viernes, 20 de julio de 2018 Actualizado a las 16:03

Habla sobre el lesbianismo de los sesenta y revela lo que se viene

Pablo Illanes, guionista de PNP, adelanta la segunda temporada: “La solución para todos los conflictos de la iglesia (católica) es que los curas se casen”

por 11 abril, 2018

Pablo Illanes, guionista de PNP, adelanta la segunda temporada: “La solución para todos los conflictos de la iglesia (católica) es que los curas se casen”
Hoy se acaba la primera parte de la exitosa teleserie de época de Mega, un fenómeno por donde se le mire, desde el rating, hasta por poner ciertos temas tabú en la palestra, como la sexualidad de los sacerdotes y el lesbiansimo. Sobre discriminación y la evolución del país, conversamos con el escritor de la historia que continua el próximo lunes.

Hoy termina la primera temporada de Perdona Nuestros Pecados con un impresionante éxito. Pero la teleserie de época de Mega no parará mucho tiempo. La segunda temporada comienza el lunes y ayer se lanzó con bombos y platillos y hasta con las propias actrices y actores protagonizando un número musical.

Pero lo más importante fue el adelanto, que sin el afán de spoilear, se basó sobre todo en el terremoto de 1960, uno de los más fuertes registrados por la humanidad.

Entremedio de todos, con una sonrisa de oreja a oreja, deambulaba Pablo Illanes. El escritor de Perdona Nuestros Pecados (PNP), disfrutaba del efecto de su teleserie. También tras los éxitos de Machos y ¿Dónde está Elisa?, Illanes y su equipo (compuesto también por Josefina Fernández y Mauricio López) devolvieron los fenómenos a la televisión, con un producto que no solo marca más de 30 puntos, sino que entrega algo a la sociedad, con tramas como la de un sacerdote que tiene un romance o la de dos mujeres, Barcedes.

Sobre el romance de Bárbara y Mercedes, Illanes cuenta que “ha sido muy interesante. Tuvimos que investigar mucho antes, hacer entrevistas, de revisar material, de poder identificar también cómo se referían al tema en esos años, que es absolutamente distinto a lo que ocurre ahora. El término lesbiana había mucha gente que no lo conocía, era un término muy peyorativo, por otro lado”.

- ¿Cómo les decían?

- Les decías tortilleras. Era el único insulto que existía en ese momento y mujeres cochinas. Se relacionaba el lesbianismo con la marginalidad y las casas de prostitución. Hay una relación directa de lo uno con lo otro, lo cual es bastante peligroso, pero también habla de un Chile muy violento desde el punto de vista verbal. Eso hemos tratado de expresar en la historia.

- El Chile del 60 con el Chile de hoy, de la ley de identidad de género, ojalá el matrimonio igualitario. ¿Hay un avance?

- PNP tiene dos tesis. Primero, que en los últimos 58 años Chile no ha cambiado tanto, y segundo, que la solución para todos los conflictos de la iglesia (católica) es que los curas se casen. Esas eran las dos tesis de la teleserie que teníamos antes de empezar a escribir.

- Hay una discusión nacional y parlamentaria sobre incluir o no a los menores de 14 años en la Ley de Identidad de Género. ¿Qué piensas?

- Básicamente los políticos que opinan en contra pecan de ingenuidad, de una ignorancia, da mucha lástima. Porque estamos hablando de gente que claramente no se relacionan con personas trans, que no les interesa relacionarse con trans tampoco y por lo mismo están hablando desde un pie forzado, desde la idea preconcebida de la religión, incluso de ideas políticas. Me molesta mucho. Y lo primero que hay que pensar, así como tanto piensa Jacqueline Van Rysselberghe en los niños, tiene que pensar en esos niños que son distintos a los demás y que están desde el minuto 1 expuestos a más violencia, a más agresividad, a más diferencias, y que cuando tienes 5 o 6 años te puede cagar la vida para siempre. En ellos hay que pensar y hay que pensar desde el amor, no desde el sesgo de la fe o de la religión o incluso desde la degeneración, se relacionan mucho una cosa con la otra y no tiene nada que ver, no tiene nada que ver la sexualidad con esto.

- Y a propósito, ¿qué te parecieron los dichos del Cardenal Ezzati?

- Una vergüenza. El trabajo de todos nosotros como guionistas, actores, artistas en general, aunque la palabra suene rimbombante, es derribar teorías como esas y evitar que ese tipo de personajes sigan existiendo.

- ¿Te sientes comprometido con esa causa?

-Absolutamente. Porque veo que incluso gente que no está de acuerdo, está en contra de lo dichos de Ezzati. Creo que no es la forma, y las disculpas fueron peores que el hecho mismo, decir que había sido una alegoría, ese no es una alegoría, no es la figura retórica de alegoría, de partida, y si fue una alegoría, fue una alegoría muy mal concebida.

- ¿Vamos a ver a las lesbiana de la teleserie salir del closet?

- Sí, por supuesto que sí. Ha sido un proceso muy bonito escribir todo eso. Hay escenas preciosas que hablan de que el amor es amor y que detrás de los obstáculos también hay un premio, un regalo, una luz de esperanza.

Más información sobre El Mostrador