Jueves, 1 de septiembre de 2016Actualizado a las 02:35

Opinión

Autor Imagen

Sobre simios, moral, mercado y equidad

por 26 enero 2016

Sobre simios, moral, mercado y equidad
Un filósofo de Harvard, un primatólogo holandés, un médico británico, los monos capuchinos y los chimpancés tienen una ideología redistributiva y solidaria de corte socialdemocrático, por muy prácticas razones.

Tuve el honor y privilegio de ser invitado este fin de semana por la Fundación RAD a un encuentro y diálogo con dos distinguidos profesores: Michael Sandel, de Harvard, autor de Lo que el dinero no puede comprar: los límites morales del mercado, y el primatólogo más reputado del mundo, Frans de Waal, quien básicamente nos explicó de manera cordial y brillante lo que él ha expuesto en un imperdible video TED (subtitulado en español).

Mis muy personales conclusiones de ambas charlas y discusiones confluyen. La teoría de la racionalidad económica extrema, el epicentro de las ideas neoliberales, es que los seres humanos somos esencialmente egoístas, y que actuamos para maximizar primordialmente nuestro beneficio personal. La mano invisible del mercado es la que ordenará la sociedad y proveerá una cornucopia de bienes para todos a precio justo.

Eso ha llevado crecientemente a ponerle un valor monetario a casi todo: vender la ciudadanía a inmigrantes que la pueden pagar, vender el derecho a matar animales en peligro de extinción por puro placer sádico, vender segregación escolar, pagar a los niños dinero a cambio de buenas notas, etc.

Sandel, siendo muy claro en que el mercado es un eficiente asignador de recursos, cuestión que comparto, plantea que es necesario comenzar a proteger los bienes morales, éticos y cívicos que los mercados ignoran y que el dinero no debiera poder comprar. 

Desde otra vertiente muy diferente, de Waal nos demuestra, con ingeniosos experimentos, cómo los primates superiores, como monos capuchinos o chimpancés, muestran nítidas conductas de justicia, empatía, reciprocidad y equidad.

Un chimpancé se negará a recibir uvas, hasta que su colega en otra jaula también las reciba. No lo hace porque recibió un mandato divino, sino porque ha evolucionado en el sentido de que si él es solidario, recibirá solidaridad recíproca tarde o temprano, e intuye que, de no hacerlo, a la larga su grupo se sumirá en el caos.

Nuestros chilenísimos Chicago boys, ciertos ideólogos derechistanos que pontifican sobre la inexistencia de los derechos sociales, y algún personaje presidencial que opina que la educación es un bien de consumo, en su miope y añeja racionalidad económica primitiva y simplona, han estado empujando nuestras sociedades en dirección a los múltiples males sociales que se derivan de la inequidad y la segregación, a las cuales consideran subproductos irrelevantes del crecimiento económico.

Un mono capuchino se pondrá verdaderamente furioso si él recibe trozos de pepino por hacer un trabajo, mientras su colega recibe deliciosos granos de uva por el mismo trabajo. Son los mismos indignados de Santiago, Wall Street o Madrid, y la gestualidad no es muy diferente. Véalo por usted mismo.

Esta semana también nos visitó el Dr. Richard Wilkinson, quien ha demostrado, con prolijas estadísticas, que los países con mayor inequidad de ingresos, aunque tengan un ingreso per cápita promedio elevado, tienen mucho peores indicadores en temas como crimen, violencia intrafamiliar, desconfianza, drogas, depresión, obesidad y cuanto mal social alguien pudiera imaginar. Hay otro magnífico video TED en español disponible para el lector, cuyo título es: Cómo la desigualdad económica perjudica sociedades.

En suma, pareciera que un filósofo de Harvard, un primatólogo holandés, un médico británico, los monos capuchinos y los chimpancés tienen una ideología redistributiva y solidaria de corte socialdemocrático, por muy prácticas razones.

Por cierto, cuando uso el término “socialdemocrático”, me adelanto a las críticas miopes de sectores incorregiblemente derechistanos. No me estoy refiriendo a Venezuela, ni a la Argentina K, que son ejemplos de populismos insustentables. Tampoco me refiero a las socialdemocracias de siesta y fiesta del Sur de Europa, que tienen mucho en común con Maduro y Kirchner: gastar lo que no se tiene hasta que se acabe el jolgorio en un gran reventón que inevitablemente termina dejando a los pobres más pobres que antes.

Tampoco me refiero a los trasnochados experimentos del estatismo mal entendido de la Europa oriental del siglo XX, o algunos experimentos chilenos apurada y desprolijamente implementados con retroexcavadora, sin importar que vaya quedando el desparramo a la vera del camino. Me refiero a socialdemocracias rigurosas, que en general hacen las cosas bien y pausadamente, cuyo amplio espectro abarca desde Canadá y Nueva Zelanda, a Dinamarca o Noruega, por mencionar algunas.

Nuestros chilenísimos Chicago boys, ciertos ideólogos derechistanos que pontifican sobre la inexistencia de los derechos sociales, y algún personaje presidencial que opina que la educación es un bien de consumo, en su miope y añeja racionalidad económica primitiva y simplona, han estado empujando nuestras sociedades en dirección a los múltiples males sociales que se derivan de la inequidad y la segregación, a las cuales consideran subproductos irrelevantes del crecimiento económico. En realidad, nos han estado empujando al descalabro y la pérdida total de la cohesión social. Son en cierto modo preprimates con PhD. Su hora ya pasó. Next.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes