miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 10:07

So long, astoria, su nu

Cultura - El Mostrador

The Ataris y los nuevos sonidos del rock independiente

por 14 enero, 2004

Con una base musical muy similar a Green Day, pero algo menos pop, la banda norteamericana The Ataris es considerada como uno de los conjuntos de punk melódico más exitosos de los últimos años. Con un álbum con 13 pegajosas canciones, el cuarteto oriundo de Santa Bárbara, California, lanza su nuevo trabajo discográfico, So long, astoria.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

The Ataris, una de las bandas independientes de punk melódico más interesantes de los últimos años, lanza su nuevo álbum, So long, astoria. El grupo, compuesto por Kris Roe (voz/ guitarra), Johnny Coltura (guitarra/ voz), Mike Davenport (bajo/ voz) y Chris Knapp (batería), se ha convertido con un par de años en el mercado, y tras su debut con la multinacional Columbia Records, en una de las sensaciones musicales del último tiempo.



Con una base musical muy similar a Green Day, pero algo menos pop, la banda norteamericana The Ataris, es considerada como uno de los conjuntos de punk melódico más exitosos de los últimos años. Con un álbum con 13 pegajosas canciones, el cuarteto oriundo de Santa Bárbara, California regresa tras dos años, con un interesante trabajo discográfico.



"Musicalmente, nuestra forma de aproximarnos al rock tiene un espíritu que directamente apela a una vuelta las raíces. No hay mayor novedad. En este disco no hay para nada aspectos pretenciosos. Nuestra intención primaria con So long, astoria era contar historias. Todo es realmente personal, cada canción trata temas diferentes, cada canción es como una página en un libro de recuerdos, pero no es un álbum oscuro en absoluto", comenta su vocalista, Kris Roe.



So long, astoria funciona como un enérgico conjunto de pegajosas canciones (tras dos años de sequía discográfica) de punk melódico, repleto de nuevas canciones que representan el estilo emocional del conjunto, además de un sentido homenaje a Don Henley (The Eagles) con su particular e intima versión del clásico de los '80, The Boys of summer.



Con 13 intensos temas, la nueva producción musical de este quinteto californiano, presenta una base musical bastante similar a lo largo del disco, con baterías potentes y constantes y, por sobre todo, guitarras ágiles e intensas. Temas rápidos y melódicos mezclados con sones relativamente más pausados, dan a So long astoria, una contundencia de gran nivel.



La primera canción, la cual da el nombre al álbum, marca la tónica que seguirá la banda en sus sones más ágiles. Con un comienzo muy guitarrero, So long, astoria se presenta como un tema poderoso, dinámico y sugestivo, digno de una banda con décadas de experiencia. Otros de los temas que destacan de este trabajo son, Takeoffs and landings, My reply, Unopened letter to the world, Summer '79, The boys of summer y Eight of nine.



Como inspiración al componer este nuevo disco, Kris Roe tomó su auto y condujo por los lugares donde creció, donde vivió y por su antiguo colegio. "A las dos de la mañana, me senté en mi automóvil y simplemente escribí. Quería retomar todas esas imágenes de los lugares donde crecí. Fui al pasado y robé esos recuerdos que alguna vez fueron míos al tomar todas esas fotografías".



Made in California



The Ataris, banda originaria de Santa Bárbara (California), se formó en 1997 cuando cuatro jóvenes deciden empezar a componer sin descanso y estar de gira para demostrar que el movimiento punk sigue hoy en día activo para su generación. Cansados del aburrimiento de su ciudad, el grupo decide comenzar a crear canciones en sus dormitorios y plasmarlas en el garaje de sus padres con la ayuda de su grupo de amigos.



Su promoción fue bien sencilla. En un concierto de punk, el vocalista de The Ataris, Kris Roe le entregó un demo a Joe Escalante, bajista de la banda The Vandals y dueño del sello independiente Kung Fu Records. A la semana siguiente, Escalante los contactó y los hizo viajar a sus estudios de California, poniéndoles como acompañante de lujo, en la batería, a Derrick Plourde (antiguo miembro de Lagwagon).



A los 4 meses su disco Anywhere but here, ya estaba en la calle. El grupo es invitado de gira con bandas como: Mxpx, Blink 182, No use for a name, Lagwagon, Mad caddies y Superhero. En uno de estos conciertos Fat Mike de Nofx, queda admirado con su talento y desde ese momento se convierte en el padrino de la banda.



A partir de aquí graban un par de discos más para Kung Fu Records: Blue Skies, Broken Hearts...Next 12 exits (1999) y End is forever (2001), cada uno de los cuales vendió más de 100 mil copias en los EE.UU. y consiguió un éxito similar en el resto del mundo.



________________

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV