Sábado, 1 de octubre de 2016Actualizado a las 02:10

Autor Imagen

¿Qué puede ofrecerle la derecha a Chile?

por 2 abril 2014

En cierto sentido, lo que la derecha pueda ofrecerle a Chile depende de la izquierda. Una posibilidad es que la derecha le ofrezca al país políticas de izquierda atenuadas: un acuerdo de vida pareja en vez de matrimonio entre personas del mismo sexo; alzas de impuestos, pero no muy altas; etc.  Habría que preguntarse por qué una persona habría de preferir una imitación barata al objeto real.

La otra posibilidad es que la derecha le ofrezca a Chile algo distinto. Para eso tiene que intentar comprender a lo que se opone, lo que puede también ayudarle, en parte, a definir su propia identidad. La izquierda, a pesar de que su núcleo más duro nazca de un análisis materialista de las relaciones de producción, ya no se plantea solamente como un programa económico. Su planteamiento es más amplio y su fin es la autonomía del individuo (en todo caso, este fin presupone una concepción materialista de la realidad y necesita de bastante ayuda estatal). La meta es el “hombre nuevo”, más que el control gubernamental de la producción. Por eso el hincapié en la igualdad más que en la justicia, por ejemplo. Esto, por supuesto, implica un cambio radical o refundación de la sociedad.

Teniendo esto presente, para que pueda ofrecer algo al país, la derecha tendría que reevaluar el énfasis que ha puesto en la economía y bienestar material como principal aspecto de la realidad, y en la libertad –sobretodo económica– como el principal bien a proteger. Considerando lo anterior, habría que preguntarse si algunos grupos de la actual derecha chilena no tienen más en común con la izquierda post-marxista que con el sector que los vio nacer.

Frente a las refundaciones y revoluciones de la izquierda la derecha puede mostrar la bondad de lo permanente: la naturaleza humana como es –trascendente, pero también enraizada en un lugar y tiempo– y no como nos gustaría que fuese, de la sociedad como un todo orgánico e histórico y no como la realización de un plan abstracto pensado por intelectuales (“sistemas tan perfectos que nadie necesitará ser bueno” en palabras de T.S. Eliot). Nociones como libertad en el orden, familia, civilización, continuidad e identidad son bastante más sólidas que crecimiento económico y libertad de emprendimiento. Unido a esto, una denuncia clara de los males sociales –y no sólo económicos– causados por la imposición de la ideología sobre una realidad que no la resiste, puede dar lugar a un ideario que supere el materialismo, que sea un aporte para el país y que entusiasme a un número significativo de personas.

Un ofrecimiento de este tipo podría reconfigurar el eje político, dejando atrás el viejo esquema de izquierda y derecha, y dando lugar a uno de conservadores y liberales. Las nuevas alianzas, algunas fundamentales y otras meramente tácticas podrían sorprender a más de uno.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes