viernes, 19 de julio de 2019 Actualizado a las 20:00

Viajes

La hora del Rey Momo: los carnavales se toman América Latina

por 5 febrero, 2019

La hora del Rey Momo: los carnavales se toman América Latina
Si bien los carnavales empiezan formalmente la última semana de febrero o la primera de marzo, las celebraciones previas comienzan con semanas de anticipación. Bailes, música y diversión se reparten por las calles de las principales ciudades del continente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Llega febrero y con él la época de carnavales en América Latina. Las celebraciones, que tienen lugar antes de la cuaresma cristiana, son oportunidades perfectas para conocer la cultura de otros países y pasar unas vacaciones inolvidables.

En muchos lugares el carnaval empieza oficialmente con la coronación del Rey Momo. Este personaje se remontan a la mitología griega y romana como una deidad menor, que se reía y burlaba descaradamente de los dioses del Olimpo.

Con el tiempo los carnavales fueron incorporados al calendario cristiano y concebidos como un período de excesos permitidos. Esta costumbre se difundieron desde Roma hacia Europa y más tarde a América.

Carnaval al ritmo de samba

Brasil es sinónimo de alegría y diversión con carnavales en Salvador en Bahía, Recife o Florianópolis, para nombrar algunas ciudades.

Pero el más conocido sin dudas es el Carnaval de Río de Janeiro en Brasil, el cual a pesar de comenzar el 3 de marzo ya dio arranque a las celebraciones en las calles desde mediados de enero.

Los “blocos de rua” o comparsas callejeras -agrupaciones del carnaval dedicadas a interpretar música y bailes de la festividad- ya están dispuestos con disfraces y música en las calles de Río de Janeiro durante todos los fines de semana hasta los primeros días del mes siguiente.

By Agência Brasil Fotografias - Beija-flor no desfile das campeãs.

La murga se toma las calles

Pero no solo de Río vive el juerguero. En Argentina los carnavales se harán del 2 al 5 de marzo, pero con las celebraciones ya iniciadas en varias localidades del país trasandino.

Las autoridades de Buenos Aires esperan congregar a más de un millón de personas para esta versión, seducidas por los llamados “corsos” y las teatrales murgas barriales.

A pesar de contar con presupuestos reducidos a años anteriores -debido a la inflación que posee Argentina-, los organizadores de los distintos carnavales ven con optimismo la situación: la devaluación del peso atraería a más turistas a visitar el país durante esas fechas.

“Murga de carnaval en Buenos Aires” por Horaciogris.

Celebraciones folclóricas

En Oruro, capital folclórica de Bolivia, se toman las celebraciones con la misma alegría pero también con más precaución. Tras las explosiones en el carnaval del año pasado que costaron la vida a 12 asistententes y dejaron medio centenar de heridos, los organizadores reforzaron las medidas de seguridad bajo el lema “Carnaval de Oruro, Carnaval Seguro”.

250 cámaras de seguridad, 3.000 policías, drones de vigilancia y prohibición de bebidas alcohólicas son algunos de los resguardos adoptados para evitar situaciones similares. Eso no quita que entre el 23 de febrero y el 4 de marzo las 52 fraternidades folclóricas del carnaval interpretarán los bailes típicos de Bolivia como la llamerada, la cullewada y la diablada, entre otras.

“Esta es la primera diablada fundada en 1904” por Bismarckfg.

El Rey Momo pasa de Chile

A pesar de ser una tradición en la región, los carnavales tienen una historia relativamente reciente en Chile. Los historiadores Ismael Espinoza y Themo Lobos abordan el origen de esta ausencia en "Historia secreta de Santiago de Chile".

En 1816 el entonces gobernador de Chile Casimiro Marcó del Pont prohibió las celebraciones públicas de este tipo debido al desorden y suciedad que generaban.

"ORDENO Y MANDO que ninguna persona estante, habitante o transeúnte de cualquier calidad, clase o condición que sea, pueda jugar los recordados juegos u otros, como máscaras, disfraces, corredurías a caballo, juntas o bailes, que provoquen reunión de jentes (sic) o causen bullicio...", se lee en el bando del legendario gobernador.

Aún así, existen carnavales con historia en Chile, tales como el Carnavalón o el Carnaval con la Fuerza del Sol, ambos celebrados en Arica y sus pueblos interiores. Esto se explica porque las localidades más norteñas no fueron anexadas al país sino hasta el final de la Guerra del Pacífico, por lo que el dictamen del gobernador no podía tener efecto.

Más información sobre El Mostrador