Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:07

Mario Waissbluth, líder de Educación 2020:

"El sistema de agencias acreditadoras es un escándalo"

por 6 agosto 2009

El movimiento ciudadano que vio la luz hace un año lanzó esta semana su "Agenda Inmediata", que plantea abordar 17 medidas para comenzar a enfrentar ahora ya el grave problema de la calidad de la educación en Chile. Entre estas plantea la necesidad de que un organismo internacional autónomo evaluar el sistema de acreditación de las universidades, entorno al cual, según el académico, hay demasiados  intereses creados.

"Tengo un lugarcito que le quiero mostrar", le ofreció una tarde de enero pasado el decano de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile, Francisco Brieva, al líder del movimiento Educación 2020, Mario Waissbluth.

El "lugarcito" no era ni más ni menos que unas oficinas de 300 metros cuadrados dentro del emblemático edificio de la escuela de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas.  Inmediatamente se convirtió en el centro de operaciones del movimiento que vio la luz luego del  artículo "Estatuto Docente: Una Tragedia Peor que el Transantiago" que el académico publicó en revista Qué Pasa en agosto de 2008.

Hoy, más de 80 colaboradores pululan en esas dependencias, y un número similar lo hace repartido en las regiones.

Con vista a Fantasilandia, la oficina de Waissbluth es el lugar donde pasa gran parte de sus días, ahora dedicados casi exclusivamente al movimiento, que según él ha logrado convertirse "en un interlocutor válido", en lo que radica su principal logro.

Aunque asegura que "ser líder de un movimiento ciudadano a los 61 años no es muy aconsejable para la salud", el también miembro del Consejo de Alta Dirección Pública, no tiene reparos a la hora de ir a "pasar el platillo" o sumar adherentes.

Y menos para impulsar iniciativas. La última, es la denominada "Agenda Inmediata",  que plantea abordar este año y el próximo 17 medidas que aunque por sí mismas no conseguirán el salto definitivo, para Educación 2020 son indispensables para empezar a avanzar.

Algunas de las propuestas son crear un programa de formación y certificación de directores, subir los incentivos a los profesores de excelencia, mejorar las becas para estudiar pedagogía y otorgar carácter de obligatorio al Examen Nacional de Habilitación; y evaluar, debatir y diseñar el nuevo rol que debiese tener el Ministerio de Educación.

Aunque no todas necesitan recursos, las que sí los requerirán suman unos 50 millones de dólares adicionales al presupuesto regular de Educación para 2010.

-La semana pasada la ministra de Educación, Mónica Jiménez, anunció que debido a la crisis el Presupuesto de 2010 sería sumamente ajustado.

-Sabemos que nuestra vida no es fácil. Y vamos a chillar y gritar, que es nuestro rol como movimiento ciudadano. Aquí hay platas que son una minucia comparado con el presupuesto público y que abren puertas enormes. Entonces la pregunta es cuánto tiempo más vamos a estar esperando, cuando cada año salen de la escuela 100 mil niños que no entienden lo que leen. Si el sistema político chileno estima que del Presupuesto total de la nación, que son 24 mil millones de dólares, no se pueden sacar 50 millones para abrir ciertas puertas para mejorar la educación en Chile, entonces no entiendo nada.

-Uno de los puntos de la Agenda Inmediata es que se haga un seguimiento a los programas que realiza el Mineduc ¿por qué lo consideran necesario?

-Probablemente de ahí mismo pueda salir la plata. El tema es que  por todos lados nos llegan comentarios de que hay muchos programas del Mineduc que nunca se han evaluado en cuanto a impacto o significancia real.

-¿Por un problema de recursos?

-Yo creo que no es un problema de recursos. Evaluar es comparativamente barato. La no voluntad de evaluación es porque evaluar es complicado y peligroso. Le pisa los callos a muchos.

-Otro punto de su agenda inmediata apunta a modificar el proyecto de Ley de Aseguramiento de la Calidad de la Educación, para incluir sanciones efectivas a las carreras pedagógicas que no resulten acreditadas.

-Así es, ya que a pesar de que es obligación para las pedagogías de acreditarse, como prácticamente no trae consecuencias muchos no se han preocupado.

Por eso estamos peleando porque el sistema de acreditación se endurezca y se ponga más serio. Y que tenga consecuencias, ya que si la carrera no se acredita por dos años consecutivos, se cierran las matrículas.

La buena noticia es que la ministra de Educación anunció el cierre de las carreras que no acrediten.

  Acreditaciones escandalosas

 -Hasta el minuto la labor de acreditación corresponde a la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), pero ahora también están entrando las agencias acreditadoras privadas ¿cómo ven esto?

-Aquí también vemos un problemita no menor. Me imagino que las agencias acreditadoras que se están creando deben ser serias. Pero es una especie de contrasentido esencial que te digan ‘tú me evalúas a mí y yo te pago'. Por favor, se está contraviniendo un principio esencial de auditoría.

Es intolerable. A lo menos la selección de la agencia de acreditación debería ser por sorteo. Y que se deposite en un fondo común que le pague a todas, sino es muy simple: agarro fama de acreditador laxo y me cae todo el negocio. En pocas palabras, que el acreditado le pague al acreditador es un escándalo.

-¿Y cómo piensan evitar eso?

-Estamos llamando a que venga un sistema internacional autónomo y evalúe el sistema de acreditación.

-¿Cree factible que se haga?

-Es cuestión de voluntad política.

-¿Y tiene que ser alguien de afuera?

-Sí. Hay demasiados intereses creados en Chile sobre este tema.

El establishment educativo reacciona

-En junio tuvieron que retirar sus spot televisivos porque resultó "ofensivo" para algunos sectores ¿esperaban esta reacción?

-Era un spot que sabíamos que era duro. No fue porque nos equivocamos ni por casualidad: era duro. Lo que nunca íbamos a imaginar fue la virulencia con la que el establishment educativo iba a reaccionar.

-¿Establishment integrado por quiénes?

-Por algunas personas del mundo de los profesores, algunos expertos en educación, gente que se sintió como si les estuviésemos diciendo que son ellos los que mandaron a los alumnos a la horca. Lo que decimos es que es el país el que los está mandando a la horca. Pero se la tomaron en la personal.

Aunque fue censurado y sacado del aire, todavía está en youtube. Ya lleva veintitantas mil bajadas.

-¿Cuáles son las mayores críticas que ha recibido el movimiento?

-Hasta ahora no he visto a nadie decir que está en desacuerdo con las propuestas de Educación 2020. Lo que he visto, sobre todo desde algunos miembros del sistema académico, es decir que son propuestas simplonas o panfletarias. Pero cuando les peguntamos con qué están en desacuerdo no hemos podido dilucidar en qué somos simplones o panfletarios. Más bien son descréditos al boleo.

Otros nos dicen que mientras no digamos que la educación debe ser estatizada no vale nada lo que propongamos, ante lo que le decimos que gane las elecciones con 2/3 del parlamento y conversamos. O al revés.

El tema de fondo es que estas propuestas las vas a necesitar aunque la educación se privatice o estatice totalmente: si no tienes buenos profesores, directores y más recursos para las aulas vulnerables nada de lo anterior funciona.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes