lunes, 15 de octubre de 2018 Actualizado a las 05:51

Autor Imagen

Longueira y el futuro de la UDI

por 11 diciembre, 2013

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La renuncia de Longueira a la política es un hecho político con efectos de corto y largo plazo no sólo para el gremialismo, sino también para el sistema político en su conjunto. Longueira es, y ha sido un actor fundamental de la política de los últimos 35 años.  A pesar de su “alejamiento” seguirá jugando un rol decisivo.

El retiro, lo  había mencionado en el último tiempo en varias ocasiones. Pero, el mismo había dicho que se había “re-encantado” con la política desde el ministerio de Economía. Luego, entro a la carrera presidencial obligado por las circunstancias: “lo que llegó sólo… ya que no lo busque” fueron sus palabras. Finalmente, gana la primaria y un mes y medios después renuncia a la candidatura presidencial aduciendo razones de salud: “depresión severa” fue el diagnóstico que circulo públicamente. Luego, cincos meses después anuncia su retiro de la política contingente: “he cumplido una etapa” fueron sus palabras.

Hay tres preguntas fundamentales: ¿por qué se retira de la política?, ¿por qué hace el anuncio antes de la segunda vuelta? y ¿qué efectos políticos tiene la decisión de Longueira?

¿Por qué se retira de la política?

Dos son las razones del retiro de Pablo: personales y políticas. Las personales tienen que ver con el cansancio, con su “depresión” y con la re-valorización de otros aspectos de la vida. Sin duda, un Longueira cansado y enfermo no está en condiciones de competir, negociar ni articular. Las razones políticas que explican su “retiro” son tres:

1. Su salud y cansancio no le permiten competir en términos políticos por lo menos, a corto plazo. Pablo, se ha debilitado y eso ha repercutido en sus posiciones de poder: no está en condiciones de competir en la primera línea de la contingencia política.

2. Longueira ha llegado al convencimiento de que Chile está cerrando un largo ciclo político que se ha extendido por más de 30 años. Este hecho, implica que la derecha en general y el gremialismo en particular se debe “adaptar” a un nuevo Chile. Para Longueira, la adaptación a la nueva fase implica tres cosas: renovación generacional, pragmatismo político-ideológico y recuperar las formas originarias de hacer política según la doctrina “Guzmán”.

Longueira, no está en condiciones de liderar este proceso. Hay que abrir, por tanto, cauces a nuevas generaciones. Longueira, ha declarado por agotada a su generación. Es la hora, del relevo. Novoa, también hace un diagnóstico en esa dirección: “hay un ciclo que está llegando a su término” ha dicho el doctrinario.

El cambio –la adaptación- también debe ser ideológica; en el sentido, de abrirse a una visión no ortodoxa de los enclaves del modelo de desarrollo chileno. Desde el ministerio y desde la campaña para la primaria ya había insinuado algunos ajustes al modelo: más justicia social y terminar con los abusos en la relación capital-consumidores. Finalmente, en el plano de la acción política Longueira ha insistido al interior del gremialismo en volver al “estilo Guzmán”; es decir, privilegiar el sacrificio –“dejar la comodidad” se ha insistido desde el gremialismo-, los acuerdos internos sobre la competencia y pensar siempre en primer lugar en Chile.

3. Este proceso de “cambio” y de adaptación hay que iniciarlo ahora. Hoy, es el ahora y no después de la segunda vuelta. Renunciar a la política refuerza al interior del partido este proceso que ya se venía manifestando.

Este aspecto se relaciona con la segunda pregunta planteada: ¿por qué hace el anuncio antes de la segunda vuelta?

Longueira, en primer lugar, ha dado por perdida la elección presidencial. En consecuencia, ha decidido poner en marcha con mayor intensidad y actualidad la adaptación y la renovación del gremialismo en particular y la derecha en general. No se puede seguir postergando “lo urgente”.

Pero, no sólo ha querido apurar y decantar las tensiones internas del gremialismo, sino también señalar distancia con lo que ocurre en el sector hoy y con lo que pasara después del domingo quince. Ha señalado, en consecuencia, que no está disponible para el diagnóstico y juicio público. La pregunta no puede dejar de hacerse: ¿qué responsabilidad tiene Longueira en la crisis actual de la derecha en general y de la UDI en particular?

Y, en consecuencia, surge la tercera pregunta: ¿qué efectos políticos tiene la decisión de Longueira?

Los mayores efectos se producen al interior del gremialismo. El remezón es fuerte. Longueira con su decisión ha sido un catalizador para apurar el proceso de adaptación de la UDI  a los nuevos tiempos. Una primera fase de este proceso se abre con la renuncia de Longueira y termina con la instalación de la nueva directiva en abril del próximo año. Y entre medio, el consejo de enero.

El partido con la debilidad y renuncia de Longueira visibiliza fuertemente su fractura interna: sus “dos almas”. Un proceso que es consecuencia de un partido que por su crecimiento –para convertirse en el partido más grande del país-  “ha perdido cohesión” y ha ganado en “diversidad”. Un partido –que para algunos- ha perdido su “ideario original”. Un partido que se ha ido fragmentando lentamente y que en las dos últimas elecciones –la municipal y la parlamentaria- ha quebrado su tendencia sistemática a la expansión electoral.

Todo esto, se expresa, en los pragmáticos, longueristas y populares y los doctrinarios, novoistas y clasistas. Ambos grupos tienen visiones distintas en relación a Pinochet y su obra, en torno al rol del partido en los nuevos escenarios, en la relación del partido con la sociedad, con los empresarios y con los sectores populares, en relación al papel de la UDI en el gobierno de Piñera,  en la composición de clase de sus integrantes y en los vínculos y lealtades con el piñerismo.

Ahora, ambos sectores deberán enfrentarse por la conducción del partido y desde esa posición ejercer –más bien, tratar de mantener- la hegemonía al interior del sector. La definiciones son variadas: ¿tipo de oposición que harán al programa de la igualdad?, ¿quiénes serán los interlocutores con el bacheletismo?, ¿cómo defenderán el modelo?, ¿qué estarán dispuestos a negociar?, ¿qué definiciones presidenciales tomaran?, ¿apoyaran a Piñera en su nueva aventura presidencial?, ¿cómo relacionarse con RN?, son alguna de las preguntas que el gremialismo deberá resolver.

Y finalmente, ¿qué rol jugara Longueira en todas estas definiciones? es una pregunta que tiene plena valides. La respuesta la podemos encontrar a partir de dos preguntas que el propio Longueira se ha hecho: ¿qué rol voy a jugar en este nuevo escenario? Y al mismo tiempo: ¿qué rol jugara la UDI en este nuevo ciclo; sobre todo, en el tipo de oposición que activara?  La pregunta ya la había hecho en Enero cuando se peguntaba por la UDI que había que construir para los “próximos 30 años”. Hablaba, entonces, de “refundar el partido y recuperar la mística y la épica”. Por ahora, sólo sabemos que no estará en la primera contingencia. Estamos a la espera de sus próximos movimientos.

Longueira ha renunciado a la política. En rigor, ha renunciado a la competencia contingente de corto plazo. Y con ello, busca un nuevo y estratégico lugar desde donde “ejercer el poder”.  Pero, no ha renunciado al partido. Lo ha dicho Melero: “se aleja de la política, pero no renuncia a la UDI…  es una persona cuya opinión y consejo van a ser muy tomados en cuenta”.

La política continúa con sus ritmos extenuantes. Por ahora, hay que esperar el desenlace de los proceso de la tectónica del poder que ya están en movimiento. La UDI se enfrenta a una coyuntura en que no sólo deberá adaptarse a los nuevos tiempos de Chile y el mundo, sino también –y sobre todo- empezar a construir partido y hacer política sin los fundadores ni los herederos de Guzmán. Ya se fueron del congreso y empiezan a dar los primeros pasos al costado. El gran desafío de los gremialistas es seguir “sorprendiendo a Chile”. El problemas, es que no es sólo cuestión de rostros.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV