Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:30

Cultura - El Mostrador

Paul Anka y su dúo virtual con Michael Jackson

por 23 febrero 2010

Paul Anka y su dúo virtual con Michael Jackson
La tecnología permitió al artista de origen libanés cantar "junto" a Michael Jackson "This is it", tema que, aunque fue presentado como la primera obra póstuma del rey del pop, compusieron juntos.

El cantante canadiense Paul Anka abrió este lunes el Festival de la Canción de Viña del Mar con un dúo virtual con el fallecido rey del pop en su debut en este certamen.

La tecnología permitió al artista de origen libanés cantar "junto" a Michael Jackson "This is it", tema que, aunque fue presentado como la primera obra póstuma del rey del pop, compusieron juntos.

"Hace muchos años un joven vino a mi casa. Tenía 21 años y dijo que quería escribir canciones conmigo", explicó el cantautor.

Así nació la canción que, después de permanecer guardada durante mucho tiempo en un cajón, entonó esta noche el canadiense de 68 años mientras las grandes pantallas del anfiteatro la Quinta de Vergara exhibían fotos del rey del pop.

Por un momento el público enmudeció y las luces se pagaron, pero el silencio fue pronto roto por una gran ovación que algunos dicen pudo oír, "desde ahí arriba", Michael Jackson.

Fue uno de los momentos emotivos de la noche, pero no fue el único, ya que desde que apareció, de forma estelar de entre el público, Anka consiguió emocionar a un auditorio de cerca de 15.000 espectadores.

Eran la 01.30 (04.30 GMT del martes) cuando los seguidores, que tras el show del humorista chileno Coco Legrand esperaban expectantes la llegada del canadiense, pudieron escuchar las primeras notas del tema que lo lanzó a la fama, "Diana".

El intérprete de "My way", ataviado con un traje de chaqueta oscuro, corbata negra y camisa blanca, aparecía de entre la multitud con un "Muchas gracias. I love you, Chile", tras el que entonó el clásico "You are my destiny".

Le siguieron otros éxitos como "Let me hold you in my arms", "Crazy Love" y "Put your head on my shoulder", que consiguieron poner al graderío, que coreaba, de pie.

Además de su gran talento y su sobrecogedora voz, una permanente sonrisa y la cercanía que mostró con el público fueron los ingredientes que llevaron al artista a meterse en el bolsillo al público del Festival de Viña del Mar, en el que debutaba.

Fueron varios los afortunados, entre ellos un niño, los que pudieron compartir por unos segundos el escenario con un Paul Anka que no tardó en sacar a bailar a sus seguidores, de los que incluso tomó prestada una cámara de fotos para inmortalizar el momento.

El concierto estuvo lleno de tributos a artistas, como el que rindió a Sammy Davis Junior, al que dedicó unas de las canciones que compuso expresamente para él y con el que también hizo un dúo virtual.

Además hubo homenajes a Tom Jones y a Frank Sinatra, para el que escribió la canción "My way", que entonó en lo que fue uno de los momentos más emotivos de la noche.

Aunque quizás lo más nostálgico llegó cuando, mientras sonaba el tema "Let me try again", la Quinta de Vergara pudo ver proyectadas en las grandes pantallas que flanqueaban el escenario fotos en blanco y negro del Viña del Mar de hace años.

Momentos antes, Anka había conseguido arrancar alguna lágrima que otra con una exhibición de fotos de su vida al ritmo de "The times of your life", tema con el que quiso celebrar el Bicentenario de la Independencia.

"Es un aniversario para el festival y también para mí y por eso me gustaría llevaros a un momento muy especial de nuestra vida", señaló.

En las casi dos horas de recital también hubo tiempo para un tema instrumental y para ritmos swing que sacaron al público a bailar y pusieron al mismo Anka de rodillas sobre un escenario presidido por un elegante piano de cola.

A las 03.00 de la mañana (06.00 GMT del martes) el canadiense hizo un amago de despedirse, pero el público consiguió arrancarle tres canciones más, entre las que no faltó el mítico "New York, New York", con el que el anfiteatro puso el grito en el cielo.

"Gracias por todos estos años, por las cartas que recibí y por las sonrisas. Os agradezco todo vuestro amor", se despidió el cantautor, que mañana dará otro concierto en el Casino de Viña del Mar.

Tras recibir una antorcha de plata, una de oro y una gaviota, los tres galardones que puede otorgar el público a los artistas, Paul Anka se fue como llegó: entre la multitud y al ritmo de "Diana".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes