Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:50

La historia de Daniel Fernández y su estrategia con el proyecto energético

El Señor de HidroAysén

por 9 septiembre 2010

El Señor de HidroAysén
El ingeniero, cuya cercanía con Guido Girardi le abrió las puertas de las empresas estatales, ingresó al PPD como miembro de la comisión de medio ambiente en los 90, donde trabajó codo a codo con los actuales integrantes de Patagonia Sin Represas. Las redes de contacto que generó durante su paso por Enap, Metro y TVN -además de su buena gestión-, lo volvieron el candidato ideal para reposicionar el proyecto, que ha impulsado como vocero único y todopoderoso.

La decisión de Daniel Fernández de dejar su cargo como director ejecutivo de TVN y asumir como nuevo mandamás del proyecto energético HidroAysén, tomó por sorpresa a su gran amigo Guido Girardi, que se enteró a través de la prensa del cambio de rumbo de su compañero de partido.

Según el senador, “no me lo comentó porque sabía que le habría dicho que era una pésima decisión”. Y aunque Girardi ha sido un férreo opositor al proyecto, no se sumó a las voces del PPD que criticaron duramente al ingeniero civil. Aunque lamentó su desembarco en HidroAysén, el parlamentario defendió su derecho a participar en el mundo privado.

Vecinos y amigos

La relación entre ambos es muy estrecha. Se conocieron a fines de los 80 y fue Girardi quien lo invitó a formar parte de la Comisión de Medio Ambiente del PPD en 1990.

Allí, estuvo codo a codo con el equipo “duro” del partido que ahora lidera el movimiento Patagonia Sin Represas: Patricio Rodrigo, el ex embajador Hernán Sandoval y el propio Girardi. “Fue parte de este grupo, pero ahora es la oveja descarriada. En todo caso no corresponde pasarlo al Tribunal Supremo por asumir este cargo, hay que respetar las decisiones personales de la gente”, asegura el parlamentario.

Además de Girardi, los más cercanos de Fernández en el PPD son el ex vicepresidente de BancoEstado, Jorge Marshall, el ex ministro Sergio Bitar, la ex vocera Pilar Armanet, y el ex subsecretario de la Presidencia de Frei Ruiz-Tagle, Jorge Rosenbluth, con el que fundó Expansiva.

Según fuentes del PPD “no era muy popular entre los militantes porque era bastante descalificador.  Siempre tenía la razón y los demás no. En todo caso, la popularidad no es lo que te lleva a cargos altos, sino que un político con poder te promueva. En este caso fue Girardi”.

Por años tuvieron un vínculo muy estrecho, estableciendo una fuerte amistad. Incluso, Fernández se compró una parcela en Cuesta la Dormida, en la Quebrada Alvarado -V Región-, al lado de la parcela del senador.

Ahí se visitaban constantemente e incluso compartían reuniones familiares. En  todo caso, y según relata Girardi, los últimos años la amistad se volvió menos intensa. Ahora incluso, asegura el parlamentario, Fernández no visita su parcela.

Pasaporte al éxito

De origen judío* -su apellido materno es Koprich- Fernández no es practicante. “Su visión es más bien agnóstica. Podría decirse que él pertenece a la Colonia Comercial. Es del círculo del business al interior de la Concertación”, relatan cercanos.

Según fuentes del PPD “no era muy popular entre los militantes porque era bastante descalificador.  Siempre tenía la razón y los demás no. En todo caso, la popularidad no es lo que te lleva a cargos altos, sino que un político con poder te promueva. En este caso fue Girardi”.

Reconocido como un profesional eficiente, pragmático y como un excelente técnico y experto en transportes, Fernández trabajó como ingeniero en la Secretaría de Planificación de Transporte (Sectra) entre 1985 y 1990. Luego fue su secretario ejecutivo entre 1993 y 1996.

Su dominio técnico, su entrada al PPD y su cercanía a Girardi, fueron su pasaporte al éxito en el mundo estatal. Fue presidente del directorio de Metro y después presidente del Directorio de Enap hasta el 2004.

“Lo promoví para director ejecutivo de TVN. Él ha sido muy respetado técnicamente, aunque siempre hemos tenido diferentes visiones en algunos aspectos”, asegura Girardi.

Desde TVN señalan que como una manera de dar una señal de independencia, puso a Jorge Cabezas como director de prensa, quien no es cercano a la Concertación.

“Fernández fue promovido por Girardi, que como presidente del PPD le dio apoyo para su carrera emergente. También ayudó, por supuesto, que es un excelente ejecutivo”, relata un militante de la colectividad.

Paralelamente fue escalando posiciones en el PPD. Incluso pasó a ser miembro de la secretaría de programas y entró a ver temas de transporte.

Luego,  participó en el programa del presidente Frei, en temas de transporte e infraestructura, apoyado por Álvaro García. “Quedó muy dolido porque esperaba ser ministro de Transportes, pero no lo fue”, señala la misma fuente.

Tampoco tuvo suerte como candidato a la directiva central del PPD, en 1993. En todo caso, y según fuentes internas, “nunca ha sido militante de tiempo completo. El tema de la política nunca fue de su interés salvo en esa única oportunidad que fue candidato”.

Otras fuentes del PPD aseguran que “luego de esto se desvinculó del tema político. Era militante con carné para mantener altos cargos, pero no fue nunca más activo”.

En todos sus puestos ejecutivos tuvo excelentes resultados de gestión. Mientras estuvo en Enap el valor económico de la compañía aumentó en 50 por ciento. En Metro, logró que fuera uno de los tres únicos metros del mundo con resultado operacional positivo. TVN tuvo en 2007 la mayor utilidad en su historia, logrando también liderazgo en audiencias.

En vista de esto y de las extensas redes de contacto que generó durante estos años, fue fichado por la sociedad Endesa-Colbún, que quería dar un vuelco a la imagen de HidroAysén. Así como alinear a las nuevas autoridades.

La ofensiva de la Hidroeléctrica

Cartas a los medios de comunicación explicando el proyecto, charlas en universidades, entrevistas e incluso peticiones en la Comisión Europea para detallar la idea, forman parte de la “explosión comunicacional” que Fernández ha impulsado desde su llegada.

Y es que su desembarco trajo fuertes cambios en la estrategia comunicacional del proyecto. Quizás el más importante, su posicionamiento como el vocero de la apuesta energética. De hecho, y por orden suya, la agencia Burson Marsteller dejó de estar a cargo del tema a nivel nacional y ahora realiza trabajo en terreno en Aysén, con las comunidades.

“Ahora el proyecto comunicacional es él”, señala un académico experto en comunicación estratégica.

En un  sector que en general se maneja con muy bajo perfil, Fernández ha apostado por aparecer constantemente en los medios de comunicación.

Según un consultor experto “su estrategia ha tenido aciertos y desaciertos. Por una parte salió a explicar el tema. Lo que era fundamental”. Esto, explica, porque los opositores a HidroAysén son muy movidos: han gastado mucho dinero y utilizado una amplia gama de medios para promover su causa. Lo que convirtió a HidroAysén en un tema de agenda. De esta forma, Patagonia Sin Represas logró que los chilenos se volvieran contra el proyecto.

Por eso, “es un acierto que HidroAysén tenga un rostro, con vocerías claves y definidas. Que un proyecto tan grande mantenga una política de silencio no es recomendable. Antes estaban muy callados. El que más aparecía era Bernardo Larraín, pero sólo dando líneas generales”.

También es evaluado positivamente que esté dispuesto a enfrentar a todos los medios. “Pocos gerentes tienen disposición a exponerse con medios como The Clinic, por ejemplo. En todo caso, al escucharlo queda la sensación de que lo asesoran y le dan las cuñas, pero luego se vuela y cae en la soberbia de decir cosas fuera del guión, metiendo las patas”.

Para el experto, un tema que le juega en contra es que “Fernández no entiende cómo han evolucionado los tiempos en materia de conciencia ciudadana ambiental. Dice cosas que para la gente común son súper venenosas, como en la entrevista de The Clinic, donde aseguró que él no creía en lugares sagrados. Como demostró Barrancones, sí hay lugares sagrados para los chilenos”.

Además, el ingeniero no habla claramente sobre cómo se harán cargos de los impactos ambientales. Los minimiza. “Y lo más honesto es reconocer que habrá impactos y decir cómo se mitigarán. Si no lo hace corre riesgo de perder credibilidad”.

Por otro lado, señala el consultor, “un proyecto de este tipo, tan complejo, siempre tiene gente a favor y en contra. Pero sólo habla él y no otros actores que pudieran estar a favor, como el sector industrial o de energía. No puede aparecer solo defendiendo el proyecto, debe buscar aliados”.

Esta estrategia de no incluir aliados, señala, “hace aparecer que el único favorecido con el proyecto es la propia empresa. Y la gente se queda con esa idea: destrozan la Patagonia y ganan plata. En todo caso aún queda mucho camino por recorrer y ahí se verá si Fernández logró su objetivo de darle vuelta la mano a Patagonia Sin Represas”.

* Nota de la Redacción: Asesores de Daniel Fernández rectificaron la información entregada por fuentes cercanas sobre el apellido materno del ingeniero: su apellido es croata e incluso tiene la nacionalidad.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes