de 2019. Tras las últimas elecciones, llegó al Comité Central junto a su hermana, Alejandra Salinas.

Walter Droguett Pino es uno de los hombres de confianza de Aguilera y se desempeña como funcionario de planta en San Ramón. En la página de Transparencia de la municipalidad aparece como su director jurídico con un sueldo de $5.758.709. Su contratación fue cuestionada por la Contraloría General de la República, en su informe de octubre de 2018.

No son los únicos nombres que hacen ruido en la región de O'Higgins. Miguel Angulo Arredondo es un antiguo funcionario a contrata de la Municipalidad de San Ramón. Trabaja desde el año 2013 en compras y adquisiciones para el área de salud. Su cargo y calificación profesional figuran como “Técnico superior en Relaciones Públicas” y tiene una renta de $ 1.325.317, según detalla la plantilla de remuneraciones de los y las funcionarias a contrata del mes de junio de 2019.

Su trabajo como militante socialista lo hace en el comunal de San Francisco de Mostazal. En la última elección integró la lista “Unidad Socialista” y logró un puesto en la dirección comunal de Mostazal.  Contactado por El Mostrador, señaló que es “nacido y criado en San Francisco de Mostazal” y que fichó en el Partido Socialista en el año 2015. A pesar de que trabaja en el municipio destaca que no pertenece al sector del aguilerismo, “yo fui en la lista Unidad Socialista, no en Renovación”.

Miguel Angulo Arredondo militante PS y funcionario de San Ramón junto a Álvaro Elizalde.

Para Ángulo que lo liguen a Aguilera “es un tema morboso”, ya que recalcó ser sólo un funcionario más en el municipio, “yo no voy a dejar de trabajar, porque es mi fuente de trabajo”. El dirigente explicó que trabaja con su familia y amigos por revivir la militancia de PS en la zona de O’Higgins y que en las últimas elecciones, “se ha hecho un circo, se anularon las elecciones en San Ramón y los resultados quedaron iguales”.

Distintas fuentes consultadas al interior del Partido Socialista destacaron que ante el avance del aguilerismo en el partido, la única solución es depurar el padrón de militantesm y llamar a un nuevo refichaje.

A pesar que desde la bancada parlamentaria del PS destacaron que se han tomado cartas en el asunto, como la inhabilitación de José Miguel Torres y no permitirle a los miembros del Comité Central participar en la mesa directiva del PS, internamente en el socialismo no existe mucha confianza en que el liderazgo del timonel, Álvaro Elizalde, logre sacar al partido de la “profunda crisis que vivimos”, según recalcó un parlamentario socialista.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV