lunes, 24 de septiembre de 2018 Actualizado a las 11:35

¿Base militar en el Chaco?

Paraguay, el nuevo aliado estratégico de Estados Unidos en América del Sur

por 10 octubre, 2005

Oficialmente son ejercicios militares combinados. Sin embargo, analistas coinciden en que la masiva presencia de efectivos estadounidenses en Paraguay busca evitar que Venezuela y Cuba puedan influir en los procesos de Bolivia y Colombia. Esta nueva alianza respondería a las debilidades que ha mostrado Brasil y al aislamiento que siente Paraguay al interior del Mercosur.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La prolongada estadía de uniformados de Estados Unidos en Asunción acrecienta las dudas de analistas, en cuanto a la posibilidad de que ese país instale una base militar en el Chaco paraguayo, lo que incluso podría cambiar el escenario geopolítico entre los países del Mercosur.



Si bien aún no existe una confirmación en torno a que Estados Unidos contará con instalaciones militares en Paraguay, en caso que lleguen a materializarse, éstas vendrían a sumarse a los cerca de 800 que Washington ya tiene en más de 40 países.



En la actualidad, el Pentágono tiene bases similares en Guantámano (Cuba), Fort Buchanan y Roosevelt Roads (Puerto Rico), Reina Beatrix (Aruba), Hato Rey (Curazao), El Salvador (Comalapa) y Ecuador (Manta), aunque las últimas cuatro fueron llamadas "localizaciones de seguridad cooperativa". En Honduras posee el recinto militar Soto Cano y en Colombia, con el argumento de combatir el terrorismo y el narcotráfico, mantiene a un millar de soldados.



En la zona del Chaco ya hay 500 efectivos, aviones, armas, equipos y municiones del Ejército estadounidense, que iniciaron su llegada en julio pasado y que podrían permanecer hasta diciembre del 2006, con posibilidades de renovar a partir de entonces su estadía.



Oficialmente son ejercicios combinados. Esa es, al menos, la información que maneja la jefa de asesores del Ministerio de Defensa de Argentina, Rut Diamint. "Aún no sabemos. Son ejercicios combinados entre Fuerzas Armadas paraguayas y estadounidenses que han sido programados, que son más largos de lo que comúnmente se hacen", señaló la funcionaria.



Sin embargo, expertos en defensa coinciden en que la eventual base militar responde a la necesidad de Washington de frenar cualquier influencia de Venezuela y Cuba en Bolivia, ante la probabilidad de que el líder cocalero Evo Morales triunfe en las elecciones presidenciales de ese país, previstas inicialmente para diciembre próximo.



Asimismo, creen que la importancia de Asunción en la política exterior de Washington se produce a partir de dos factores: Argentina y Brasil no han sido capaces de transformarse en sus verdaderos aliados en la región, y porque Paraguay se siente menoscabado frente a sus socios del Mercosur.



La probable instalación de la base en la Triple Frontera (Argentina, Brasil y Paraguay), zona que fue definida por los estadounidenses como de "terrorismo islámico" en la década de 1990, es vista con recelo por el analista de la revista de Jane's Sentinel José Higuera.



El especialista en defensa sostuvo que "durante los últimos años, los servicios de seguridad transandinos han investigado exhaustivamente la posible presencia de elementos de Al Qaeda en esa zona, sin encontrar rastro alguno de la misma".



"Esto ha llevado a que muchos piensen que se trata solamente de una excusa de los estadounidenses para incrementar su presencia en la región", aseguró.



En tanto, para el analista político Ricardo Israel la presencia militar en Paraguay significa "un cambio profundo, ya que desde el término de la Guerra Fría, Estados Unidos no se había preocupado en términos estratégicos de América Latina, salvo Colombia".



El porqué de Paraguay



El director del centro de estudios Nueva Mayoría de Argentina, el cientista político Rosendo Fraga, opinó que "Paraguay es el único país del Mercosur que ha dado inmunidad a las tropas norteamericanas que entren en su territorio".



"A partir de este hecho, la visita de Rumsfeld (a fines de agosto pasado) confirma que este país ha pasado a tener importancia estratégica, no económica o política para Washington", agregó Fraga.



De esta manera, añadió, "se transforma en el único país del Cono Sur, en el cual tropas de los EE.UU. pueden permanecer durante largo tiempo, realizando ejercitaciones y eventualmente estableciendo una instalación militar".



A su juicio, "hay preocupación por la inestabilidad de Bolivia y la situación de la Triple Frontera. En una situación de crisis o emergencia, desde el Paraguay se podrían desplegar tropas hacia otros lugares del Cono Sur y esto ha motivado la visita de Rumsfeld".



Por otra parte, Fraga señaló que "Paraguay no tiene influencia regional para frenar a Chávez o a Castro, pero es el único país de la región desde el cual se podrían desplegar tropas norteamericanas que arribaran por vía aérea. Si Perú también diera la inmunidad requerida por Rumsfeld, podría generarse una situación similar".



Pero hay un detalle importante, acotó Fraga, ya que "desde Paraguay no se puede desestabilizar ni a Chávez ni a Castro, pero si podría impedirse que ellos influyeran en una crisis boliviana".



Reacomodo en el Mercosur



Fraga recordó que "Argentina y Brasil han venido subestimando a Uruguay y Paraguay en el ámbito del Mercosur y esta es una actitud que deberían replantear. El menoscabo que siente el Paraguay -que tiene raíces históricas por la guerra de la Triple Alianza- puede haber tenido cierta influencia en el acercamiento a los Estados Unidos".



La política de Washington para América del Sur en el segundo mandato de Bush, añadió el experto trasandino, "era clara: delegarle a Brasil el liderazgo regional y que fuera Lula quien contuviera la influencia regional de Chávez".



Sin embargo, acotó que "la fuerza de paz que actúa en Haití bajo mando brasileño, ha generado ciertas dudas en el Pentágono acerca de si Brasil está dispuesto a usar la fuerza para casos de desestabilización en América del Sur".



La opinión del analista argentino es respaldada por José Higuera, quien subraya que "en privado, militares chilenos y argentinos se han quejado respecto de la mala conducción y deficiente desempeño de los oficiales y tropas brasileñas en Haití".



A las críticas por el trabajo en Haití, Fraga agrega que "Lula se encuentra acosado por la crisis política y en consecuencia ha disminuido su capacidad para contener a Chávez como actor político".



"El último viaje de Chávez mostró que intenta influir en los países del Mercosur, planteando inversiones en Argentina, Brasil y Uruguay y no en Paraguay. Estos hechos pueden haber llevado a Rumsfeld a visitar Paraguay y buscar establecer allí un punto de apoyo para actuar en caso de una crisis", añade el experto argentino.



En cuanto a la permanencia, el analista trasandino asegura que "la presencia militar norteamericana en Paraguay va a depender de las circunstancias".



"Si durante el año próximo la situación regional se complica, sobre todo en Bolivia -que aunque es el país más pobre de América del Sur tiene una ubicación estratégica- esta presencia puede prolongarse, mientras que si la región se estabiliza, puede interrumpirse", puntualiza.



El factor Evo Morales



Similar es el punto de vista que tiene el analista internacional Ricardo Israel, para quien "lo que hay detrás de esto es la preocupación norteamericana por dos elementos: una es por Hugo Chávez y, el segundo, por el posible triunfo de Evo Morales en La Paz".



Sobre el líder cocalero boliviano, Israel señaló que "Bolivia es demasiado pobre para ser una amenaza de nadie y sólo puede adquirir impacto si es que recibe recursos de Chávez".



Añadió que el otro problema que preocupa a Estados Unidos, "es elemento de la Triple Frontera, como se ha sabido desde hace muchos años, donde no hay control de dichos países, y probablemente allí se organizaron los dos atentados terroristas en la década del 90, en Buenos Aires".



Mientras, José Higuera opinó que una de los aspectos que teme Washington teme, y que seguramente está detrás de cualquier plan de desplegar tropas en Paraguay, "es el hecho de que Evo Morales no dará acceso para que empresas estadounidenses exploten el gas natural".



"Estados Unidos y China están en una carrera para asegurarse el acceso a los recursos energéticos, y este es un factor que no se puede dejar de considerar, porque el líder del MAS y, muy probable futuro gobernante de Bolivia, ha dejado en claro que el estado manejará la explotación y comercialización del gas natural".



"A eso debemos sumar la muy probable articulación de Morales con Chávez, para influir en la región en contra de los intereses de Estados Unidos, y tenemos un escenario de la mayor preocupación para Washington", puntualiza Higuera.



Sin embargo, Israel advirtió que el error que comete el gobierno de Bush "es que se distancia de Argentina y Brasil, que son países relevantes, si realmente quiere detener a Chávez, ya que le pueden dar un impacto internacional", y que "ambos países se sienten pasados a llevar por esta intromisión ya que ellos creían que la política exterior se hace dentro del Mercosur y no fuera".



Contacto:mlopez@elmostrador.cl



Artículos relacionados



Mercosur: Brasil preocupado ante eventual acuerdo Paraguay-EEUU (13 de septiembre del 2005)



Nicanor Duarte: ''En Paraguay no habrá ninguna base militar'' de EEUU (30 de agosto del 2005)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV