Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 23:52

Lo que se comenta en Palacio sobre el retorno del senador a la primera línea del poder

Longueira a La Moneda

por 24 marzo 2011

Longueira a La Moneda
Los primeros días de abril, el ex timonel de la UDI estará de regreso de un viaje a Marruecos listo para desembarcar en el comité político. Ninguneado por el Presidente cuando decidió no ofrecerle un puesto en el último cambio de gabinete, es de los pocos hombres de su sector que se ha parado de igual a igual con Piñera y ahora deberá ver cómo se enfrenta a Rodrigo Hinzpeter, la principal amenaza de la UDI. Según sus aliados, los escenarios de su arribo a Palacio son de diversa intensidad pero siempre recuerdan que "Pablo es Pablo".

Mientras Pablo Longueira reflexiona respecto de la posibilidad de encabezar la bancada de senadores de la UDI, en conjunto con Andrés Chadwick, desde La Moneda monitorean atentamente los avatares de la tienda de calle Suecia. En Palacio se ha impuesto la idea más bien generalizada de que si finalmente esta opción se concreta, el gobierno no va a tener problemas para relacionarse con el ex timonel gremialista. Ello, porque se estima que aunque el senador tenga discrepancias con el Ejecutivo en algunos aspectos, es una persona con la que “se puede llegar a acuerdos políticos relevantes”. Donde existe más preocupación es en un sector de RN, donde especulan que la eventual llegada del parlamentario gremialista al tradicional comité político de los días lunes, podría ser perjudicial para la colectividad de Antonio Varas.

Por lo pronto, en Palacio especulan que la salida de Hernán Larraín de la jefatura de la bancada “no debe haber sido tan dura para (Juan Antonio) Coloma”, aludiendo a las intervenciones del senador y que en más de alguna oportunidad no sólo incomodaron en el gremialismo, sino también en el gobierno. Además, plantean que la llegada de Longueira a la cita de los lunes se ajustaría “al reacomodo político” del período post cambio de gabinete, donde los partidos tendrán “mayor influencia en la toma de decisiones”.

Aún cuando en el gobierno aclaran que sólo siguen con atención los procesos de los partidos de la coalición, sin intervenir en los mismos “porque no corresponde”, estiman que al timonel de la UDI, Juan Antonio Coloma, “le ha ido bien en la política chica”, en referencia a que pese a los reclamos del gremialismo, el partido ha copado gran parte del aparato estatal. Donde no habría sido igualmente exitoso sería “en la gran política”, con lo que se reconoce la escasa influencia que los partidos de la Alianza, y no sólo la tienda de calle Suecia, han tenido en la toma de decisiones. Lo que tendría que ver, hasta ahora, con el estilo elegido por Sebastián Piñera para gobernar. Mismo que se rectificó con el cambio de gabinete.

Desde Palacio también observan que a Coloma se le hace más complicado el escenario por “la situación interna del partido”, por lo mismo especulan que el “problema” del timonel gremialista es que “no tiene un interlocutor político en La Moneda. La UDI no tiene un ministro en la toma de decisiones políticas”. En cambio, “con Longueira y Chadwick va a tener dos, actuando en política y operando desde el comité político”. Y en el “reacomodo” de que se habla y del que habría dado cuenta el propio Piñera, al plantear que en lo que resta de su gobierno, las propuestas van a ser analizadas técnicamente, pero la decisión final siempre va a ser política, los senadores gremialistas tendrán una mayor influencia.

Fortalecimiento de la UDI

Ahora, dicen en el gobierno, los partidos tendrán mayor peso en la toma de decisiones, mismo que reclamaron durante el primer año de la administración Piñera, y ello será “producto del nuevo diseño implementado por el propio Ejecutivo”. La muy probable incorporación de Longueira y Chadwick a la tradicional cita de los lunes en Palacio “fortalece a la UDI”, reconocen en el gobierno.

Longueira tiene un buen ambiente para desarrollar sus conocidas dotes de firme negociador. El único escollo que podría enfrentar es la figura del jefe de gabinete, pues es tanto o más duro cuando se trata de intentar imponer sus ideas.

El comité político está integrado por los ministros que tienen oficina en Palacio. Interior, Rodrigo Hinzpeter (RN); Secretaría General de Gobierno, Cristián Larroulet (Indep pro UDI); y Secretaría General de Gobierno, Ena von Baer (UDI); y desde la designación de Andrés Allamand (RN) en Defensa y Evelyn Matthei (UDI) en Trabajo, han participado en algunas de las reuniones de la instancia, aunque aún no se ha hecho permanente. A la reunión también asisten los jefes de las bancadas de senadores y diputados de los partidos de la Coalición por el Cambio.

En este entorno, Longueira tiene un buen ambiente para desarrollar sus conocidas dotes de firme negociador. El único escollo que podría enfrentar es la figura del jefe de gabinete, pues es tanto o más duro cuando se trata de intentar imponer sus ideas. De hecho, ambos políticos han tenido varias oportunidades para medir fuerzas mientras Longueira encabezaba la UDI y el ministro acompañaba a Piñera en la secretaría general de RN, primero, y luego en la vicepresidencia. En ambos partidos admiten que “ellos no son amigos, pero tienen una relación civilizada”. Pero no descartan que de concretarse la llegada de Longueira al comité político, sean estas dos figuras las que protagonicen más diferencias.

Mientras tanto en RN, por un lado, festejan la eventual llegada del ex timonel gremialista al que debería ser el centro neurálgico de la toma de decisiones del gobierno, porque no desconocen su “capacidad negociadora y el liderazgo que tiene para ordenar a los parlamentarios de su partido” y no faltó el que irónicamente mencionó su aspiración de que “sea tan generoso con este gobierno, como lo fue con el de (Ricardo) Lagos”; pero también están los que temen que eso signifique “el exterminio” de Renovación. Porque no dudan que el senador le cobrará al gobierno, merecidamente o no, el peso de tener la bancada de diputados más numerosa del Congreso. Los más optimistas, ven en Longueira la posibilidad de asegurar los votos de la UDI sin demasiado lobby. Porque aunque no creen que su aliado Juan Antonio Coloma lo esté haciendo mal en su relación con el gobierno, lamentan que “tenga demasiados frentes internos” que le habrían impedido, hasta ahora, “avanzar en la toma de decisiones, como la necesaria y urgente institucionalización de la Alianza”.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes