miércoles, 15 de agosto de 2018 Actualizado a las 19:35

Acto se hará este miércoles

Ninguna autoridad de Defensa irá a entrega de fragatas en Inglaterra

por 21 noviembre, 2006

Ni la ministra Vivianne Blanlot, ni la subsecretaria de Marina, Carolina Echeverría, asistirán a la ceremonia, donde se recepciona la primera fragata Tipo 23 para nuestro país. Sólo irá el almirante Rodolfo Codina, lo que ha llamado la atención a fuentes castrenses y del área de la defensa. En tanto, este 13 de diciembre llega a Chile el segundo submarino ''Scorpene''.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La incorporación a la Armada de la primera fragata británica del Tipo 23, que este miércoles será recibida en Inglaterra, no ha partido con la mejor de las suertes. Su entrega tiene un atraso de dos meses, y ninguna alta autoridad civil del ministerio de Defensa asistirá a la ceremonia, que será presidida por el almirante Rodolfo Codina, comandante en jefe de la fuerza naval.



Según confirmaron a El Mostrador.cl fuentes del ámbito castrense, ni la ministra de Defensa, Vivianne Blanlot, ni la subsecretaría de Marina, Carolina Echeverría, asistirán a la ceremonia de izamiento del pabellón patrio en la fragata, acto que tendrá lugar en la base naval británica de Portsmouth, en Gran Bretaña. Las fuentes no precisaron los motivos para la no asistencia de las máximas autoridades políticas del ministerio de Defensa, que serán representadas por el embajador de Chile en Londres, Rafael Moreno.



La fragata es la primera de tres unidades del Tipo 23, que fueron declaradas excedentes por el gobierno británico hacia fines del año 2004 y que fueron adquiridas por Chile en junio del año pasado. La nave que será transferida a Chile este miércoles es la HMS Norfolk, que ahora pasará a llamarse Almirante Cochrane, reemplazando a un destructor porta-helicópteros que fue dado de baja por la Armada recientemente.



El costo para Chile de las tres fragatas británicas fue de 350 millones de dólares y, según el cronograma original, la segunda debería llegar en abril del 2007 y la tercera en enero del 2008. Sin embargo por el atraso que sufrió la entrega de la primera unidad, las otras dos también tendrán demora y sólo podrán estar en mar chileno el 2008, informaron fuentes bien informadas.



El acuerdo para comprar las fragatas Tipo 23 se negoció y concretó directamente de gobierno a gobierno entre Chile y el Reino Unido, aunque la operación incluye un contrato anexo, por un valor cercano a 250 millones, otorgado al consorcio BAE Systems, que es un grupo industrial privado.



La adquisición será financiada con recursos derivados de ahorros realizados por la institución naval y de la Ley Reservada del Cobre. El pago de estas fragatas se realizará entre los años 2006 y 2015.



Al igual que las fragatas ya adquiridas para la Armada en Holanda, las fragatas del Tipo 23 son propulsadas por turbinas de gas Rolls-Royce. Esto permitirá mantener un alto grado de estandarización logística y lograr una importante reducción de los costos operacionales, como beneficio adicional a la eficiencia y menor consumo de esas turbinas en comparación a las turbinas de vapor empleadas por los destructores y fragatas más antiguas que la institución naval está dando de baja.

Un contrato de apoyo técnico y logístico, subscrito con Rolls-Royce en diciembre del 2004, garantiza el suministro de repuestos, apoyo técnico y el mantenimiento mayor de las turbinas de las fragatas por los próximos 20 años.



Difíciles relaciones



De acuerdo a fuentes del ámbito castrense y de la defensa, los problemas que demoraron la entrega de la primera fragata británica, cuya transferencia fue originalmente programada para septiembre de este año, se debieron inicialmente a "atrasos en los procesos técnicos de la nave". Una de las fuentes puntualizó que se habría producido "una discrepancia entre los representantes de la Armada y el consorcio BAE Systems", empresa responsable de los trabajos de preparación de la nave para entrega a Chile.



La discrepancia habría surgido en torno a ciertos componentes de la nave, que debían ser reemplazados por otros nuevos. Las partes que la empresa británica había instalado no correspondían a las especificaciones acordadas con la Armada. Ante eso los representantes de la institución naval habrían exigido el reemplazo de las partes, originando el primer atraso en la entrega de la fragata.



Según las fuentes, el problema con las partes de reemplazo fue solucionado satisfactoriamente hacia fines de septiembre. Pero continuaron las dificultades para fijar la fecha de la ceremonia de transferencia e izamiento del Pabellón Nacional en la nave, acto que simboliza su incorporación a la flota naval de Chile. Los problemas giraron en torno a la asistencia de la ministra Vivianne Blanlot. Pese a no tener otros compromisos, la máxima autoridad del Ministerio de Defensa habría planteado problemas para estar presente en dos fechas que se le propusieron con anterioridad.



Una de las fuentes consultadas por El Mostrador.cl afirmó que la situación es ilustrativa de las difíciles relaciones que tiene la Armada con la ministra Blanlot, que en algún momento también habría rehusado autorizar la asistencia del Almirante Rodolfo Codina al acto en Portsmouth. Según la fuente, la única explicación es que simplemente no habría "química" entre la institución naval y la titular de Defensa.



La asistencia de la máxima autoridad del ministerio a este tipo de actos se convirtió en una norma en los últimos años. Y lo cierto es que Blanlot se ha dado tiempo para asistir a otros eventos, incluyendo ejercicios del Ejército en la zona norte -adonde concurrió en compañía de su hija- y es por eso que su evidente desinterés en asistir a la transferencia de la fragata en Inglaterra ha llamado la atención en círculos castrenses y civiles ligados al área de la defensa.



Submarino Carrera



No correrá la misma suerte el submarino del Tipo Scorpene SS "Carrera" cuado arribe al puerto de Valparaíso el próximo 13 de diciembre. En esa ocasión, la ministra Blanlot encabezará la ceremonia de recepción del segundo y último de los dos sumergibles de la Clase O'Higgins cuya construcción fue encargada a un consorcio de astilleros franceses y españoles.



El SS "Carrera" se sumará al O'Higgins, líder de la clase, que ya está integrado a la flota de la Armada en Chile desde diciembre pasado, y a cuya ceremonia de recepción asistió la entonces candidata presidencial, Michelle Bachelet, hecho que dio lugar a criticas por parte de la oposición.



Los Scorpene son submarinos de última generación de tipo convencional -de propulsión diesel-electrica-, aptos tanto para operar en escenarios oceánicos como costeros. Chile decidió en 1997 reemplazar parte de su flota de submarinos con este tipo de naves de diseño franco-español, luego de evaluar y descartar un diseño alternativo de origen alemán, por su excelente combinación de altas prestaciones y bajos costo de mantenimiento y operación.



Las naves tienen capacidad para operar a más de 300 metros de profundidad. El casco puede resistir la presión que se genera a esa altura bajo el nivel del mar, al estar construido con aceros especiales de alta elasticidad -que tienen que ser puestos a una temperatura de 100 grados centígrados para que les aplique soldadura- utilizados en la construcción de submarinos nucleares. En inmersión estos submarinos pueden alcanzar una velocidad máxima de 20 nudos.



Un aspecto clave en el bajo costo de operación de estos sumergibles es su reducida tripulación, que es compensada por altos grados de automaticidad, ya que sólo precisan de 32 tripulantes. Además, son naves muy silenciosas, que es una característica esencial de la guerra submarina, y dotadas también con sensores con un gran poder de escucha.



Los submarinos de la Clase O'Higgins están equipados con seis tubos, para el lanzamiento para 18 armas de tipo convencional, incluyendo los poderosos torpedos Blackshark y misiles anti-buque del tipo SM-39 Exocet. Estos últimos pueden ser lanzados mientras el submarino está sumergido.

Los submarinos de la Clase O'Higgins son, en estos momentos, los sumergibles más modernos y avanzados en servicio de cualquier Marina de América del Sur. Solamente los dos submarinos del Tipo TR-1700 que posee Argentina tienen capacidades que se les acercan. Pero eso podría cambiar si Venezuela confirma la compra de tres submarinos rusos del Tipo AMUR, diseño avanzado que reemplaza a los Kilo, armados con lanzadores verticales de misiles de crucero.



____________________________________



Artículos relacionados



Armada recibió en Valparaíso las primeras dos fragatas holandesas (6 de marzo del 2006)



Almirante Codina entrega detalles de las fragatas que arribarán al país (3 de marzo del 2006)



Con un año de atraso submarino Scorpène se suma a la Armada (20 de agosto del 2005)



Análisis de Defensa: El curioso incidente del submarino Scorpene en Francia (15 de enero del 2005)



Armada chilena recibiría jugosos ''royalties'' por submarinos Scorpène (21de febrero del 2002)



Casi listos cascos de submarinos Scorpène (19 de septiembre del 2001)






Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)