lunes, 24 de septiembre de 2018 Actualizado a las 00:06

Cultura - El Mostrador

Penina: la canción que Paul McCartney regaló en Portugal

por 8 octubre, 2000

El ex Beatle regaló en 1969 la letra de una canción a un grupo de jóvenes músicos portugueses que conoció en un hotel del Algarve, al sur de Portugal.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Según relata el semanario Expresso, McCartney pasó las fiestas de fin de año de 1968 en la región turística del Algarve y se dirigió después de la medianoche del 7 de enero de 1969 al hotel Penina para cambiar libras esterlinas por escudos portugueses. En el lugar se encontraban los integrantes del ya desaparecido grupo portugués Jota Herre,quienes lo reconocieron en la recepción y lo invitaron al bar, para que escuchara algunas de sus canciones.



Carlos Pinto, uno de los músicos y hoy presidente de la filial portuguesa de Sony, Paul estaba acompañado por su esposa Linda Eastman, fallecida recientemente. "Paul se entusiasmó y dijo que deseaba tocar con nosotros. Lo sorprendente era que el tocaba el bajo con los Beatles, pero esa noche nos acompañó primero al piano y después en la batería", agregó José Carlos Flamínio, otro de los miembros del grupo. La noticia de que uno de los Beatles estaba tocando en el hotel "corrió como la pólvora" y el bar se llenó de gente.



McCartney y los Jota Herre interpretaron Yesterday, Michelle y otras canciones del célebre grupo británico y, al final, Paul dijo: "Ustedes son buenos amigos y les voy a regalar la letra de una canción". "Así surgió la letra de la canción Penina. Fue como un café instantáneo, tal era la facilidad con la cual él escribía las letras de las canciones", recuerda Flamínio.



Entre los que presenciaron el acontecimiento se encontraba Henry Cotton, famoso jugador de golf y periodista del diario británico Daily Express. Cotton llegó a la conclusión de que McCartney había regalado un nuevo éxito y escribió un artículo para su diario que tituló: "Beatle Paul deja como propina 20.000 libras esterlinas en forma de canción". Pero se equivocó. El disco Penina vendió menos de mil ejemplares.



"Aunque después del episodio la asistencia al bar se triplicó, ni siquiera nos aumentaron el pago que cada uno de nosotros recibía por cada noche de actuación, que era de 500 escudos (poco más de dos dólares al cambio actual)", relató Flamínio .
EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV