miércoles, 19 de septiembre de 2018 Actualizado a las 10:55

Tras el cónclave, el ambiente quedó más confuso que antes al interior de la colectividad

Disminuye opción de Cristián Monckeberg para asumir la presidencia del partido tras Consejo Nacional de RN

por 19 enero, 2014

Disminuye opción de Cristián Monckeberg para asumir la presidencia del partido tras Consejo Nacional de RN
La instancia rechazó adelantar las elecciones del partido, lo que abre la posibilidad de que de aquí al 31 de mayo el oficialismo determine competir. Lo que obviamente debilitaría la opción del diputado para encabezar la tienda. Aún cuando en el entorno del legislador están optimistas por la recepción que se le dio, considerando que ésta es una instancia derechamente oficialista.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Quienes esperaban que en el Consejo Nacional de RN prosperara la idea de adelantar las elecciones internas, como una forma de darle una salida rápida a la crisis que atraviesa el partido, se fueron desilusionados. Lo propio ocurrió con la posibilidad de levantar una mesa de consenso en torno a la figura que sonaba más fuerte para encabezarla, la del diputado Cristián Monckeberg. Ello, porque el itinerario que fija para el 31 de mayo los comicios para reemplazar a la actual mesa, permite un reacomodo de fuerzas de manera tal que se podrían caer los acuerdos alcanzados hasta ahora y reforzar la intención de un sector de la colectividad de apostar por la competencia, con una figura como la de Andrés Allamand liderando la opción oficialista. Así quedó claro que Carlos Larraín no está dispuesto a ceder ante las presiones que generaron las renuncias de cuatro parlamentarios a la tienda.

La postura de respetar la institucionalidad y, en ese marco, el cronograma fijado para las elecciones internas, generó amplio consenso en la instancia. Al punto que el propio Cristián Monckeberg abogó por ello, interna y públicamente. Por lo que así quedó plasmado en el voto político de 10 puntos con el que se clausuró el primer Consejo Nacional de RN, el año 2014: “El Consejo Nacional respalda unánimemente a la directiva nacional en su tarea de conducción del partido que culminará en el mes de mayo del presente año”, reza el documento aprobado “por unanimidad y por aclamación”, según señaló el presidente de la tienda.

Tal como algunos detractores de la directiva adelantaron respecto a este cónclave, finalmente no surgió de él ningún elemento distinto de las posturas que los máximos dirigentes del partido han sostenido públicamente. En este contexto, la señal que surge de la cita es que los acuerdos que se hubieran alcanzado con el fin de llegar a una mesa de consenso, encabeza por Monckeberg, son más febles que antes de la cumbre de este sábado. Sobre todo, porque también quedó en evidencia que existe una división al interior de la directiva, en este aspecto. Mientras algunos, como el secretario general Mario Desbordes, creen que el diputado cumple con el perfil necesario para dirigir al partido en el período que viene, otros tienen la convicción de que la figura más apropiada para ello, por su “liderazgo” y “tonelaje político”, es el senador electo por Santiago Poniente Andrés Allamand. Así lo manifestó al interior del consejo el vicepresidente de la tienda, Claudio Eguiluz.

Y si bien, el diputado Monckeberg recibió múltiples respaldos de consejeros, incluido el del senador Alberto Espina, que ven en él “la mejor carta” para conducir RN en el próximo período, lo cierto es que de aquí a mayo puede cambiar varias veces el escenario interno. Algo que admiten en la tienda, incluso al punto de que la idea de la competencia no haya sido descartada de plano. Ello, porque según una alta fuente del partido, la renuncia de los cuatro parlamentarios liberales que hasta ahora han dejado la tienda “abrió la posibilidad para que Allamand sea candidato a la presidencia del partido. Ya que en un primer instante esto se descartó, para evitar que ellos renunciaran y Andrés fuera responsabilizado de eso, pero si ya se fueron no existe ese impedimento”. Sin embargo, la misma fuente estima que la figura de Monckeberg salió “absolutamente fortalecida” de este consejo, aunque admite que aquí a mayo todo puede cambiar. Sobre todo, porque la posición de la mesa puede variar, según vayan modificándose los acontecimientos.

Por su parte, Andrés Allamand no fue todo lo categórico que algunos hubieran deseado en su negativa a postular a encabezar RN. Aparentemente consciente de que cuenta con el respaldo de una parte de la directiva, tras la jornada de reflexión de RN reconoció que “efectivamente diversos miembros del consejo” plantearon su nombre como posible candidato a presidir el partido, “pero también el de Cristián Monckeberg”, admitió. Sin embargo, señaló que el tema “no es una prioridad” para él. Pero también desdramatizó la posibilidad de que finalmente no se logre consenso en torno a un nombre y se produzca una competencia interna: “Hay muchas personas en Renovación Nacional que prefieren listas en competencia”, lo que por algunos consejeros fue interpretado como una declaración de disposición a competir.

En el entorno de Monckeberg, en tanto, destacan de este encuentro que Monckeberg habría salido bien parado, considerando que el Consejo Nacional “se trata de una instancia eminentemente oficialista, que lo recibió entusiastamente en su opción de ser presidente del partido. Eso no era algo fácil”; y, por otra parte, “el aplausómetro de proclamaciones estuvo, claramente, a su favor, asunto no menor”.

VOTO POLÍTICO

Lo cierto es que, tras este cónclave, el ambiente quedó más confuso que antes al interior de RN. Y, por otro lado, el controvertido y criticado timonel logró imponer su visión frente al gobierno y a las renuncias que estremecieron al partido las últimas semanas. De hecho, el voto político plasmó gran parte de sus impresiones respecto de lo que culminó con la derrota presidencial que colocará a la derecha en la oposición durante los próximos cuatro años. Todo, pese a que en la redacción del documento participaron representantes de las distintas sensibilidades de la colectividad. Según trascendió, “metieron mano” en el texto el propio timonel, además de Andrés Allamand, Alberto Espina, Roberto Palumbo, Cristián Monckeberg y Germán Becker.

Por lo mismo, el documento establece que “el gobierno, apoyado por Renovación Nacional, ha conducido una tremenda obra rectificadora, especialmente valiosa en el ámbito económico y de generación de empleo, cuyos logros prevalecerán sin asomo de duda para muchos años.  A modo de ejemplo, las políticas de promoción social y avance en la superación de la pobreza; la erradicación de campamentos provisorios, la extensión del postnatal, la reconstrucción nacional y la mejora en las pensiones de los jubilados y del sector pasivo de las Fuerzas Armadas.  Motivo particular de orgullo es la defensa de la libertad de enseñanza liderada por Renovación Nacional”. Pero, acto seguido, el texto añade que, “sin embargo, se deja constancia que existe consenso que la gestión gubernamental adoleció de un déficit político, como lo calificó nuestro partido aliado, que va más allá de los errores de comunicación. En general, en el consejo se expuso que el gobierno no valoró suficientemente el apoyo y la orientación de los partidos y de los dirigentes políticos en las bases, cuya primera consecuencia fue el mal resultado de la elección municipal del año 2012”.

El texto también destaca los acuerdos alcanzados con la Democracia Cristiana, algo a lo que Allamand dio especial importancia y también abordó en su intervención ante los consejeros. En este contexto, el documento establece que el consejo “refrenda y apoya los acuerdos alcanzados con el Partido Demócrata Cristiano para cambiar el sistema binominal, a través de un sistema proporcional corregido, cuya fórmula concreta es de conocimiento público, para impulsar resueltamente la regionalización del país y atenuar el carácter excesivamente presidencial de nuestro régimen político. Asimismo, el consejo nacional considera que los acuerdos que se han alcanzado con la Democracia Cristiana constituyen un aporte de la mayor importancia para la estabilidad del país y garantizan políticas públicas moderadas y, realistas, que se apartan de los afanes de quienes apuestan a una radicalización política durante el gobierno de la Nueva Mayoría, la que sería estéril y destructiva. De igual forma, Renovación Nacional, continuará bogando por la actuación unitaria de las distintas expresiones institucionales y organizadas  de la centroderecha, sin renunciar a su perfil conocido y  a la obligación que le asiste de impulsar su propio proyecto político”.

Por último, “el consejo nacional respalda la reiterada invitación hecha por el presidente nacional para que el Presidente Piñera se reintegre al partido y contribuya con su experiencia pasada al fortalecimiento de nuestra acción política”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV